Castellano: "Lo de Viotti y Mársico es una actitud sin precedentes institucionales"

LOCALES Por
El Intendente se vio obligado a definir su gabinete por decreto a raíz de la actitud inhedita y reñida con la institucionalidad de la oposición. Si bien no nombró en forma directa a Viotti y a Mársico, los dardos fueron para ellos.
multimedia.normal.bf40b63e1bb78948.6e6f726d616c2e6a7067

Hoy tomé la decisión de retirar del Concejo Municipal el proyecto de ordenanza que habíamos elevado para la conformación de la nueva estructura orgánica que es con la que voy a gobernar los próximos cuatro años", confirmó ayer por la tarde el intendente Luis Castellano. Fue apenas tres días después de haber recibido a los ediles en su despacho para anunciarles el nuevo organigrama que había diseñado para iniciar su tercer mandato el 10 de diciembre, en un gesto político que esperaba ser retribuido con el aval de todos los bloques legislativos. 

Sin embargo, ante señales de la oposición que tiene mayoría en el sexto piso del edificio municipal donde funciona el Concejo comenzó a darle forma al Plan B o (Decreto). Optó por cerrar negociaciones rápidamente y aprovechar la herramienta legal antes de exponerse a un diálogo que podría ser improductivo a la vez que desgastante. 
Castellano explicó su decisión con críticas explícitas al Concejo y en especial, aunque sin nombrarlos, a los dos ediles que deslizaron su voto negativo al proyecto de ordenanza en el que se determina el nuevo organigrama municipal, el radical Leonardo Viotti y el demoprogresista, Lisandro Mársico, quienes puntualmente rechazan la Jefatura de Gabinete. "En una actitud sin precedentes institucionales, pues hemos revisado muchos documentos al respecto y en todos los niveles estamentales, sé que el Concejo tiene intenciones de no votar la ordenanza complicando la gobernabilidad", subrayó en declaraciones distribuidas desde el área de prensa municipal.
"Decidí firmar un Decreto que me permitirá la conformación de la estructura orgánica y que esta pueda ser viable”, expresó. "De esta manera, se evita perder un mes de trabajo en un momento en el que necesitamos ponernos sobre temas importantes, como la Ordenanza Tributaria y Presupuesto 2020", agregó el titular del Ejecutivo.
Castellano no hizo esfuerzos por ocultar su malestar con los concejales de la oposición. “Tuve un gesto democrático, de diálogo, importante con el Concejo porque los llamé para que sepan por boca mía cómo se conformaría esa nueva estructura orgánica, dicho sea, con una reducción del 20 por ciento en el gasto político y, además, con los fundamentos correspondientes que hacen a su diagrama”, expresó el Intendente en referencia a la reunión de la lluviosa mañana del lunes en su oficina.
Luego señaló que “lamentablemente, el Concejo decidió poner palos en la rueda, de acuerdo a las declaraciones públicas hechas por algunos concejales de la oposición, diciendo que no iban a votar la estructura orgánica tal como la propusimos”.
“Creo que el Concejo pone palos en la rueda porque tiene mayoría automática, no interpretaron el voto de la ciudadanía, no están pensando en los inconvenientes que podrían ocasionar a la gobernabilidad y tampoco tienen claro que hay una enorme cantidad de dificultades diarias que ocurren en la ciudad y no podemos dedicarnos a este tipo de discusiones. Lo que tenemos que hacer es ponernos manos a la obra y trabajar por los rafaelinos”, enfatizó Castellano. Si bien cuenta con las atribuciones para resolver por la vía del decreto la estructura de su próximo gabinete, llama la atención que haya tomado la decisión poniendo en la balanza las declaraciones públicas de los ediles opositores sin abrir un discreto canal de diálogo con otros dirigentes. 
Es cierto que el bloque de Cambiemos cuenta con seis integrantes lo que le otorga la mayoría parlamentaria. Sin embargo, los cuatro ediles del PRO estaban más cerca de aprobar el organigrama tal como lo había enviado el Departamento Ejecutivo. Más allá de la posición pública de Viotti, no había logrado contagiar demasiado a sus pares. Castellano finalmente eligió no dar una batalla que quizás podía ganar con los días pero que, es cierto, podía evitar y quitar argumentos a quienes, según considera, ponen palos en la rueda.  
“El paso siguiente será con la estructura orgánica, convocar al equipo. Ya estamos trabajando en la transición. Sabemos que a partir del 10 de diciembre tendremos que asumir y le tomaremos juramento a cada uno de los funcionarios para que inmediatamente se pongan a trabajar, porque son muchas las necesidades y las responsabilidades que hay dentro del Municipio para que podamos mantener el estándar de servicios, obras y de programas que tenemos y, también, pensar en un futuro cada vez mejor para Rafaela”, finalizó Castellano en sus declaraciones de la tarde.
Por la mañana, cuando encabezó el acto de entrega de 45 terrenos del Plan Mi Lote a familias rafaelinas, el Intendente ya había mostrado algunas de las cartas que finalmente reveló al final del día. “Nosotros en las últimas elecciones hemos ganado por diez puntos claramente a nivel intendente, a nivel de concejal, hemos ganado a nivel de senadores y a nivel nacional y está más que claro. A mí me votaron como intendente para seguir gobernando la ciudad a partir del 10 de diciembre y eso es lo que voy a hacer. Pero el Concejo está atropellando no sólo a mí sino al Ejecutivo y fundamentalmente el mandato popular porque claramente la ciudad ha votado a un intendente para gobernar y eso es lo que quiero y voy a hacer. Pero necesitamos las herramientas legales para hacerlo, a mí me parece inédita esta posibilidad de que el Concejo no apruebe la ordenanza de la estructura municipal, además no hay antecedentes locales, provinciales y nacionales", había expresado. 
En ese marco, planteó que la arremetida de la oposición no es hacia el Jefe de Gabinete (Marcos Corach) sino hacia su propia figura. “Esto no es contra el Jefe de Gabinete, esto es contra Luis Castellano, contra la gobernabilidad, contra la ciudad. El tema del Jefe de Gabinete es una excusa para poner un palo en la rueda enorme y obstruir la formación de un equipo de gobierno para ir adelante a partir de diciembre y empezar a trabajar, todo el resto son excusas para decir no la apruebo porque no me gusta tal o cual cosa, esto es ir en contra del mandato popular, es el atropello del poder legislativo sobre el poder ejecutivo es increíble, inédito”, reafirmó Castellano. 
La estructura orgánica propuesta a los concejales y que se decide implementar por Decreto, introduce cambios positivos en el equipo de gobierno, modernizándolo, actualizándolo y, también, cuidando los recursos ya que propone reducir un 20 por ciento el personal político, en línea con la situación económica que atraviesa nuestro país según se remarcó desde el Ejecutivo. 

Con información de La Opinión

Te puede interesar