Mientras Rafaela se manifestaba, Perotti miró para otro lado

EDITORIAL Por
Contrario a lo exigido por los organizadores de la última manifestación, el Gobernador Omar Perotti decidió tomar distancia de los sucesos que acontecían en su amado terruño. Viajó a Buenos Aires y le rezó a San Don Julio para que "todo pase"
PEROTTI TODO PASA

Rafaela volvió a manifestarse reclamando justicia por la muerte de Gonzalo Glaría. La marcha del día de ayer superó todas las expectativas. Los ciudadanos se volcaron masivamente y en forma pacífica a las calles. Pero, a diferencia de la marcha anterior, esta vez la clase política decidió resguardarse. 

Las ausencias que más ruido hizo fue la del Gobernador, Omar Perotti, cuya presencia los organizadores de esta movilización habían reclamado. El Rafaelino que conduce los destinos de la provincia y sobre quien recae la responsabilidad por la seguridad, decidió mirar para otro lado, huir del foco de incendio.

Perotti estuvo todo el día en Buenos Aires. Allí logró, de la mano de Alberto Fernández quien ya le había expresado su más contundente apoyo tras los desmanes de la semana pasada, construir una nutrida agenda de último momento que le sirvió de excusa para alejarse de su alborotado terruño.




Si bien, como hemos recalcado en notas anteriores, no se le puede endilgar demasiado a la gestión Perotti que lleva menos de un mes en el gobierno, actitudes como la de ayer dejan de manifiesto la inexistencia de un plan que permita virar el rumbo. El único plan que se avizora por el momento es el de aferrarse bien fuerte a la estampita de San Don Julio y rezar para que "todo pase".

Te puede interesar