Nisman: ¿héroe y víctima o corrupto y suicida?

MIRADAS 19 de enero de 2020 Por Agencia de Noticias del Interior
Quizá nunca se llegue a la verdad o bien llegado el caso, algunos van a descreer y otros abonar, lo concreto es que Nisman es el ejemplo más cabal de la terrible grieta que existe en Argentina y que por mucho tiempo seguirá
hoy

A cinco años del fallecimiento del fiscal Alberto Nisman, tanto su vida como su muerte siguen atravesadas por la polémica y todavía hoy sacuden el escenario político argentino. Héroe y asesinado para unos, corrupto y suicida para otros, esas son las visiones antagónicas que anidan a ambos lados de la grieta. La verdad todavía permanece en las sombras.

En ese marco, La Capital dialogó con la ex ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich, el diputado nacional Leopoldo Moreau y el periodista Pablo Duggan, autor del libro de investigación ¿Quién mató a Nisman?

Media década después, sigue sin resolverse un interrogante clave: en qué circunstancias murió el fiscal, ¿Fue un suicidio, como planteó inicialmente la fiscal Viviana Fein? ¿O se trató de un homicidio, la hipótesis con la que investiga la Justicia federal?

No es sólo una cuestión de certeza forense: cada respuesta tiene importantes derivaciones políticas.

Bullrich, diputada nacional al momento de la muerte de Nisman, remarca que "hoy la Justicia federal argentina está investigando el homicidio".

"La Corte Suprema de Justicia fue muy clara, dijo que si hay un fiscal que había presentado una causa de carácter federal contra la presidenta de la Nación, y además está en una unidad como la de investigación de la Amia, que tenía como objeto la investigación de un atentado que todavía tiene cosas por resolver, pero que se había avanzado mucho en la investigación, se trata de una causa de carácter federal", repasa.

Duggan, por el contrario, asegura que "la verdad es que fue un suicidio".

El periodista, que basó su investigación en el expediente judicial, sostiene que el suicidio "se prueba por vía de dos pericias: la autopsia y la de manchas de sangre; son trabajos técnicos, científicos, que indican con toda claridad que fue un suicidio".

El también abogado evalúa que la muerte de Nisman "es un caso fácil" en el plano técnico pero "híperpolitizado".

En su opinión, la investigación se desvió cuando pasó de la Justicia ordinaria a la federal. Y sentencia: "El fiscal Eduardo Taiano y el juez (Julián) Ercolini están operando políticamente en esta causa, no les interesa la verdad".

Duggan apunta a la pericia realizada por Gendarmería en 2017. Remarca que está plagada de "burradas e inconsistencias" y, más importante aún, denuncia que "médicos de Gendarmería fueron presionados, coaccionados, para decir que esto era un asesinato".

Bullrich, quien al momento de efectuarse esa pericia era ministra de Seguridad de la Nación, desmiente esto y asegura que es "falso de toda falsedad".

"No conozco la pericia de Gendarmería técnicamente, nunca la vi, ni siquiera la reconstrucción del baño. Nunca quise involucrarme", subraya.

Y añade: "Es una falta de respeto total a una institución como es Gendarmería pensar que cuarenta personas podrían armar una escena del crimen porque yo les dijese algo. Es lo que siempre hizo el kirchnerismo: pensar que las instituciones son propias. No lo voy a querellar simplemente porque es periodista y respeto su condición".

Consecuencias políticas

Más allá del debate sobre cómo murió el fiscal, Bullrich, Moreau y Duggan coinciden en que la aparición sin vida de Nisman en la madrugada del 18 de enero de 2015 impactó profundamente en la sociedad y en la política de la Argentina. A partir de ahí, los senderos se vuelven a bifurcar.

Para Bullrich el memorándum con Irán, la denuncia de Nisman y el inesperado deceso del funcionario pusieron a la Argentina "en zona de riesgo".

"La respuesta del gobierno fue la primera operación demolición, ahora arrancaron la segunda", asegura. Y agrega: "El gobierno nacional no estaba buscando la verdad de lo que había pasado sino tirándole tierra arriba al muerto, en vez de preocuparse por la muerte de un fiscal que hizo una denuncia enormemente fuerte, independientemente de su calidad técnica. Era difícil lo técnico cuando el pacto con Irán era inconstitucional, como dijo la Corte Suprema de la Nación".

 
 
Por el contrario, para Moreau el caso Nisman "fue una de las operaciones de marketing, o de lawfare, más fuerte que se hicieron en ese tiempo, tanto en el plano nacional como internacional".

Y argumenta: "Tuvo mucha complicidad de (el primer ministro israelí Benjamin) Netanyahu, de los fondos buitre que estaban en plena campaña contra el gobierno de Cristina Kirchner y que querían cobrar sus acreencias, del diario Clarín y de la embajada norteamericana".

En la misma línea, para Duggan "el asesinato de Nisman es la mayor fake news de la historia argentina".

"Consiguió que Mauricio Macri gane una elección asegura. La muerte de Nisman fue una bandera antikirchnerista potentísima, que fue enarbolada por todos en el 2015, pero una vez ganada la presidencia no la podían bajar. Si algún día la Justicia dice que esto fue un suicidio, en el macrismo quedarían como los mayores mentirosos en la historia argentina", explica.

Bullrich, en tanto, descree que la muerte del fiscal afectara el resultado de las elecciones que Macri ganó en el ballottage. "Lo que incidió fue que había un clima de impunidad, de manipulación. Era una Argentina de relatos", indica.

"Nisman había sido puesto por Néstor Kirchner, ponderado por sus calidades técnicas. Era, además, de la comunidad judía. Después pasó a ser el máximo enemigo. Es esta idea de que si no seguís mis líneas terminás en el pelotón de fusilamiento", sentencia la ex funcionaria.

 

El documental de Netflix, clave

Este nuevo aniversario de la muerte de Nisman presenta una particularidad: el documental “Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía”, que estrenó Netflix el 1º de enero y alimentó el debate sobre qué ocurrió efectivamente con el fiscal a cargo de la UFI-Amia. El audiovisual realizado por el británico Justin Webster ubica a Nisman como un nodo de una compleja red que enlaza tres acontecimientos complejos y todavía no resueltos por la Justicia argentina: el atentado a la Amia, el memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán y la propia muerte del fiscal. De acuerdo al periodista Pablo Duggan, la producción “está buena”, aunque advierte: “Me peleo un poco con la idea de hacer un documental dejando el final abierto. Todos los que quieren saber lo que pasó, lo saben”.

Con información de La Capital sobre una nota de autoría de  Mariano D'Arrigo

Te puede interesar