Privados ya se enfrentan al corte de la cadena de pagos

CORONAVIRUS Por Heretz Nivel
Preocupa a empresarios la liquidación de sueldos y temen por "avalancha" de vencimientos tras cuarentena.
PRIVADOS

La cuarentena dispuesta por el Gobierno para enfrentar la pandemia de Covid-19 ya provocó la parálisis de parte de la actividad de la gran mayoría de las empresas, especialmente pequeñas y medianas. La suspensión del clearing bancario detuvo la cadena de pagos, mientras que el aislamiento de las personas generó que las ventas cayeran a cero en cuestión de horas. Los empresarios ahora esperan con preocupación al 1 de abril. Ese día deben comenzar a liquidar salarios y enfrentar el pago de impuestos, cuotas de préstamos, servicios, alquileres e insumos, todos compromisos para los cuales no han podido “hacer caja” como lo hacen habitualmente.

Al respecto, Pedro Cascales, secretario de la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta (Carmahe), manifestó que tras la medida que comenzó a regir desde las cero del viernes pasado “está todo freezado” y advirtió sobre un posible efecto “avalancha de vencimientos” que no podrán enfrentar las empresas cuando se disponga el final del aislamiento. El empresario explicó que la suspensión de cuotas de créditos dispuesto por el Banco Central ”implica que al día siguiente que se levante la cuarentena entrarán todos juntos”. Lo mismo ocurre para los cheques de pago diferido que han entregado o recibido las empresas. “¿Van a caer todos juntos o se van a correr la fecha por lo que duró el aislamiento?”, planteó el dirigente. En ese sentido, Tomás Canosa, director de Estudios Económicos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), coincidió en los problemas que está provocando la cuarentena, y en la necesidad de correr todos vencimientos de las empresas. Canosa sostuvo que una propuesta del sector podría ser “el diferimiento de pagos impositivos e intereses bancarios”.

No sólo se trata afrontar el problema de los vencimiento. Las empresas soportan una profundización de la caída de su facturación que ya estaba causando problemas antes de que se dispusiera la cuarentena, por lo que carecerán de caja. Un relevamiento de la Fundación Observatorio Pyme realizado entre 800 empresas muestra que el mayor impacto de la crisis del Covid-19 está por el lado de las ventas. El 58% de las empresas ya manifestaba antes del aislamiento que ese sería el principal problema. Esa proporción era el doble de los que dijeron que no van a ser impactados.

Claudio Lozano, director del Banco Nación, indicó que la medida del Banco Central de reducir los encajes bancarios para liberar $320.000 millones para créditos al 26% tiene por objetivo “evitar que se corte la cadena de pagos”. Precisó que “los créditos se pueden gestionar vía home banking”, pero admitió que el cierre del clearing “es un problema que habrá que esperar hasta el 31 de marzo” para que se resuelva.

José Luis Ammaturo, presidente de la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica (CAMIMA), indicó al respecto que los trámites de los créditos “demoran”. Ammaturo advirtió que “la cadena de pagos se cortó totalmente”. “Hay empresas que pueden tener capital de trabajo por 15 días, algunas hasta dos meses pero no es la situación de la mayoría que vive al día”, explicó. El empresario metalúrgico señaló que “para nosotros la principal preocupación está en el 1 de abril, porque hay que pagar los sueldos”.

Datos del Mercado Argentino de Valores (MAVSA) especializado en negociación de cheques de pago diferido para pymes, indican que el viernes pasado las operaciones en ese segmento bajaron 80% respecto de un día normal.

Con información de www.amabito.com sobre una nota de Carlos Lamiral

Te puede interesar