Juntos por el Cambio busca sobrevivir al coronavirus: debates dentro de la oposición y liderazgos que emergen durante la pandemia

POLÍTICA Por Heretz Nivel
Política en tiempos de Zoom y redes sociales. Halcones y palomas frente el peronismo gobernante
I6CA6C5SNFFADI6WUROVUSRQDE

“Si algo nos enseñaron tantos años de tener enfrente al kirchnerismo es que todo tiene un tiempo bajo el sol, como decía decía una letra de Vox Dei. Hay tiempo de hablar y también de callar, hay tiempo para la guerra y otro tiempo para la paz. Así fue como sobrevivimos y llegamos a la Casa Rosada. Queremos volver en el 2023, no entiendo por qué quieren que mostremos las cartas justo ahora, cuando en el medio de la pandemia no tenemos ninguna”.

La sabiduría de la confesión realizada por teléfono por uno de los dirigentes que fue crucial en el armado del Cambiemos que llegó al poder en el 2015 impacta. Acepta que la oposición no tiene mucho para hacer ni decir en estos tiempos oscuros para quien no comparte las políticas centrales del Frente de Todos. Reconoce que el votante duro de Juntos por el Cambio reclama por una dirigencia opositora que salga a poner el cuerpo y se enfrente con Alberto Fernández. “Más que activar por las redes sociales y agradecerle a Patricia Bullrich porque no tiene problemas en salir a debatir por los medios no podemos hacer”, agrega. Y remata: “Es nuestra candidata para el 2021. Yo creo que en Capital ganamos muy cómodos con ella. Para eso, no tiene que pelearse con Horacio (Rodríguez Larreta) y, hasta lo que sé, ambos cuidan el vínculo″.

En efecto, la política quedó reducida al Zoom. El Gobierno suele quejarse por los cacerolazos y el activismo que se expresa por las redes sociales. “Son trolls”, dicen cerca del Presidente, enojado porque no todos los argentinos tienen su visión de las cosas. “Menos mal que existen las redes, si no ¿qué haríamos?”, replica la presidenta del PRO. Cualquiera que pase una breve temporada en Twitter puede confirmar que hay gran cantidad de personas que se vienen expresando desde hace años a través de cuentas donde no ponen su nombre real y no necesitan que nadie les mande un WhatsApp. Tienen opiniones propias y a muchos les gusta sumarse a oleadas críticas al peronismo, ahora más que nunca. Sí, son los que votaron a Mauricio Macri en medio de la crisis económica y hoy volverían a votarlo de nuevo, sin dudarlo.

En la oposición las tensiones son inevitables. Algunos tienen la responsabilidad de gobernar. Pretenden seguir gobernando hasta el 2023 y ya planifican la sucesión. Es algo que sucede en Lanús, bajo la gestión de Néstor Grindetti, en Vicente López, municipio conducido por Jorge Macri, pero también en Jujuy, donde gobierna Gerardo Morales. En los tres casos (hay más, obviamente), estos son sus últimos mandatos. Pero carecen de posibilidad de imaginar lo que sucederá dentro de cuatro años. Hoy están con la soga de un presupuesto que no les alcanza y creen que los que tienen responsabilidades legislativas “están celosos de nuestro protagonismo" al lado del Gobierno.

“¿Qué pretenden que haga? ¿Que me inmole y le entregue la llave del municipio al Frente de Todos? Si eso es lo que pretenden que vengan y me lo digan en la cara”, se enoja un intendente que fue consultado por Infobae. Un jefe parlamentario lo expresa así: “Nadie pide inmolaciones, sino respeto, estamos en la oposición y tenemos responsabilidades con los que nos votaron”.

Es ahí cuando aparece el mentado “41%”. Estando Mauricio Macri haciendo cuarentena en Los Abrojos y callado y Elisa Carrió haciendo lo propio en Exaltación de la Cruz, ¿cuál es la voz que representa ese porcentaje que se mantuvo firme en Juntos por el Cambio, pese a todo, además de Bullrich? “No hay que olvidarse de Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, y gran estratega, aunque todavía desconocido para el público nacional", explican.

Mientras tanto, son varias las jugadas que empiezan a ensayarse. Desde María Eugenia Vidal como candidata en la provincia de Buenos Aires en el 2021, hasta Diego Santilli como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en el 2023, desde Martín Lousteau como candidato a jefe de Gobierno porteño, hasta Horacio Rodríguez Larreta como candidato a presidente.

“Es delirante hablar de cualquier nombre y el que lo hace quiere que nos dividamos y nos hundamos", se queja una voz radical. “A esta altura son imaginarios afiebrados de cuarentena obligatoria”, agrega un encumbrado dirigente de diálogo habitual con Macri. Ambos, con sus estilos, coinciden en la necesidad de “mantener la pelota picando, porque si nos ven dormidos nos hacen cartera". Uno, incluso, precisa: “Horacio lo sabe bien, pero ahora solo puede pensar en sobrevivir”.

Nombres para el 2021 y el 2023 no hay pero existen, como las brujas. Sucede que en medio de la fenomenal crisis sanitaria, económica y -creen- inflacionaria, el panorama se agravará notablemente si no hay acuerdo con los acreedores privados. “En el Gobierno están convencidos de que en septiembre van a lograr reactivar el consumo y a fin de año podrán sacarle un par de ceros al peso y generar una sensación de estabilidad. No tienen idea de lo que dicen, creen que la economía se va a comportar como lo hizo la gente con la cuarentena”, es la conclusión de un economista que fue funcionario en tiempos de Macri.

Todos, como se ve, hablan en estricto off the record. Nadie quiere estar a tiro de los dardos oficialistas ni tampoco sembrar desconfianza en el mundo opositor. La política en tiempos de pandemia extremó la paranoia, un trastorno habitual en el poder que se agiganta con el encierro.

¿Sobrevivirá la coalición opositora? Un dirigente político del interior contestó así: “No sé cómo se llamará, pero lo que puedo asegurar es que el espacio existe, por algo nadie quiere abandonarlo. Nuestro trabajo es mantenerlo y hacerlo crecer, sin mover demasiado el avispero”.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Silvia Mercado

Te puede interesar