Cómo quedó ubicada la Argentina en el ránking de países con más defaults en su historia

ECONOMÍA Por Virginia PORCELLA
Aún cuando existe una negociación en curso, técnicamente el país cae hoy en su novena cesación de pagos, la misma cantidad de veces que Francia, México, Perú, Chile y Paraguay, pero ninguno de ellos tuvo eventos en los últimos 10 años
VZEOAZJG2RFBHNJU3RJRU5SYYA

El nuevo default en el que cae hoy la Argentina tras incumplir el pago de USD 503 millones acerca al país un escalón más en el ránking de países más defaulteadores de la historia, que encabeza España. Hasta ayer, la Argentina ocupaba el 6° puesto junto a Alemania y El Salvador. A partir de hoy, compartirá el 5° con Francia, México, Perú, Chile y Paraguay. Claro que, de todos ellos, Argentina es el único con el triste récord de dos defaults en menos de 10 años. Y el último de ellos a apenas 4 años de haber resuelto el anterior, cuando en abril de 2016 se cerró el capítulo del impago a los fondos buitres de 2014.


Con el episodio de hoy, que en términos técnicos y legales será considerado default aún cuando exista una negociación en marcha para retomar los pagos, el país incurre en su novena cesación de pagos, a cinco eventos igualmente calificados de España. El país europeo, que suma 14 defaults en su historial pero con el mérito de haberlo evitado durante los últimos 138 años pese a las durísimas crisis económicas que debió afrontar durante el siglo pasado, lidera la tabla, a esta altura, de manera simbólica.

Mucho más cerca en el tiempo, en el segundo puesto, se ubica Venezuela con 12 eventos, el último de ellos un default total de su deuda que se inició y completó entre 2017 y 2018, aún sin señales de negociación.

Amenazaba con disputarle el puesto Ecuador, en el tercer puesto con 11 defaults, pero el país logró hace pocas semanas evitar la ruptura con sus acreedores y avanza en la reestructuración con apoyo del Fondo Monetario.
El resto de los países latinoamericanos que participan de esta tabla elaborada por los economistas Kenneth Rogoff y la recientemente designada titular del Banco Mundial, Carmen Reinhardt, hace cinco años, actualizada ahora por Infobae, tuvieron sus crisis de deuda con suspensiones de pagos durante la década de los ’80, con la excepción de Paraguay, el caso más emparentado con la Argentina ya que cayó en default en 2003. La enorme diferencia es que el vecino parece haber superado esas dificultades y, en plena pandemia por el coronavirus, logró financiamiento por USD 1.000 millones a 10 años con una tasa de interés menor a 5% anual.

El ranking completo quedó encabezado por España, con 14 defaults; Venezuela con 12; Ecuador con 11, Brasil con 10; Argentina, Francia, México, Perú, Chile y Paraguay con 9; Alemania y El Salvador con 8; Colombia, Uruguay Portugal con 7; Estados Unidos, Bolivia, Turquía, Grecia y Rusia con 6 y Nigeria con 5.


En las antípodas de ese escenario, el debate actual en nuestro país es cómo se calificará la decisión del Gobierno de no pagar hoy el vencimiento de intereses cuyo período de gracia expira. “En un default liso y llano, que disparará el cobro de los seguros de default. Esperemos que sea anecdótico”, aseguró el ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel, quien de todos modos consideró que sólo fue “dramático” el default de 2001, aquel con el presidente interino Adolfo Rodríguez Saa aplaudido en el Congreso, y que el incumplimiento de hoy no se percibe como confrontación por el mercado porque “hay una negociación en curso”.

Con nueva fecha límite para esa reestructuración, también el economista Daniel Marx, quien participó en el abordaje inicial del proceso de reestructuración en diciembre del año pasado y luego se alejó de la mesa de discusión opinó sobre los tiempos: “Hubiera sido deseable avanzar más rápido en la negociación. La deuda ya se conocía a fin del año pasado”, dijo y agregó que “la probabilidad de acuerdo es superior a la probabilidad de no acuerdo. Lo importante es cuándo y cómo se llega a ese acuerdo. Si se demora mucho, esto tiene efectos muy graves sobre la economía”.

El día marcado ahora en rojo en el almanaque es el 2 de junio, lo que marca una agenda que sigue siendo apretada para consensuar lo que a partir de ahora será la salida del default.

Fuente: Infobae

Te puede interesar