Por primera vez, Flor de la V explicó por qué dejó de usar el apellido “de la Vega”

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
En una reciente entrevista, Flor de la V habló sobre sus comienzos en los medios de comunicación y de su primer apellido artístico.
Flor-de-la-V-3-640x415

A lo largo de los años, Flor de la V logró convertirse en una exitosa empresaria que consiguió todo lo que alguna vez se propuso. Cuando empezó a hacerse conocida en los medios su apellido era “de la Vega”, el cual debió cambiar por un polémico suceso.

Para celebrar el Día del Orgullo LGBT, Flor de la V fue elegida para posar para la tapa de Revista Gente. En dicha publicación, la actriz se animó a hablar de su vida, de sus comienzos en los medios de comunicación y de su primer apellido artístico.

“Yo arranqué como Florencia de la Vega como una broma, porque todas nos poníamos nombres de fantasía. Pero una instrumentista quirúrgica me hizo juicio alegando que una travesti no podía tener ese nombre y la Justicia le dio la razón”, contó.

“A las travestis siempre nos cachetearon y nunca nos dieron la razón. La violencia transfóbica es muy alarmante y da mucho miedo. Siento que esta sociedad patriarcal sigue reproduciendo la intolerancia, la imagen espantosa con la que nos identificaron siempre a las travas, negativa y sexualizada”, agregó.

A pesar de todos los obstáculos que atravesó, Flor de la V afirmó estar orgullosa de ser quien es. “Me gusta meter la militancia en los espacios que tengo. Hoy puedo levantar mi documento con los mismos brazos que nunca bajé. Hoy puedo ser Florencia Trinidad con orgullo“, concluyó.

Durante la entrevista, Flor de la V recordó la entrevista que dio a Mauro Viale en 1997 de la cual recuerda como su “peor pesadilla”. Además, aclaró que ni él ni nadie le pidió perdón por el maltrato que recibió en estos años en la televisión.

“Ninguno de los machirulos de la tevé me pidió perdón. Y eso que recibí ataques transfóbicos de mucha gente del espectáculo. La historia de toda la agresividad mediática siempre estuvo enfocada en una sola cosa: usar nuestra genitalidad para agredirnos y burlarse de nosotras. No me avergüenza lo que soy, no me condena: lo disfruto, así que no nos pueden agredir más“, aseguró.

Te puede interesar