Pato criollo: Castellano hace algo bien y lo "manca"

LOCALES Por Martín SILVA
La moratoria municipal fue una decisión favorable y lógica, la pandemia no permitió que muchos rafaelinos se adhirieran con los benefificios para la comuna y para la gente. Es imprescindible extender los plazo
multimedia.normal.86502baa7b6aba4d.6e6f726d616c2e6a7067
Mucha gente se quedó sin turnos peses a tener intención de adherirse a la moratoria

Desde la semana pasada ya se habían agotado los 50 turnos de atención disponibles en la página web del Municipio para acceder a la moratoria que venció ayer. Decenas de contribuyentes desfilaron este lunes a la mañana y también a la tarde para regularizar deudas de la Tasa General, Derecho de Registro e Inspección y otros tributos locales para aprovechar los beneficios incorporados en la ordenanza aprobada en enero por el Concejo. En el Hall municipal se advertía la presencia de un agente policial con un envase de alcohol y la pistola para medir la temperatura corporal procurando cumplir con los protocolos establecidos en el marco de pandemia. Por momentos, la cola que se forma para ingresar cubría las escalinatas del edificio municipal y seguía en la vereda. 
Ante esta situación, el concejal demoprogresista Lisandro Mársico envió una nota al Departamento Ejecutivo Municipal para solicitar una nueva prórroga de la moratoria municipal 2020 por el término de 30 días a partir de este martes. “Hay personas que han intentado sacar turno, la última semana y no han podido acceder al mismo, por estar completo el turnero, si bien han incurrido en una demora, el hecho de haber podido reactivar su actividad; el cobro del aguinaldo; la posibilidad de volver a trabajar, les ha permitido percibir algún ingreso económico que no tenían la certeza de recibir, por lo que, es entendible que quizás deseen recién ahora adherirse a la moratoria”, sostuvo Mársico al fundamentar su pedido. 
La Moratoria 2020, que estaba destinada para aquellos contribuyentes con deudas municipales vencidas al 31 de diciembre de 2019, contemplaba la Tasa General de Inmuebles, Contribución por Mejoras, Derecho de Registro e Inspección, convenios de pagos y también multas por infracciones de obras y de tránsito, excepto las consideradas graves tipo 2 y con procesos judiciales iniciados que se refieran a dichas infracciones.
Según la ordenanza, el plan de regularización para morosos debía entrar en vigencia el 2 de marzo y tenía como punto final el 30 de mayo, aunque se autorizaba al intendente, Luis Castellano, a dar una única prórroga hasta el 29 de junio, lo que finalmente ocurrió. Cuando se dispuso la cuarentena obligatoria a partir del 20 de marzo, el Municipio permaneció cerrado durante un mes: recién reabrió sus puertas con horario reducido el 20 de abril. Es decir que los contribuyentes perdieron un mes del plazo total de la moratoria para ponerse al día con el Tesoro municipal.

Es imprescindible que se extienda el plazo, no solo por una cuestión de logica pura, sino, por una cuestión legal, ya que pueden iniciarse procesos judiciales solicitando excepciones por que de hecho, la cuarentena impidió el normal desarrollo de las actividades.

Cuando algo le sale bien al Intendente, que no lo "manque"

Con información de La Opinión

Te puede interesar