“Abrazo” al Congreso contra la reforma judicial: harán un acampe en vez de una marcha en el #26A

POLÍTICA Por Heretz Nivel
Sectores opositores al Gobierno convocan por las redes a una "vigilia por la democracia" para rechazar contra del proyecto de ley impulsada por Alberto Fernández
POHGTBPEFRCXFMTNH42HMCK67A

Después del banderazo por el #17A, militantes afines a la oposición volvieron a impulsar a través de las redes sociales a una nueva protesta contra el proyecto de reforma judicial para este 26 de agosto. Sin embargo, según las nuevas convocatorias, la acción será diferente y consistirá en una vigilia para darle un “abrazo” simbólico al Congreso de la Nación al día siguiente, durante el jueves, cuando se debata la propuesta legislativa.

Con la consigna #26AVigiliaEnElCongreso, la iniciativa tomó fuerza cuando el Frente de Todos aprobó el dictamen del proyecto de reforma judicial en el plenario de comisiones del Senado. Al final, el texto será tratado este jueves en el recinto, por lo que los manifestantes reprogramaron la manifestación.

De acuerdo a los ejes de la convocatoria virtual, el “acampe y vigilia” que volverá a desafiar la cuarentena está previsto para las 16, donde se instalará una carpa, mientras que al día siguiente, desde las 12, se producirá el “abrazo” a la sede del palacio legislativo.

En sintonía con la oposición de Juntos por el Cambio, los convocantes identificados con #Soydel41 se expresaron en su mayoría contra la vicepresidenta Cristina Kirchner. Por eso, otros hashtags que circularon por las redes son #27ATodosAlCongreso y #NoALaReformaJudicialK. “La próxima marcha al Congreso será una demostración de fuerza. Recuerden: en Senado la ley pasa. Lo que importa es lo que sigue en unas semanas, Diputados”, dijo uno de los tantos usuarios que se expresaron por la red de microblogging.

El presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro se mostró afín a la movilización e insistió hoy en que el Gobierno “corra la discusión de la reforma judicial para no seguir radicalizando y generando el desencuentro en los argentinos”. “Hay que ser respetuosos de que la sociedad se expresa y ejerce su derecho ciudadano de hacer oir su voz. Lo que no podemos hacer es no saber interpretar el mensaje de la sociedad”, sostuvo en diálogo con la radio FutuRock.

Las movilizaciones suelen ser cuestionadas por el oficialismo, a raíz del riesgo sanitario que implica la aglomeración de personas en la transmisión de la enfermedad pandémica. 

Después del banderazo del 17 de agosto, el presidente Alberto Fernández hizo un mensaje alusivo a los sectores opositores que confrontan con el Gobierno, aunque no mencionó explícitamente a las protestas: “No nos van a doblegar los que gritan. Los que gritan no suelen tener razón y nosotros sabemos a qué vinimos”.

El texto de reforma judicial lleva la firma de 19 senadores del Frente de Todos y no cuenta con el apoyo del interbloque de Juntos por el Cambio, que adelantó su voto en contra por considerarlo “inoportuno” y “carente de consensos”.

El proyecto crea la Justicia Federal Penal, mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Penal y Penal Económica. Después de la marcha y fuertes críticas del Poder Judicial, el oficialismo desistió de unificar el fuero Civil y Comercial con el Contencioso Administrativo, sino que se creará un Tribunal de Resolución de Conflictos de Competencia.

Entre otros puntos, se prevé la unificación de las Cámaras de Apelaciones y la creación de tribunales orales; se establece que los concursos del Consejo de la Magistratura para cubrir nuevos juzgados deben realizarse por prueba de oposición oral y pública; y se traspasa a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la totalidad de los delitos no federales cometidos en su territorio.

La coalición de Juntos por el Cambio tomó impulso con las movilizaciones para redoblar el rechazo a la reforma. Tras la movilización del 17 de agosto, el ex presidente Mauricio Macri saludó la protesta. Ayer, se pronunció en contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Los dirigentes de la coalición opositora solicitaron al Gobierno que retire el proyecto del Congreso y disuelva la comisión de asesores integrada por distintos juristas, entre ellos, el abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi.

Aunque se espera que el proyecto avance sin problemas en el Senado, en Diputados su tratamiento será más dificultoso porque el oficialismo, hasta el momento, no contaría con los votos necesarios para su sanción. El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, anticipó que el debate “va a llevar mucho tiempo”.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar