Las protestas raciales en Wisconsin dejan dos muertos y un herido en su tercera noche de violencia

INTERNACIONALES Por Sonia CORONA
La indignación toma las calles después de que la policía disparara el domingo por la espalda a un joven negro
H4KJWBNSYZEZZJSEH2KH7EMFWA

Wisconsin ha vivido este martes su tercera noche de protestas contra la violencia policial y el racismo que se ha saldado con al menos dos personas fallecidas y un herido, según la policía. La indignación ha vuelto a las calles de la ciudad de Kenosha después de que el domingo un hombre negro de 29 años, Jacob Blake, recibiera varios disparos por la espalda de un agente. Los medios locales apuntan a que cerca de la medianoche se produjo un enfrentamiento entre manifestantes y un vigilante armado de una gasolinera, que acabó provocando un tiroteo. “Como resultado se produjeron dos muertes y una tercera víctima fue trasladada al hospital con heridas serias pero sin que su vida corra peligro”, ha asegurado la policía de Kenosha en un comunicado. Las autoridades han abierto una investigación.


El derramamiento de sangre siguió a una noche de refriegas en las calles de Kenosha, de 100.000 habitantes, que parecían haberse calmado después de que la policía disparara gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes que desafiaron el toque de queda. Horas antes de estos disturbios, las autoridades mantuvieron una reunión de emergencia para discutir si debían pedir ayuda federal para frenar la violencia. El gobernador, Tony Evers, ha declarado el estado de emergencia y ha anunciado que reforzará la presencia de la Guardia Nacional.

Las imágenes del domingo quedaron registradas en vídeo por un transeúnte: un par de policías intenta detener en Kenosha a Jacob Blake, de 29 años, pero él les ignora y trata de subir a su coche. Los agentes le siguen apuntando con sus armas y uno de ellos procura retenerlo, pero al no lograrlo le dispara por la espalda en ocho ocasiones. Tras la agresión, decenas de personas se reunieron para protestar contra la policía en el mismo lugar donde el hombre fue agredido y las autoridades de la ciudad decretaron el toque de queda. En la noche del lunes, junto a las protestas se produjeron varios saqueos y se incendiaron varios negocios en el distrito financiero.

“Básicamente, nuestra ciudad ha sido incendiada. Edificio por edificio. Ya es suficiente”, declaró a Reuters Zach Rodriguez, miembro del consejo de supervisión del condado de Kenosha. En el centro de la ciudad, el choque entre la policía y los manifestantes tras el toque de queda acabó provocando incendios en distintos edificios. Bomberos de más de 30 estaciones de servicio acudieron a sofocar las llamas.

Blake se encuentra muy grave pero estable en un hospital en Milwaukee. Su padre ha dicho a la prensa estadounidense que el joven padece una parálisis de la cintura para abajo y que los doctores aún no saben si será su estado permanente. Ha sido sometido a una operación pero todavía deberá soportar varias intervenciones más en los próximos días. El informe médico señala que tiene un daño importante en su espina dorsal y en varias de sus vértebras, además de que tiene heridas por los disparos en el estómago, el riñón, el hígado y en buena parte de los intestinos. “Está luchando por su vida y será necesario un milagro para que vuelva a caminar”, dijo abogado de la familia de Blake, Ben Crump.

La familia ha comparecido ante la prensa para exigir a las autoridades más información sobre la investigación. “Dispararon siete veces a mi hijo. ¡Siete veces! Como si él no importase”, aseguró el padre, Jacob Blake Sr., con la voz entrecortada en una conferencia de prensa. “Es un ser humano e importa”, agregó. “Esto no es nuevo. No estoy triste. Lo siento. Estoy enojada. Dejé de llorar hace años. Ya no siento nada. He estado viendo a la policía asesinar a personas que se parecen a mí durante años”, dijo una de las hermanas de Blake.

Los agentes habían acudido a una llamada por un “incidente doméstico”, una discusión entre dos mujeres en la que Blake intervino para intentar apaciguarla. Según Crump, los tres hijos de Blake de 3, 5 y 8 años se encontraban dentro del coche cuando la policía le disparó. “¿Cuántas de estas tragedias se necesitarán hasta que el desprecio por las vidas negras por parte de la policía termine?”, dijo en un comunicado. Crump también representa a la familia de George Floyd, que fue asesinado el 25 de mayo a manos de la policía en Mineápolis.

El incidente es el último de una larga lista de casos de violencia policial contra los afroamericanos y tiene lugar apenas tres meses después de la muerte de George Floyd en Mineápolis, que desató una ola de protestas por todo el país cuyos ecos resuenan con cada nuevo episodio de brutalidad policial contra los afroamericanos. Desde entonces algunas protestas siguieron ocasionalmente en Portland (Oregón) y Mineápolis (Minnesota). Tras el tiroteo a Blake, las manifestaciones no se han extendido a otros estados, pero las tensiones continúan en Kenosha a donde se espera que llegue la familia del joven desde Kentucky.

Por otro lado, la policía ha arrestado este martes a 64 personas en una marcha de protesta en Louisville, Kentucky, por la muerte de Breonna Taylor, una mujer negra asesinada en marzo por agentes de policía que irrumpieron en su apartamento. Fueron acusadas de obstrucción y alteración del orden público, según dijo a la prensa el jefe interino del Departamento de Policía de Louisville Metro, Robert Schroeder. La protesta fue organizada por el grupo de defensa Hasta la Libertad, para pedir justicia para Taylor y su familia, recoge Reuters.

Fuente: El País

Te puede interesar