Coronavirus en Rafaela: ¿Se le puede creer a Castellano?

LOCALES Por Carlos ZIMERMAN
De un día para el otro, luego de cuatro meses y tras la llegada de policías Federales de Rosario para hacer los famosos allanamientos, los casos positivos explotaron y la preocupación es muy grande
multimedia.normal.bc7e8a19154c4031.6e6f726d616c2e6a7067

Hablar con la gente es desconcertante, todos tienen una versión, todos tienen un amigo, un pariente o conocido con coronavirus y cada uno tiene una información diferente.

"Trabajo en el hospital y te puedo asegurar que los que están encargados del tema Covid tienen un miedo bárbaro, dicen que en Rafaela hay muchos más infectados que los que realmente nos dicen, nos están mintiendo", fue el comentario de un empleado de nosocomio que por supuesto pidió no dar su nombre.

"Ayer volví de Rosario ya que me tuve que ir por razones de salud, me hice unos estudio médicos que no podían esperar, al regresar pedí que me hicieran el hisopado y no había más, tuve que pedir plata prestada y me lo hice en un privado, me salió $8.000, se quedaron sin reactivos", nos manifestó una mujer que se mostraba muy angustiada.

"Si cumplieran e hicieran los hisopados como corresponde, el número de infectados se eleva al triple, no hacen los hisopados por que no quieren decir la verdad, yo trabajo en una clínica privada y ese es el comentario", eso nos dice una médica que está en contacto permanente con los responsables de transmitirnos la información.

"Vitaloni se cansó, se hartó, no aguantó más. Seguramente tiene problemas de salud, pero si le hubiesen hecho caso y no hubiesen mentido, seguiría pese a todo, con Vitaloni se fue el único que sabe algo", nos dijo un estrecho colaborador del doctor.

Rafaela llevaba 4 meses sin casos positivos, la ciudad se había convertido en una verdadera "isla" y si bien se sabía que en algún momento los casos positivos iban a aparecer, nadie pensó que los mismos fueran tan de golpe. 

El Intendente Castellano lo primero que hizo fue culpar a un empresario y lo trató de "irresponsable supino", luego se supo que el mismo no había tenido Covid y que tras negarle las muestras, se hizo un análisis en forma particular y le dio negativo. Fue el empresario quien se encargó de repartir los resultados por todos los medios. 

También se culpó a los jóvenes, las juntadas, los mates y hasta se aprovechó para buscar el "chivo expiatorio" perfecto: El día del amigo y la famosa "fiesta clandestina".

La realidad es que la explosión de casos se dio unos días después que desde Rosario vinieran efectivos de la policía Federal a participar de los allanamientos de los "apretadores" ahora todos libres.

Un empleado de Defensoría se contagió y todos en cuarentena, también la Alicaída local y uno que otro Abogado del fuero penal quedó aislado por las dudas. Le siguieron empleados de la Oficina de Gestión Judicial y algún ordenanza de Tribunales, todo tiene relación con la llegada de los Federales. Ahora le tocó el turno al Juzgado Laboral con lo cual la justicia, sus integrantes y auxiliares están por demás comprometidos.

Nadie pudo aclarar si a los famosos Federales se les realizó el hisopado, nadie dijo acá están las muestras, cumplimos con nuestro trabajo, hicimos lo que teníamos que hacer.  

Hay funcionarios de la justicia que están internados, otros supuestamente hacen una cuarentena preventiva en su casa, otros se auto aislaron pese a que nadie les dijo nada y hay quienes no trabajan pero se los puede ver por las calles haciendo las compras normalmente.

Ante tanta falta de información oficial y falta de respuestas concretas (nadie exhibió los hisopados de los policías Federales), la pregunta es si Luis Castellano y su equipo de colaboradores nos está diciendo la verdad. Razones para creer que el Intendente nos miente hay de sobra y no es ninguna novedad su poco apego a la verdad.

Para sumar más incertidumbre, una persona responsable y reconocida como el Doctor Roberto Vitaloni renuncia por "cuestiones de  salud" un día después del primer caso de este rebrote y antes de la explosión de positivos que tiene la ciudad. 

La calle no les cree a sus autoridades, las dudas existen y la falta de respuesta oficial y concreta, alimentan las suspicacias.

El capitán de este barco es el mismo que tiene un jefe llamado Omar Perotti, el mismo que en cada licitación que la Municipalidad organiza consigue que la "bola de la surte" salga con la letra M de su constructora preferida, el mismo que hace una rotonda innecesaria y a los pocos meses a alguien se le ocurre hacer una estación de servicios justo en ese lugar que tanto lo favorece, el mismo que ....., podríamos escribir un libro con ejemplos.

A ese capitán le tenemos que creer, yo no le creo, usted haga lo que le parece amigo lector...

Te puede interesar