América Latina: La pandemia amenaza con un retroceso de casi dos décadas en el desarrollo

INTERNACIONALES Por Ignacio FARIZA
La recesión causada por la pandemia, la mayor de la que hay registros, es el colofón a un lustro de bajo crecimiento y desacoplamiento de la senda del resto de países emergentes
WMHJX2BRDVFMDOIMGU5QMQZN2Q

Llueve sobre mojado en América Latina. La recesión causada por la pandemia, la mayor de la que hay registros, es el colofón a un lustro de bajo crecimiento y desacoplamiento de la senda del resto de países emergentes. A finales del año pasado, cuando una pandemia ni de lejos entraba en las matrices de riesgo de Gobiernos y grandes corporaciones, el panorama ya era todo menos halagüeño: la región profundizaba su estancamiento con el menor crecimiento posible (0,1%) y ponía un triste broche a su peor quinquenio económico desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Pero la crisis sanitaria ha terminado de tirar todo por la borda: Latinoamérica y Caribe son hoy el rostro más crudo de la crisis y se exponen a un retroceso de casi dos décadas en sus principales indicadores de desarrollo si las cosas no mejoran pronto.


Finales de 2008. Mientras EE UU y Europa posan sus ojos sobre unas primas de riesgo y unas Bolsas que cotizan una recesión de aúpa, América Latina tiene todos los mimbres para convertirse en la próxima economía de moda. Encadena cinco ejercicios consecutivos de crecimiento y la crisis en ciernes le golpeará en 2009, pero 2010 no solo será boyante: será uno de los mejores de su historia reciente. Son años de vino y rosas a lomos de la bonanza de las materias primas y el tirón de China. La B de Brasil se cuela en el recién nacido acrónimo de las potencias emergentes (BRICS); México parece, por fin, despegar; y Argentina deja atrás el fantasma de 2001. La pobreza cae a rebufo de la mejora de ingresos y de unas políticas sociales redistributivas que se extienden, por primera vez, por los principales países del bloque más desigual del mundo. Las cosas, en fin, empiezan a marchar.

Doce años después, aquel progreso está más en riesgo que nunca. Tras el auge de los productos básicos llegarían años de estancamiento, también en lo social, en los que la combustión de la economía ya emitía un humo gris tirando a negro. En esas llegó el virus, que desplomará el PIB latinoamericano entre un 7,2% (Banco Mundial) y un 9,1% (Cepal) este 2020. Proyecciones que “pueden incluso quedarse cortas”, según Andrés Solimano, del Centro Internacional de Globalización y Desarrollo. Y lo peor es que, en una crisis como esta, desigual por naturaleza, el rejonazo sobre los indicadores sociales será aún mayor: el número de personas bajo el umbral de la pobreza pasará de 185 a 231 millones —casi cuatro de cada 10 latinoamericanos—, una cifra inédita desde 2005, mientras que la pobreza extrema pasará de 68 a 96 millones —algo más del 15% de la población—, siempre según las cifras del brazo de Naciones Unidas para el desarrollo regional.

Aquel lejano boom de materias primas fue algo más que un espejismo en el terreno de las políticas sociales. Varios Gobiernos de la región empezaron a tomarse en serio, por fin, un problema que llevaba años siendo insostenible: enormes bolsas de pobreza, de ciudadanos sin esperanza en el futuro en la que era (y sigue siendo) la región más desigual del planeta. “Se hicieron cosas importantes en desarrollo social, aunque después los progresos se frenasen”, apunta Stephany Griffith-Jones, de la Universidad de Columbia. “Pero con la pandemia… Con la pandemia revertimos casi todo. Es trágico”. El contador social vuelve a cero. “Estamos de vuelta a la primera década de los 2000. Una parte importante de la población ha perdido sus ingresos, y en la mayoría de países no hay seguros sociales y de desempleo”, añade Carlos Marichal, historiador de El Colegio de México.


Hay clichés que, pese a serlo, conviene tener bien presentes para tomar conciencia de la magnitud: la expresión “década perdida” ha vuelto con más fuerza que nunca a los análisis de los economistas más destacados de la región, y eso es un indicador en sí mismo. “Como no tengamos cuidado, esta será la siguiente. Los próximos dos o tres años van a ser muy duros, pero los siguientes también: se junta una crisis de demanda interna con una externa muy fuerte”, apunta Diego Sánchez-Ancochea, de la Universidad de Oxford. “Y el riesgo real es que sean dos las décadas perdidas, no solo una”, completa Juan Carlos Moreno Brid, de la UNAM. Isabel Saint de Malo, exvicepresidenta y excanciller panameña y consultora del PNUD, se queda en el punto medio: el regreso, dice, puede ser de 15 años… “o más, si no se toman medidas pronto”.


El vuelo del avión latinoamericano depende, a grandes rasgos, del empuje de tres motores: materias primas (productos del campo, energía y metales: las tres cuartas partes de las exportaciones del bloque), servicios (turismo incluido) y remesas (el dinero que envían los emigrantes a sus familias, una partida que no ha dejado de crecer en la última década). El primero ha sufrido un duro varapalo: no hay problema en depender de las commodities cuando el comercio internacional está bien engrasado, pero cuando vienen curvas es la primera costura en saltar. El segundo, el sector terciario, es el gran perdedor de una pandemia que invita, ante todo, a abandonar el contacto físico y los desplazamientos: la afluencia de visitantes sigue bajo mínimos, cebándose particularmente con las pequeñas economías del Caribe subordinadas al turismo. Solo el tercer motor —las remesas— aguanta el tirón y se erige, junto con el gasto público, en única y exigua muleta de la región.

“Si estamos siendo tan golpeados ahora es, también, por la inercia tan negativa que traíamos. El modelo de exportación de materias primas es frágil, sobre todo si no se añade valor”, esboza Gabriela Dutrénit, de la UAM-Xochimilco. Tras años de promesas de diversificación, y a pesar de que las políticas industriales y de desarrollo productivo no han dejado de ganar adeptos en el debate académico —que no en el político—, los resultados son cuando menos discretos: América Latina sigue en las mismas.

La caída de la renta per cápita de este año, mayor incluso que la de Europa occidental, echará el reloj atrás una década. Pero el deterioro de los indicadores de pobreza y desigualdad será aún mayor: si esta crisis se distingue por algo es precisamente por cebarse con el eslabón más débil en unas sociedades, las latinoamericanas, muy estratificadas y de escasa movilidad social. El desempleo subirá hasta el 13,5%, más incluso que durante la crisis financiera, pero en una región en la que la mitad de la población trabaja en la informalidad, sin ningún tipo de soporte legal ni protección, esa es solo una pequeña parte de la foto.

Fuente: El País

Te puede interesar