Detalles de la sesión en donde se le dijo no a la corrupción

LOCALES Por Ramiro FORTIS
Ayer el Concejo Municipal corrigió una incompatibilidad del Código Urbano, pero lo trascendente es que se le dijo no a la corrupción, al amiguismo y al beneficio de pocos en perjuicio de muchos
multimedia.normal.903b69907cfd57c4.6e6f726d616c2e6a7067

Finalmente ayer por la mañana en una extensa sesión del Concejo Municipal, se corrigió una incompatibilidad dentro del Código Urbano, que en su momento se hizo visible a partir del proyecto de la estación de servicio de Luis Fanti y Suipacha. En el proyecto original impulsado por el oficialismo se corregía esta incompatibilidad entre el encabezado del Código Urbano y el Anexo 4 referido al Tejido Urbano y a las actividades permitidas en cada sector, determinando que en el Tejido 8 exista la posibilidad de habilitar actividades y servicios de media y baja complejidad.
Con cuatro votos positivos, una abstención y tres votos negativos, fue el Presidente del Concejo Germán Bottero, con voto doble, quien determinó la no aprobación del proyecto oficial.
La concejal Brenda Vimo siendo el miembro informante explicó que “en función de una discordancia entre las disposiciones generales y particulares del Código Urbano vigente, es que la comisión de desarrollo urbano y el Ejecutivo Municipal solicitan a este Cuerpo enmendar esta diferencia y poder de esta manera unificar criterios entendiendo que las las actividades económicas y comerciales del área de tejido urbano 8 de nuestra ciudad deben estar en forma unificada y garantizada”.
Luego el concejal de Cambiemos Leonardo Viotti pidió la palabra y expuso los motivos por los que considera que debe corregirse este error pero dejando en el encabezado y en el anexo la habilitación de actividades o servicios de baja complejidad en el Tejido 8. 

“Una inconsistencia en dos partes cuando nos referimos al tejido mixto de alta densidad tipo b, el tejido número 8, por un lado decía que entre otras cosas en ese tejido se permiten instalar servicios de baja y media complejidad mientras que cuando vamos a otro apartado en lo específico, allí dice que se pueden instalar servicios de baja complejidad. Esta diferencia dispara la necesidad de salvar esta situación”, señaló el edil.
Viotti acercó a la prensa y ediles un escrito con un plano donde muestra que comprende el tejido 8, exponiendo los lugares más críticos en materia de transitabilidad, dejando entrever que subsanar el código tal como lo pretende el oficialismo trae más problemas, porque se habilitarían servicios de mediana y baja complejidad.
Además Viotti precisó que la iniciativa que terminó siendo rechazada, traía aparejado un incremento en la accidentología en las ya conflictivas arterias que pretendían modificarse.
Por su parte el concejal del FPCyS Lisandro Mársico de manera enfática manifestó oponerse a esta reforma del código indicando que “esta reforma trae aparejado esa modificación porque hay fragante modificación del código urbano en dos artículos y no voy a aceptar que me digan que las áreas técnicas después lo van a verificar porque este proyecto ya está verificado por las áreas técnicas. Este proyecto es una mentira, este proyecto es una mentira la sociedad de Rafaela, porque acá hay una clara violación a los artículos del código, además hay un montón de implicancias negativas que va a traer la instalación de esta estación de servicio, por el cual es el único motivo que se está llevando a cabo esta reforma”.
El concejal del PDP desarrolló uno a uno los aspectos que lo llevaron a rechazar esta modificación y avalar el avance del proyecto de la estación de servicio en Fanti y Suipacha.
“El Código Urbano Capítulo IV.4.3. referido a estaciones de servicio exige que sean instaladas frente a calles con anchos mayores o iguales a 25 metros (se cuenta desde la línea de edificación) con Avenida Luis Fanti posee un ancho menor, por lo tanto no puede emplazar anexa a esa calzada. El Código Urbano tampoco lo permite sobre Avenida Suipacha en virtud de que en ese sector se autorizan servicios de baja complejidad y una estación de servicio es de media complejidad”.
Así mismo señala que “se sobrecarga de tráfico vehicular, sin necesidad de brindar el servicio en ese sector, con el agravante del numeroso tránsito de los camiones proveedores de combustible, que deben llegar al sitio. Otras zonas de la ciudad hubieran quedado equiparadas a este sitio, respecto a la complejidad, lo que podría posibilitar la instalación de otras estaciones de servicio, en lugares céntricos. Toda inversión, que a su vez implique el otorgamiento de fuentes de trabajo debe ser bienvenida para la ciudad. En este caso particular, gravitaron una serie de implicancias negativas que pesaron a la hora de tomar una decisión”.
Mársico finalizó su alocución diciendo que “en el Parque Integrador APADIR tenían que emplazar un kiosco y el Municipio autorizó un palacio, no quiero otra situación similar” esto en referencia al Tema de Chaskona resto bar que se construyó y el intendente miró para otro lado”.

Con información de Diario La Opinión

Te puede interesar