Los operadores ven que el “blue” reaccionará al alza ante las nuevas medidas cambiarias

ECONOMÍA Por Luis BELDI
Con estos anuncios hubo un empate inicial entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. Es transitorio y durará 24 horas, porque el dólar libre amenaza con una suba
TAQCBZFL6BDGVFJ5LTWDM6V2L4

El Banco Central, para solucionar la caída de las reservas, acudió a medidas de resultado incierto. La mayoría de los operadores cree que lograrán encarecer al dólar libre o “blue”, que se pondrá inmediatamente más caro que el nuevo dólar solidario que venden los bancos a sus clientes. De hecho, después de hora, los cambistas tuvieron conversaciones telefónicas porque había clientes que pedían precio para el día siguiente: las puntas de acuerdo a ese movimiento están entre $ 140 y $ 150. O sea, la salida de dólar ahorro seguirá y el “puré” -como se conoce en la jerga a la reventa en el mercado marginal- continuará dando ganancias.

Con estos anuncios hubo un empate inicial entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. Uno quería que continuara la venta del dólar ahorro y el otro quería suprimirla, porque tenía un alto costo en términos de reservas. Finalmente, se la encareció en 30 centavos y lo igualaron al precio del “blue” o dólar libre. El empate es transitorio y durará 24 horas, porque el dólar libre ya amenaza con encaramarse entre 10 y 20 pesos por encima del nuevo dólar.


Lo más acertado fue eliminar el parking de los bonos para las operaciones de dólar Bolsa y de contado con liquidación. Esa medida, en su momento, buscó desalentar las operaciones que ahora quieren alentar para quitarle poder al “blue” y frenar la salida de reservas ya que los dólares alternativos utilizan dólares del sector privado.

Pero también pusieron trabas para las empresas para pagar sus deudas al exterior. Las obliga a refinanciarlas y esto implica un nuevo motivo para que el sector privado no invierta.


“Esto es un manotazo de ahogado” señaló Manuel Solanet, director de la Fundación Libertad y Progreso. El economista alertó que la velocidad de circulación del dinero comenzó a aumentar en estos días, después de mucho tiempo. “Antes de la pandemia la velocidad de M1 (dinero en poder del público + cuentas corrientes) era de 9,5 días. Luego, con las restricciones que impusieron en los bancos esa velocidad de rotación se redujo a 9 días. Ahora comenzó a acelerarse y ya está en 17 días. En otras palabras, la gente cada vez quiere menos pesos”, explicó Solanet.

Ahora, el precio del dólar que figura en las pizarras además de tener el impuesto “solidario”, sumará el impuesto a las Ganancias de 35% lo que da un dólar de $ 130. Si bien el 35% es deducible en la declaración jurada de Ganancias, el tiempo que lleva para su deducción le quitará valor porque la inflación lo licuará.

Lo que no van a lograr las nuevas medidas, es acabar con la raíz del mal: lograr que ingresen más divisas ya sea vía endeudamiento en dólares, inversiones externas o repatriación de capitales. De la exportación no hay que esperar mucho más, porque estas medidas pueden lograr que se atrase el tipo de cambio oficial y las chances de una devaluación aumenten, aunque nadie lo mencione en voz alta. La brecha está condenada a seguir en este rango de 80%.

Otra falta de fe se vio en la cotización de los nuevos bonos del canje. Los inversores no creen que sea posible cumplir con las metas del presupuesto y las empresas le están mostrando al Gobierno que en sus planes no está aumentar la producción recuperando loa capacidad ociosa, porque para eso necesitan invertir y endeudarse lo que aumenta su exposición en la Argentina.

La fuga de empresas es más grave que la fuga de capitales. Los dólares van y vienen, pero las empresas que se van, pueden tardar años en regresar, si regresan. La Argentina hoy no es atractiva para nadie por los problemas cambiarios e impositivos y la constante agresión al sector privado. El arrebatarle parte de la coparticipación al gobierno de la Ciudad fue la gota que rebalsó el vaso.

Por eso no extrañó que los nuevos bonos del canje, desde su nacimiento no conocieran lo que es el alza. El martes tuvieron bajas de hasta 2% como fue el caso del AL41D (-2,02%). Los bonos "D", los que se pueden operar en dólares, soportaron bajas de 1,50% y los bonos "C", caídas de hasta 3%. Su renta ahora está en 12,5%. Supera por 2,5 puntos lo que calculaban cuando se cerró la salida del default. Este comportamiento de los nuevos títulos fue imaginado en la mente de los más pesimistas.

Los dólares alternativos, con negocios por USD 70 millones, bastante inferiores a los USD 300 millones de la rueda anterior, que operan con los nuevos bonos tuvieron bajas de $ 1,15 en el caso del dólar Bolsa o MEP que cerró en $ 122,06. El contado con liquidación perdió $2 y terminó en $ 128,29. En la plaza libre, el “blue” cedió $ 1 a $ 131.

En la rueda oficial, el dólar en bancos y casas de cambio subió apenas 12 centavos a $ 79,36 lo que elevó el dólar solidario, que ya es historia, a $ 103,03. En la plaza mayorista, el volumen fue escaso: USD 221 millones. El Banco Central se mantuvo al margen y no perdió reservas. La divisa subió 7 centavos a $ 75,19.

Las reservas, de todas maneras, bajaron USD 6 millones a 42.495 millones. Al Banco Central esta vez no lo ayudó el oro que bajó 0,35% a USD 1.936.


La Bolsa, pudo atenuar otro día de derrumbe. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, comenzó con una baja de 2,17% que amenazó profundizarse. Pero a partir de ese momento aparecieron cazadores de oportunidades y comenzó una suba con altibajos que llevó al cierre el indicador a un nivel casi neutral de +0,03%.

Lo que sigue sorprendiendo es la suba de Telecom (+7,27%), una empresa castigada por el Gobierno por la medida de intervenir en los servicios de telefonía, cable e internet. Ternium fue otra de las acciones destacadas al avanzar 2,62%. Las caídas, que fueron absoluta mayoría, siguieron afectando a bancos y empresas de energía. BBVA (-3,26%) y Transener (-2,43%) fueron las bajas más profundas.

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las bolsas de Nueva York- tuvieron una buena rueda. Las subas más destacadas fueron las de Telecom Argentina (+7,80%), Banco Supervielle (+3,31%) y Globant (+1,35%).

Para hoy se espera la respuesta del dólar a las medidas tomadas por el Gobierno. La bolsa puede ser otro testimonio del humor de los inversores. A esto hay que sumarle a que el gobierno licitará títulos por $ 80 mil millones que pueden ser un buen test para saber donde está parada la economía.

Fuente: Infobae

Te puede interesar