Michelle Bachelet alertó sobre el avance del populismo y advirtió sobre los datos aterradores de la economía en Latinoamérica por la pandemia

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU destacó que la región será una de las zonas del mundo más castigadas por el COVID-19. Insistió con la necesidad de defender los derechos humanos
0000728711

Una definición clave desplegó este jueves Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de Derechos Humanos para Naciones Unidas, en función de enfrentar la actual crisis en que transita el mundo: "La pandemia puede ayudar a hablar claramente, generar espacios de diálogo políticos y sociales y generar acuerdos para lograr vínculos de confianza para el futuro ".

El mensaje, pronunciado durante la videoconferencia del 56° Coloquio de IDEA, resultó ser un bálsamo en medio de tantas disputas políticas al destacar que “para generar vínculos de confianza es importante construir puentes para transitar estos momentos muy duros”.

Está claro, y así lo planteó abiertamente Bachelet, que “no resulta nada fácil y no hay soluciones mágicas” para alcanzar acuerdos en el mundo complejo de estos días, pero remarcó que “cuando hay confianza se puede lograr cumplir con las expectativas que nos pone la ciudadanía”.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU evitó hablar de manera directa del duro informe que emitió hace menos de un mes donde denunció las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Este informe fue avalado por la Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y generó un fuerte malestar en el régimen de Nicolás Maduro. No habló de nada de eso en IDEA.

Sin embargo, la representante de la ONU deslizó un mensaje inequívoco para los gobiernos populistas -advirtió sobre un avance de ellos en el mundo- y aquellos que violan los derechos humanos: “Es clave para nuestros gobiernos que el Estado de derecho debe funcionar. Que las instituciones cumplan su rol. Es que el acceso a la justicia no siempre es igual para los que tienen recursos y para aquellos que no lo tienen”, dijo.

En otro mensaje elíptico hacia el régimen de Nicolás Maduro y su proyecto de perpetuidad en el poder, Bachelet destacó sin vueltas: “Hay que tener claro que uno es elegido por un período. Un líder debe ver en el largo plazo cuando se propuso un cargo. Ver que el desarrollo de una Nación en donde la prosperidad les llegue a todos”, dijo.

La ex presidenta de Chile admitió que la pandemia amenaza los logros alcanzados en muchos países en materia de salud y reveló que América latina es una de las zonas del mundo más castigadas por los efectos del COVID-19, ya que todo esto ocurre en un contexto de pobreza y problemas económicos graves. Los datos económicos en América latina “son aterradores”, dijo Bachelet.

En este sentido, pronosticó una caída de más de 9 puntos del PBI en la región, una tasa de desempleo de un 14% y la pobreza llegará al 40% en promedio. “Todo esto ocurre en un contexto de creciente insatisfacción popular y una sensación de que la democracia no da respuestas y un descontento en los modelos económicos”, dijo la ex presidenta de Chile.

Para salir de esta crisis, Bachelet remarcó que será clave el sector empresarial como “un socio fundamental para la superación de esta crisis”. Así, dijo que los empresarios deben enfrentar problemas difíciles en estos momentos aunque “el sector empresarial asuma las responsabilidades con costos y beneficios”, remarcó.

A la vez, en plan de lanzar consejos o cierta hoja de ruta a los gobiernos para enfrentar la pandemia, la Alta Comisionada de la ONU planteó que será crucial en adelante que la dirigencia política cree espacios propicios para mejorar esta situación y subrayó que los derechos humanos ocupan un lugar especial en todo esto.

“Tenemos una tremenda oportunidad para reconstruir después de la pandemia y se debe poner énfasis en el multilateralismo”, dijo la ex presidenta de Chile, quien destacó que hay que mirar la educación como un camino que “servirá para generar trabajo de verdad ya que ha ido cambiando las características del empleo”.

En este contexto, Bachelet opinó que será importante de cara al futuro generar condiciones dignas y empezar a erradicar el trabajo informal que en América latina es muy elevado.

Otro de los ejes centrales que la Alta Comisionada de la ONU observa como central para salir de la crisis post pandemia es contar con programas de asistencia social para que los más vulnerables puedan responder a las dificultades.

Además dio su mirada en la productividad de la región. “Hay que bajar los costos y mejorar las calificaciones de esa productividad. El acceso a la educación con calidad mejora también la calidad de esa productividad”, dijo en este sentido.

Pero la idea central del mensaje que emitió la ex presidenta de Chile en el Coloquio de IDEA fue su planteo para la dirigencia política y empresarial en su conjunto de cara al futuro inmediato: “La pandemia puede ayudar a que una persona que toma decisiones lo haga para generar espacios de diálogo, con confianza y para generar acuerdos”.

Para apuntalar esta idea, Bachelet dijo que será crucial de cara a la salida de la pandemia “generar vínculos de confianza aunque eso no es la solución mágica. Pero es importante construir puentes para transitar estos momentos muy duros. Cuando hay confianza se puede lograr cumplir con las expectativas de la ciudadanía”.

¿Cuáles serían las claves para crear esos consensos? Se le preguntó.

Allí fue cuando respondió como ex presidenta de Chile. “No siempre tuve consensos en Chile y la forma de resolverlo fue dando tiempo para adaptarse a nuevas realidades. No hay una receta, a veces no hay caso porque los intereses son muy distintos. Pero se puede lograr si se piensa en el país como dice el Papa Francisco en la defensa de una casa común. El planeta es una casa común y el país lo mismo”.

En una mirada a largo plazo para lograr esos acuerdos, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU destacó que “hay que tratar de convencer a los actores qué es lo más inteligente para todos”. Y puso como ejemplo concreto de esto el acuerdo por cambio climático como un dato clave para lograr consensos. “Hay que ver que una política pública a corto plazo puede tener un alto costo pero a mediano y largo plazo será bueno para todos”, dijo en este aspecto.

“No todo es fantástico ni mágico. El mundo está muy polarizado en el avance del populismo o la xenofobia y por eso hay que pensar en objetivos globales”.

Al hablar del liderazgo de la mujer en la actualidad Bachelet destacó que la clave es “ser honestos, trabajar con compromiso y la verdad. Ponerme en los zapatos del otro aunque piense o no igual que yo”.

Para llevar adelante esta postura como ex presidenta de Chile, dijo que la clave “es tratar de comunicar lo mejor posible. Encontrar esa idea de que todos salgan bien parados, lograr ese win-win. Llegar a una formula de consensuar”. Para esto, Bachelet cree que es fundamental saber escuchar para entender lo que está pasando.

Admitió la ex mandatariae que América latina es “una región machista donde se piensa que la mujer tiene una posición débil”. Pero al mismo tiempo opinó que en la respuesta a la pandemia se ha demostrado que la diversidad es algo que enriquece.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar