Empresarios creen que el Gobierno debe reforzar las medidas y que una mayor devaluación es inevitable

ECONOMÍA Por Natalia DONATO
El contado con liqui y el blue superaron los $ 170 y la brecha ya alcanza al 120%. En el segunda jornada del 56° Coloquio de IDEA, el establishment consideró que hay que construir confianza y eso llevará tiempo
Y3YTKZZGQFCHHFCCKB2DICX5QU

El día elegido por los organizadores del 56° Coloquio de IDEA para discutir acerca de la economía es hoy, con la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán. Pero la coyuntura no da respiro y la preocupación que tienen los empresarios respecto de la macroeconomía y el rumbo cambiario -con las cotizaciones libre y de contado con liqui que superaron los $ 170- hizo que ayer, en los pasillos virtuales, haya sido el principal tema de debate.

Durante el acto de apertura del evento, el presidente Alberto Fernández manifestó que la incertidumbre se genera porque se dicen cosas que no son ciertas, como por ejemplo que el Gobierno avanzará con una mayor devaluación, ante la presión que le genera la creciente brecha, hoy ya de 120%.

Pero las expectativas son las que mueven los mercados y justamente lo que está demostrando esta huida al dólar es que no hay confianza en el plan oficial. Por eso, el excedente de pesos se canaliza vía el CCL o el blue. Y los empresarios no creen ni que un cambio de gabinete sea la salvación, ni que el problema se resuelve con más medidas. Aunque sostengan que irán por ese camino y posiblemente con un mayor grado de devaluación que el deseado.


La solución, coincidieron varios hombres de negocios consultados por Infobae, es consensuar entre todos los actores un plan económico creíble y sostenerlo en el tiempo. “Evidentemente, el gobierno no quiere generar un salto devaluatorio porque teme su impacto sobre la inflación. Pero ¿van a poder aguantarlo? Yo creo que no, y que van a tener que reforzar las medidas”, dijo el CEO de una importante firma del sistema financiero. Y agregó que “devaluar por devaluar sin un plan detrás no genera un efecto. Ese plan es el que tiene que desarrollarse con una visión más clara para que contenga la presión sobre los precios”.

Sobre el final de la jornada se conocieron, aunque en forma módica, algunas de esas medidas que reclamaba el ejecutivo. El BCRA dispuso una leve suba de las tasas, nuevas líneas de financiamiento para pymes y más restricciones para los importadores. Demasiado poco para las preocupaciones del mundo de los negocios.


Por otra parte, empresario sostuvo que la construcción es un canal importante para descargar los pesos de la economía y que en la medida en que ahí no se genere dinamismo, muchos pesos van a buscar otros mercados. En el sector industrial manifiestan que un plan creíble hacia adelante debe basarse en un fuerte aumento de las exportaciones e incentivo a la inversión y creación de empleo privado. “Las medidas deberían tomarse en esas dos líneas. Todavía hay retenciones en muchos sectores y reintegros que no se devuelven”, dijo un empresario del rubro siderúrgico.

Otro referente del sector manufacturero opinó que en el corto plazo, para no devaluar, el Gobierno tiene que restringir más el acceso al dólar ahorro o emitir más títulos dollar-linked. Según precisó, esas medidas pueden darle tiempo para que los pesos no se vayan a los mercados paralelos. “Es un problema de confianza. Y la confianza se gana hablando, llegando a consensos. Y no tomando medidas en sentidos contrarios, que hacen que el mercado no entienda hacia dónde quiere ir el Gobierno”, admitió.

Respecto de decisiones como la baja de 3 puntos en los derechos de exportación a la soja, en el sector privado coinciden en que fueron insuficientes e inconsultas y que por eso dieron un resultado casi nulo. “Es muy difícil lograr que la sociedad se mueva en un sentido, si no tiene consenso sobre lo que se pretende lograr”, planteó otro directivo en el marco del coloquio.

Si bien la preocupación y la incertidumbre por el rumbo económico es un denominador común entre el establishment, algunos se muestran más críticos y otros prefieren evitar la confrontación. Quedó claro ayer cuando hablaba el Presidente y algunos CEOs de empresas cuestionaron su mensaje en el chat común (muro) habilitado por la plataforma virtual mediante la cual se transmite el coloquio. Otros optaron por destacar su presencia y su predisposición al diálogo.


“Somos parte de los que tienen que gestionar la crisis, prevenirla y mejorar la situación de todos. No deberíamos enfatizar las diferencias sino las cosas positivas. Que Alberto Fernández haya venido fue muy positivo. Hay que valorar mucho los gestos de acercamiento y confianza”, aseguró el directivo de una firma de economía del conocimiento. “No va a haber nada posible sin consenso y sin responsabilidad”, consideró otro referente del mundo de los laboratorios.

Los empresarios esperan escuchar hoy por parte del ministro Martín Guzmán alguna idea más clara de hacia dónde va la Argentina y cuál es el plan para impulsar las exportaciones y generar los dólares. El titular del Palacio de Hacienda hablará luego de que el economista Santiago Bulat presente un trabajo que realizó, pedido por los miembros de IDEA junto a otros colegas, en el que se plantea un diagnóstico de la situación y propuestas concretas.

Con ese documento presentado, luego invitarán a debatir junto a Guzmán primero, y luego con los economistas Hernán Lacunza y Martín Redrado, sobre cómo alcanzar -en alusión al título del coloquio- “el país que queremos ser”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar