Mentiras, mentiras, mentiras y más mentiras

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
Nadie cree en los datos que difunden y todos sabemos que los mismos carecen de veracidad. Por ausencia masiva de testeos resulta imposible creer en lo que nos informan. Los infectados son muchos más y en ocho meses no hicieron nada
multimedia.normal.95129fc7301ac899.686f795f6e6f726d616c2e6a7067

Cuando al culminar la tarde recibimos el informe de la cantidad de positivos y muertes del día, nos miramos incrédulos y todos sabemos que a ese número hay que multiplicarlos por diez cuanto menos.

Cada uno tiene en su grupo de parientes o amigos gran cantidad de infectados, todos conocemos a alguien al que se le murió un abuelo, un padre, algún pariente o amigo.

Los datos que nos proporcionan son falsos y mentirosos. Que nadie se rasgue las vestiduras y que se admita la realidad de una vez por todas.

La única manera de controlar al virus es con testeos y estos no se hacen en la cantidad necesaria por falta absoluta de recursos.

Los políticos tiraron la toalla y el coronavirus pasó a un segundo lugar de prioridades. Las preferencias volvieron a ser la "rosca" y las elecciones del año que viene. Estos temas ocupan la agenda principal de los inútiles que solo buscan el beneficio personal en detrimento de los de la comunidad en su conjunto.

De otra manera no se puede entender como se privilegia las obras para los amigos y los gastos innecesarios en medio de una crisis sanitaria que deja MUERTOS.

No gastemos más energías en comunicados mentirosos. Dejen de engañar a la gente y comiencen a ser responsables.

Los números que nos proporcionan son mentiroso y ellos lo saben. La avaricia, el egoísmo, la falta de ética y conducta los lleva al engaño.

La gente no es idiota, sabe que nos mienten, ojalá el castigo en las urnas sea la consecuencia lógica. De lo contrario, estamos "al horno" como sociedad y poco auspicioso es lo que nos espera.

Te puede interesar