En Santa Fe también hay "funcionarios que no funcionan"

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
Fin de año caliente en la política santafesina. El gobernador buscará relanzar su gabinete y la Legislatura definirá temas clave. La Casa Gris acusa al Frente Progresista de querer seguir gobernando desde la derrota
luego-los-vaivenes-del-presupuesto-la-legislatura-perotti-movera-el-gabinete

Curiosamente, la carta de Cristina Kirchner no fue leída de acuerdo a la intención que tuvo la vicepresidenta: “Fernández, hacé las cosas por las que te puse de presidente. Las que yo no puedo hacer”. Palabras más, palabras menos. Por ejemplo, arreglar con Clarín y Techint.
   El deseo real de la epístola de Cristina quedó comprobado hace pocos días en la reunión que el ministro de Economía, Martín Guzmán, tuvo con los dueños de las empresas más importantes. Por estas horas, varios gobernadores se preguntan por qué el presidente no interpretó de entrada el mensaje de la ex presidenta, y se dedicó a desafiarla con fotos en vez de entender de que se trataba.

Los mandatarios no quieren saber nada con formar la Liga de Gobernadores que, históricamente, rodeó a los presidentes peronistas. Es que, entonces, no había conducción bifronte, ni vice con más poder que el presidente. “Nosotros tenemos que defender nuestros territorios desde la gestión y eso es estar atentos a la pandemia y a los efectos económicos. De lo otro que se ocupe el presidente”, dijo una voz autorizada a La Capital, un medio día claro y límpido.

   Sí los gobernadores han empezado a presionar al Ejecutivo respecto de las Paso. Omar Perotti ya blanqueó su posición: está a favor de la suspensión. “Es mi opinión personal”, aclara el jefe de la Casa Gris.

Té para tres

Si hay listas cerradas, los gobernadores impondrán sus nombres, aunque el mito citadino diga que Cristina utilizará su dedo poderoso hasta con el último concejal de Tilcara. En todo caso, será una tríada la que decida: el presidente, el gobernador y CFK.

   Perotti está seguro de que en Santa Fe, Fernández & Fernández estarán de acuerdo con un dueto poco conocido para el gran público, pero que cierra políticamente: Roberto Mirabella-María de los Angeles Sacnun. Es más viejo que la fórmula de la Coca Cola, es verdad.

   En su cabeza, el rafaelino imagina cambios no sólo en la primera línea de funcionarios, sino también en otras filas de la administración. Repartir esos lugares a la paleta peronista podría hacer bajar las intenciones de algunos kirchneristas de ir a internas para el Senado. Ceder lugares en el gabinete y en la lista de diputados podría calmar ambiciones de Agustín Rossi y los suyos. Y por qué no de La Cámpora, se supone.

   Por las dudas, el jefe de la agrupación kirchnerista en la provincia, Marcos Cleri, camina territorios. Mientras, Leandro Busatto, por La Corriente, quiere ponerse la cucarda de candidato a diputado nacional. Esta claro que si Mirabella-Sacnun triunfan, el actual senador nacional será el candidato de Perotti a la Gobernación, en 2023. “Uno de los dos candidatos”, se le escuchó decir. El 2023 queda en Marte. Es que si Busatto triunfa en una potencial nómina a diputado también tendrá pretensiones.

   En el campo de la oposición empiezan a pasar cosas. El terremoto que disparó las declaraciones de Miguel Lifschitz a este diario, el domingo pasado, admitiendo su posible candidatura a senador nacional, sacudió el microclima político santafesino y nacional. En la semana, el jefe de Gobierno porteño consultó por la posibilidad de un acuerdo con Lifschitz y, por estas mismas horas, compartió una videoconferencia con Pablo Javkin.

   “Tenemos un problema. Si lo invitamos a uno se enoja el otro. Rarísimo, jamás pensamos que estaban así”, dijo un alfil de Horacio Rodríguez Larreta, respecto a la posibilidad de que ambos (Lifschitz y Javkin) compartan el zoom. Los dos niegan cualquier tipo de tirria, pero tendrán que afinar la relación.

Pasando revista

Como sea, habrá una campaña intensa, en donde el oficialismo hará revisionismo, convencido como está de que no solamente en materia de seguridad hubo problemas. “En Salud se hicieron obras de arquitectura durante el gobierno anterior y nadie dice lo que la provincia le aporta a Rosario. Faltaban elementos en los hospitales. En Rafaela había sólo cinco respiradores”, atacan.

   El Frente Progresista responderá por estas horas, cuando se traten diversos proyectos en la Legislatura. Perotti ya le dijo “chau, no va más” al Plan Abre. “El Plan Abre se terminó, querer mantenerlo expresa la idea de que Lifschitz cree que sigue gobernando. Perdieron. Ahora está el Plan Incluir”, explicó la fuente.

   Los planes sociales, la capacidad de endeudarse de parte de la provincia, la ley de conectividad, la reforma policial y el presupuesto son temas que están sobre la mesa. Un cóctel que puede dinamitar aún más la relación sobre el fin de la actividad legislativa. “¿Cómo van a negar el endeudamiento, si el gobierno anterior lo hizo a tasas altísimas?”, apuntan desde las oficinas oficiales.

   Mientras tanto, Marcos Corach hace calentamiento precompetitivo para ingresar al gabinete y Esteban Borgonovo prepara las valijas. Eso sí, dicen los que saben que Corach no será el reemplazante de Borgonovo, si es que los cambios se producen tal como se especula. Un dato: en su momento, Perotti le ofreció un lugar de importancia a Carlos Bermúdez para llevar adelante las negociaciones políticas con la oposición. El ex presidente de Diputados —amigo personal de Perotti— dijo que no por razones de salud.

   El gobernador quiere ahora, como Cristina en su carta, “funcionarios que funcionen”. Arriba y más abajo.

Por Mauricio Maronna para La Capital

Te puede interesar