Los responsables del desastre

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
La situación sanitaria y económica de Argentina es un verdadero desastre y los responsables son los que actuaron movidos por intereses personales

A las dos semanas de que en Argentina se declarara la cuarentena sostuvimos que se estaba equivocado el camino y que el país en pocos meses chocaría con la triste realidad de tener miles y miles de muertos y una economía destruida. Lamentablemente el archivo nos respalda y seguramente que nos entristece, pero es una realidad insoslayable que no se puede refutar.

El gobierno de Alberto Fernández hizo todo mal desde un comienzo, pero el Presidente no es el único responsable. Los gobernadores también jugaron un papel lamentable sin hacer respetar las autonomías provinciales que la Constitución Nacional les confiere, faltando a sus deberes y defraudado a los que oportunamente los votaron.

Es lamentable pero en esta pandemia en Argentina siguió primando "la rosca política" que tanto daño nos viene haciendo desde hace tanto tiempo. Un fiel reflejo de esa "rosca" es el Gobernador de la Provincia de Santa Fe Omar Perotti, un versátil político que a lo largo de toda su carrera supo acomodarse al poder de turno para ir escalando posiciones y satisfacer ambiciones personales y de un grupo de selectos amigos con los que también hace muy buenos negocios.

El caso Vicentín es el más claro ejemplo: desde que el Gobierno Nacional tuvo la alocada idea de expropiarlo a lo Chávez, Perotti pasó de un extremo a otro sin solución de continuidad, cambiando de opinión de acuerdo al humor popular, lo que se dice un verdadero y auténtico político Argentino, esos que tanto daño nos viene haciendo desde hace tanto tiempo y que nos tiene sumidos en crisis interminables.

El pésimo rol de los gobernadores no se reduce solo a Omar Perotti, el Cordobés Schiaretti también dejó mucho que desear y en Córdoba algunos hasta se preguntan si en realidad está al frente del gobierno de la provincia mediterránea o delegó todo en sus sucesores políticos, que dicho sea de paso ya se están peleando por quién va a tomar las riendas de un partido que está vez sí va sentir la muerte de José Manuel De la Sota y las consecuencias de gobernar por más de 20 años una provincia con el sello del personalismo en detrimento de políticas de gobierno sustentables en el tiempo más allá de las personas.

Ni que hablar de algunos gobernadores como los de Formosa, Chaco, Misiones, La Rioja, Catamarca, Santa Cruz, San Luis, San Juan y la lista podría seguir con una decena más.

A la cabeza por supuesto que está la Provincia de Buenos Aires y su kirchnerista Gobernador Axel  Kicillof, con la trascendencia e importancia que tiene por ser la más importante y de mayor cantidad de habitantes de la Nación. Quizá con el joven Gobernador se tenga el más claro ejemplo de sumisión a los mandatos del poder oculto que hoy gobierna la república.

Un párrafo aparte para CFK, la ex presidenta a lo largo de casi todos estos interminables meses se preocupó por excelencia de sus causas judiciales y la agenda del Senado de la Nación fue su propia agenda, sin importarle otra cosa, dejando de lado temas por demás importantes y satisfaciendo sus propios intereses por sobre los de la sociedad en general. Pero que nadie se equivoque, la ex presidenta es muy responsable de lo que hoy está pasando, es quien guía los destinos de la Argentina desde su sillón como Presidenta del Senado de la Nación, sobrepasando los derechos que la Constitución le otorga y constituyéndose virtualmente en la jefa política, relegando a Alberto Fernández al rol de Jefe de Gabinete, como en su momento lo fue, solo que en esta oportunidad la responsabilidad es del que en los papeles y para la ley es el Presidente de la Nación, lo que oportunamente jugará un rol fundamental a la hora de que la justicia tenga que evaluar, lo que seguramente va a suceder, lo que hoy pasa en el país.

Argentina termina esta parte de la pandemia con una economía destruida y arruinada, que va a costar años levantar, con una tasa de desempleo inmoral y por sobre todo con hambre en muchos sectores de la sociedad, y para tirar por la borda los argumentos inútiles que ponían a la salud sobre la economía, sin percatarse que en política todo tiene que ver con todo, con más de 30.000 muertos y al tope de los peores países del mundo.

Los responsables son muchos, la lista es muy grande, pero los que tenían la obligación de tomar las desiciones correctas son los que seguramente tarde o temprano van a tener que rendir cuentas a la justicia, por que la irresponsabilidad de un funcionario público, tarde o temprano, es materia de investigación judicial. 

Te puede interesar