Un policía veterano de Irak atacado con un extintor, el quinto muerto en el asalto al Capitolio

INTERNACIONALES Por Antonia LABORDE
Arrestado el vándalo que entró en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes
4CH2DTE2R4ROM2NUSDHNX6E5LA

Casi dos días después del asalto al Capitolio ejecutado por simpatizantes del presidente saliente Donald Trump continúa aumentando el número de muertos. El quinto fallecido en la noche del jueves es el agente de la policía del Capitolio Brian D. Sicknick, de 42 años. Según dos de sus compañeros, citados por The New York Times, este veterano de la guerra de Irak fue atacado por los asaltantes con un extintor. Los otros cuatro fallecidos hasta el momento han sido identificados como manifestantes, aunque solo uno de ellos murió dentro del Congreso. La policía ha abierto una investigación.


El agente Sicknick, veterano de la guerra de Irak, es el cuarto miembro de la fuerza de seguridad del Capitolio en morir en acto de servicio desde que se fundó el cuerpo policial del Congreso hace dos siglos. “La Policía del Capitolio expresa sus más profundas condolencias a su familia y amigos por su pérdida, y lamenta el deceso de un amigo y colega”, comunicó el cuerpo el jueves por la noche. Sicknick resultó herido “mientras se enfrentaba físicamente a los manifestantes” y sufrió un “colapso” cuando volvió a la oficina, informó un portavoz policial. “Fue llevado a un hospital local donde sucumbió a las heridas” después de 24 horas de convalecencia, rezaba el comunicado.
Las autoridades anunciaron este viernes la apertura de una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte del Sicknick. La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, apostó por que los asaltantes “deben ser llevados a la justicia”. Uno de los detenidos hasta el momento es un menor de edad. El informe de arrestados recoge que se han detenido a varios más instigadores del asalto, pero sin publicar una cifra actualizada.

Los otros cuatro fallecidos identificados hasta ahora por las autoridades son civiles que en sus redes apoyaban fervientemente a Trump. La única víctima que falleció dentro del Congreso en medio del asalto fue Ashli Babbit, de 35 años, quien recibió un disparo de un policía. La veterana de las fuerzas aéreas de Estados Unidos, residente de San Diego (California), publicó el día anterior a la violenta protesta azuzada por Trump: “Nada nos va a parar, la tormenta está aquí y llegará a Washington en menos de 24 horas. De la oscuridad, a la luz”. Su madre dijo a los medios que Babbit era “lo suficientemente apasionada como para morir por lo que creía”.

El agente de la policía del Capitolio que disparó a Babbitt ha sido suspendido de sus labores mientras la policía de Washington DC y las fuerzas de seguridad del Capitolio llevan a cabo una investigación sobre el suceso. “Este es un incidente trágico y envío mis condolencias a la familia y amigos de la víctima”, declaró la jefa de la policía de la capital estadounidense. Aún no han revelado el nombre del agente responsable de la muerte de Babbitt.

Otro de los manifestantes fallecidos tenía sus redes plagadas de mensajes en apoyo a Trump. Se trata de Kevin Greeson, de 55 años y residente de Athens (Alabama). “¡Recuperemos el país! ¡Carguemos nuestras armas y tomemos las calles!”, publicó Greeson el pasado 17 de diciembre. El fallecido tenía antecedentes médicos por presión arterial alta y sufrió un infarto en medio de la revuelta. Según The New York Times, Greeson estaba hablando con su esposa por teléfono cuando se cayó en la calle y el personal de emergencia lo asistió y trasladó luego al hospital, donde falleció.

La víctima mortal más joven es Rosanne Boyland, de 34 años, vecina de Kennesaw (Georgia). Los técnicos de emergencias llegaron a tiempo de atender a Boyland cuando agentes de la policía del Capitolio le estaban practicando reanimación cardiopulmonar. El informe del suceso detalla que fue admitida en el hospital, pero murió poco después de su ingreso. “Creo que las palabras del presidente incitaron un motín que mató a cuatro de sus mayores fanáticos anoche y creo que deberíamos invocar la 25ª enmienda en este momento”, sostuvo a la cadena de televisión CBS el cuñado de Boyland, Justin Cave.

“Parece el primer día del resto de nuestras vidas, para ser honesto”, dijo en un vídeo Benjamin Phillips, de 50 años, mientras conducía desde Pensilvania hacia Washington para participar en el mitin de Trump junto con otros manifestantes, según publicó The Philadelphia Inquire. Phillips, del que no hay constancia hasta el momento de que hubiera entrado en el Capitolio, era desarrollador web y fundador de un grupo en las redes sociales a favor de Trump. El periódico informa que la policía les dijo a algunos de los miembros del grupo de Phillips que este había sufrido un ataque al corazón y murió en el hospital.

Detenido el vándalo que entró en la oficina de Pelosi

La imagen de Richard Barnett, de 60 años, sentado en la oficina de la presidenta del Congreso Nancy Pelosi, con los pies sobre el escrito, fue una de las postales del asalto. El Departamento de Justicia informó este viernes que el Barnett fue detenido en su casa de Gravette (Arkansas) por cargos de entrada violenta en edificios restringidos y robo de propiedad pública. En un video, Barnett se jacta de haber cogido un sobre de la oficina, pero dice que no lo robó. “Dejé una moneda de veinticinco centavos en su escritorio”, dijo a The New York Times. El congresista republicano Derrick Evans también fue imputado por transmitir el ataque en sus redes, aunque luego lo borró.

Fuente: El País

Te puede interesar