Exclusivo: José Corral, el peor intendente que tuvo Santa Fe

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
Deuda millonaria, vehículos fuera de uso, obras sin terminar y más empleados: así dejó Corral la Municipalidad de Santa Fe
multimedia.normal.bb8e936ac8fade1d.6e6f726d616c2e6a7067

Una deuda de 1.411.791.714 -que finalmente llegaría a los 1.600.000.000 de pesos-, un llamativo incremento en la cantidad de empleados incorporados durante los últimos meses de gestión, gran parte de la flota de vehículos fuera de servicio, obras entregadas sin haber sido finalizadas y convenios firmados sobre el final del gobierno que perjudicaban al municipio o favorecían a determinadas entidades; son algunas de las conclusiones que arrojó la Auditoría de Corte realizada por la administración de Emilio Jatón en la Municipalidad de Santa Fe, y que refleja un cuadro de situación del 11 de diciembre de 2019, cuando dejó su cargo el exintendente José Corral.

La auditoría permitió evidenciar que la deuda -conformada básicamente por atrasos con proveedores y con el Fondo de Asistencia Educativo (FAE)- representaba en ese momento el 18,5 % del Presupuesto municipal de 2019; año en el que se produjo la mayor incorporación de personas desde 2015, con incidencia directa en el Presupuesto 2020.

 En materia de obra pública, la auditoría detectó proyectos paralizados, licitaciones canceladas, obras abandonadas. Pero lo más llamativo fue la situación de dos edificios de viviendas en el barrio Barranquitas, en los que los beneficiarios recibieron las llaves de sus departamentos sin que estuvieran en condiciones de ser habitados. Además, en los informes oficiales se planteaba que la obra estaba concluida en un 98%, lo que no se reflejaba en la realidad. Los edificios carecían de agua, electricidad y cloacas, entre otras cosas.

Descripción de la deuda
Entre los acreedores principales de la Municipalidad de Santa Fe al 11 de diciembre de 2019 aparecían las empresas de limpieza Cliba ($270.079.300) y Urbafé ($255.895.026). A la empresa Milicic se le debían 71.644.182; al Fondo de Asistencia Educativa (FAE), $61.470.459.

 De todos modos, había diferencias entre las deudas reales y las deudas que estaban registradas en el Sistema de Administración Financiera de la Municipalidad.

Por ejemplo, en el caso de Cliba estaba registrada una deuda de $270.079.300, cuando la deuda al 11 de diciembre era de $341.741.342. En el caso de Urbafé no estaba registrada una deuda de $53.519.635 y en el caso de Milicic restaban registrar $10.460.276.

 En mayo de 2019, la administración Corral incrementó los servicios que debían brindar Urbafe y Cliba, pero nunca se pagó por esa diferencia. Por eso se generó una deuda extra de $9.583.557. Este es uno de los ítems que terminaron incrementando la deuda final detectada hasta el momento, que oscila en los $1.600.000.

 En total, la deuda no registrada con proveedores de servicios, certificados de obras y horas extras al personal, ascendía el 11 de diciembre de 2019 a $236.047.323.

 En el caso del Fondo de Asistencia Educativa, la deuda registrada llegaba a $61.470.469, pero había una deuda no registrada de $78.039.509.

Nuevos empleados sobre el final de gestión
El 31 de diciembre de 2015 la Municipalidad de Santa Fe contaba con 2.775 empleados en planta permanente. El 11 de diciembre de 2019, ese número llegaba a 3.672.

 Lo más llamativo es que gran parte de las incorporaciones se realizaron en el último año de gestión, con un total de 401 nuevos empleados -las bajas durante ese año fueron de 96 personas-. Un año antes, por ejemplo, sólo se había incorporado a 148 agentes.

Otro dato que sorprende es que de las 401 incorporaciones realizadas en 2019, el 54% (219) se produjo en los dos últimos meses de gestión.

 Un dato más: de los 401 ingresos de ese año, 23 eran agentes que hasta julio eran funcionarios políticos.

Estado de la flota de vehículos
La situación de la flota de vehículos de distintas dependencias municipales al 11 de diciembre de 2019 era crítica.

 En el área de Tránsito, figuraban 23 motos, pero sólo 12 estaban en funcionamiento. Otras 5 no funcionaban, 4 tenían pedidos de baja, 1 había sido robada en 2015 y otra jamás pudo ser localizada.

 Sólo 3 de los 5 camiones grúa funcionaban, 1 de los 2 automóviles había sido dado de baja. De las 3 camionetas, 1 se encontraba en funcionamiento, otra fuera de servicio y la tercera dada de baja.

 La situación en la Guardia de Seguridad Institucional (GSI) no era mejor. De los 19 vehículos (1 auto y 18 camionetas), sólo 4 funcionaban. De ese total, 2 vehículos estaban apostados en las viviendas de Barranquitas, para evitar posibles usurpaciones porque se habían entregado sin estar terminadas. Y 1 vehículo se utilizaba para traslado de funcionarios.

El el Sistema Informático de Talleres aparecía 1 vehículo en funcionamiento, pero en realidad estaba fuera de servicio porque se había quemado.

 En Alumbrado y Electromecánica encontraron 2 camiones con hidroelevador con el equipo hidráulico roto, que se utilizan para traslado de personal.

 Otros 4 vehículos no funcionan. De los 8 camiones/camioneta con hidroelevador, sólo hay 3 unidades funcionaban como tales. También encontraron un tractor sin seguro y dos camiones con hidroelevador que circulaban sin la chapa patente correspondiente.

 De los 16 camiones, camiones volcadores, camionetas, retroescavadoras y tractores de Higiene Ambiental, 5 unidades estaban fuera de servicio para ser reparadas. Y otras 3 unidades eran usadas en otras áreas de la Municipalidad.

 En el caso del Cobem, de las 5 ambulancias que figuraban en el Sistema Informático de Talleres, sólo 3 unidades funcionaban como tales. Otra se utilizaba para asistir a personas en situación de calle y la quinta fue entregada a la Dirección de Obras de Asistencia Educativa (DOAE).

 En el área de Hidráulica, de los 20 camiones, camionetas, retroescavadoras y tractores, sólo encontraron 9 vehículos en funcionamiento: 3 camiones volcadores, 3 retroexcavadoras y 2 camionetas.

 En la Base Arizu (ubicada en el norte de la ciudad), de los 13 camiones, camionetas, retroescavadoras y tractores, funcionaban 6 vehículos: 1 camión volcador, 3 camionetas y 2 tractores.

 La situación del área de Mantenimiento Vial también era crítica. El 11 de diciembre de 2019, sólo funcionaban el 67% de los tractores, el 60% de los camiones regadores, el 40% de las retroescavadoras, el 40% de las camionetas, el 25% de los camiones volcadores. Y no funcionaba ninguna de las 8 motoniveladoras existentes, ninguno de los dos camiones, ni la única aplanadora del municipio.

El tren urbano que no fue
El tren urbano que no llegó a funcionar en la ciudad de Santa Fe ocupa un apartado especial en este informe. Entre 2011 y 2018 representó un gasto total de mantenimiento de $29.827.331. A los que se agregan gastos de obras por un total de $26.663.447 entre 2014 y 2015.

Actualmente, las unidades se encuentran en los galpones de la Estación Belgrano ubicados en Avellaneda al 4100.

 La idea de la actual administración municipal es subastar lo que queda del tren.

Fuente: Aire Digital

Te puede interesar