Ulises Bueno reveló que no soporta una de sus canciones más conocidas: “Le gusta a todo el mundo, pero a mí no”

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
Ulises Bueno es uno de los reyes del cuarteto, pero al parecer una de sus obras maestras no es totalmente de su agrado.
L43BBZA7VFF7BI6MPQNI2OELQ4

Ulises Bueno supo imponerse en el mundo del cuarteto con hits que hicieron bailar a toda la Argentina. Pero una de sus canciones más importantes, por no decir la número 1, no le cerraba del todo y hoy en día no termina de agradarle.
Falta cada vez menos para la vuelta de Ulises Bueno a los escenarios y en su paso por el programa “Los Mammones”, conducido por Jey Mammon, el cantante abrió su corazón y sorprendió a todos sus fanáticos.

En el momento en el que el conductor le propuso tocar  “Dale, vieja dale”, Ulises Bueno no le puso buena cara y reveló: “¿Sabés que es el tema que nunca quise hacer en mi vida? Cuando me lo ofrecieron dije ‘No, ese tema no es para mí. Désenlo a Los Caligaris o a Los Auténticos Decadentes, capaz que les queda mejor a ellos porque conmigo no va’. Yo canto otra cosa. Y el tema que más pegó fue ese, y lo tengo que cantar todos los días. Le gusta a todo el mundo, pero a mí no”.

A pesar de esta revelación, el cantante interpretó su hit y continuó con todo su repertorio. Pero en la entrevista hubo más momentos en los que el cordobés dio detalles sobre su vida.
Al hablar de su mamá, Ulises Bueno dijo: “Mi mamá es una persona muy especial. Ella perdió un 90 por ciento de ella cuando falleció mi hermano, se apagó muchísimo. Es como una lámpara de bajo consumo, que no alumbra igual que las normales. Fue difícil estar con mi vieja, constantemente confundiéndome con él. Me decía ‘che, Ro, escuchame’. Ella lo extraña mucho, está con fotos de él constantemente”.

Y no podía no hablar sobre la muerte de su hermano, el Potro Rodrigo:  “Cuando se murió él, yo arranqué al otro día con mi música. Él tenía que hacer Pasión de Sábado, fuimos a cumplir con lo que tenía pautado, estábamos todos llorando y yo no quería que nadie tocara su micrófono, así que empecé a cantar, para la mierda, yo tenía 14 años y cumplía 15 al otro día”, recordó.
“Mi vieja quería que toda la familia acompañara la carrera de mi hermano, así que nos la pasábamos viajando. Me tocó vivir su vida, recorrer otros caminos. Aprender a leer y a escribir fue complicado, me enseñaron amigos de mi hermano”, finalizó.

Te puede interesar