El Gobierno confía en la producción de la Sputnik V para sostener su plan de vacunación

CORONAVIRUS Por Eduardo MENEGAZZI
Pese al reconocido retraso en la entrega de las dosis que deberían llegar desde Corea del Sur y la India, el Ministerio de Salud continúa apostando al acuerdo prometido por Vladimir Putin
W2HQM5CR5ZFNRJ6XOJDZ2LXXKI

Hay contratiempos, promesas incumplidas, una fuerte demanda en todo el mundo y urgencias para acelerar la inmunización de la población argentina ante la pandemia de coronavirus. Pero, a pesar de todo, el Gobierno argentino confía en la producción de la vacuna rusa, la Sputnik V que fabrica el laboratorio Gamaleya, para sostener su plan de vacunación. Aunque haya un significativo retraso en la entrega de las dosis que se debían producir desde la India y Corea del Sur el Ministerio de Salud de la Nación, apuesta al acuerdo que se alcanzara con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Nuestro país ya debería tener 5,3 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V de acuerdo a los contratos firmados con los rusos pero hasta hoy apenas cuenta con un total de 820 mil vacunas de esa procedencia. Desde Moscú, el gobierno de Putin reconoció que el retraso es unilateral y se comprometió a aumentar la capacidad de producción “por la alta demanda”. En el último cargamento que arribó a Ezeiza, por caso, se había dicho que llegarían 600 mil dosis y finalmente fueron solamente 220 mil, más otras 20 mil dosis destinadas a Bolivia.


El Gobierno de Alberto Fernández también sigue las negociaciones con China para obtener 1 millón de dosis de Sinopharm, la vacuna que elabora el Grupo Farmaceútico Nacional Chino, organismo estatal del país asiático, lo más pronto posible. Sería parte de un lote de 30 millones de dosis, de las que 5 millones se iban a entregar antes de que termine febrero. También es incierto el panorama sobre el Mecanismo COVAX, un fondo firmado por 92 países que garantizaría la provisión de 2 mil millones de vacunas hacia el final de 2021, cifra que incluye un “mínimo de 1.300 millones de dosis” a distribuir entre los 92 países firmantes. Allí la prioridad es de las naciones más pobres del planeta, y en ese grupo no está incluida Argentina, que pensaba recibir 9 millones de dosis en el primer trimestre de 2021.


Con los otros posibles proveedores de vacunas para combatir el Covid-19 existen otras dificultades. Muy estancadas las conversaciones con Pfizer (estadounidense), la producción de Oxford-Astrazeneca tuvo demoras importantes en el proceso de entregas y eso provocó la protesta formal de los países que integran la Unión Europea.

Mientras el Gobierno continúa negociando con los chinos para obtener la vacuna de Sinopharm otros países de América del Sur, como Perú y Colombia, avanzaron para conseguirlas. El presidente de Perú, Francisco Sagasti, anunció este domingo en un mensaje a todo su país, que el 9 de febrero llegará a Lima el primer lote con un millón de dosis, de los 38 millones por los que suscribieron el contrato. Colombia es otro de los estados de la región que también intenta cerrar la primera compra. Desde Beijng informaron que la tasa de eficacia de esta vacuna llegaba al 79,34%.

Mientras tanto, otros países limítrofes como Brasil y Chile, cerraron un acuerdo para la adquisición de otra de las vacunas de origen chino, la Sinovac. Este jueves a Santiago arribó un avión de Latam concasi 2 millones de dosis, que se empezarán a aplicar el miércoles, según las autoridades de Salud trasandinas.

Luego de la autorización de emergencia que emanó de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología) el 23 de diciembre la Sputnik V había comenzado a aplicarse en primera instancia en la Argentina al personal de salud. Las primeras 300 mil dosis se trajeron en un vuelo especial de Aerolíneas Argentinas el jueves 24 de diciembre de 2020 y comenzaron a ser aplicadas el martes 29. El segundo avión llegó a Ezeiza el sábado 18 de enero con otras 300 mil dosis.

Después de un par de postergaciones por motivos operativos y de logística, este jueves 28 de enero se sumaron otras 220 mil dosis de la Sputnik V provenientes de Moscú. La incertidumbre reina en las oficinas gubernamentales porque todavía no saben cuándo llegarán más.

Fuente: Infobae

Te puede interesar