Con subas de hasta 30% en la matrícula, los colegios privados ya ofrecen planes de pago por la alta morosidad

ECONOMÍA Por Daniel Blanco Gómez*
A días del retorno a clases, muchas familias arrastran deudas de 2020 con las instituciones. Además, en el sector hay alerta por el cierre de maternales
GAUULKCCTVDOJKTW5MDQPMALFM

De cara al inicio del ciclo lectivo, que en la Ciudad de Buenos Aires será a partir del 17 de febrero, las matrículas de los colegios privados, tanto en el distrito que gobierna Horacio Rodríguez Larreta como en la provincia de Buenos Aires llegan con un aumento del 15 por ciento.

Es el caso de las instituciones con aporte estatal. Mientras que aquellas que no reciben subsidio, tendrán incrementos que alcanzan, en promedio, un 30% y que puede llegar en algunos casos hasta un 60 por ciento. En ese marco, desde la Asociación de Entidades Educativas Privadas Argentinas (Adeepra) alertaron por el cierre de maternales ante la caída total de la matrícula como consecuencia de la pandemia y el hecho de no ser una instancia obligatoria de la educación.

“Tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires, el incremento de la matrícula es de 15% por sobre los valores de 2020. No sé si todos aplicarán el total del aumento. Menos se puede aplicar, más no”, afirmó a Infobae el secretario general de la Adeepra, Perpetuo Lentijo.

 Remarcó que esos topes para aumentar las cuotas fueron fijados por las autoridades de ambos distritos, al tiempo que remarcó que “aquellos colegios que no tienen aporte estatal pueden aumentar más del 15% y se estima que en promedio lo harán en un 30%”.

Esta situación se da luego de que el año pasado se registrara una inflación del 36,1%, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). No hay que perder de vista que para este año los analistas proyectan una inflación de hasta el 50% pese a que el gobierno contempló en el Presupuesto una suba de precios para 2021 de 29 por ciento.

Argentina registró en enero nuevamente la segunda inflación más alta de América Latina después de Venezuela. Con una suba que rondó entre el 3,6 y el 3,8 por ciento el mes pasado, según las consultoras privadas, el índice de precios al consumidor (IPC) –que se conocerá oficialmente el jueves próximo– superó a la inflación sumada de un grupo de importantes países de la región.

Según Lentijo, tanto en Ciudad de Buenos Aires como en provincia hubo acuerdos para la actualización de los topes arancelarios según el aporte estatal que reciben las escuelas.

“Las escuelas sin aporte estatal tienen aumentos mayores porque tienen costos mayores al no recibir ayuda del Estado. En ese punto están más alineados con la inflación. La diferencia de aranceles en estos casos oscila entre 25% y 30 por ciento”, detalló.

Y remarcó que en el nivel inicial la crisis ha sido muy grave. “Se perdieron muchas matriculas al no ser educación obligatoria, los padres en muchos casos han decidido tenerlos en las casas con ellos. Las salas de tres años han perdido muchísima matrícula. En ese sentido, el maternal y las primeras secciones del nivel inicial fueron las más afectadas”, dijo.

Morosidad y financiamiento

Con respecto a la morosidad que registran los padres de muchos alumnos en un contexto recesivo agravado por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), el titular de Adeepra dijo a Infobae que las instituciones privadas no pudieron acceder a los programas Ahora 12 y Ahora 18 que relanzó el Gobierno y que la financiación la ofrece cada institución en acuerdo con los padres.

“No tenemos ningún plan del tipo Ahora 12 y Ahora 18. El Estado no nos permitió ingresar en esos planes. Pero por parte de las escuelas se generaron acuerdos con voluntad de pago. Se formalizan acuerdos para que los chicos no pierdan continuidad. Se ofrecen pago en cuotas pero son acuerdos entre padres y las instituciones”, destacó.

Cabe recordar que, afectados por la crisis económica que generaron los más de 200 días el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) en 2020, los colegios de gestión privada registran deudas en más del 60% de los alumnos debido a que muchas familias quedaron privadas de cumplir con el pago de las cuotas mensuales.

Así se desprende de un informe realizado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom) sobre un total de 184 instituciones de educación privada, en sus tres niveles de enseñanza (inicial, medio y superior), en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Mendoza, La Pampa, Neuquén y Río Negro.

El mismo arroja que podría haber una merma de más del 30% en las matriculaciones para este año como consecuencia de una segunda ola de la pandemia de Covid-19. Según el estudio, muchos colegios también se vieron imposibilitados de hacer frente a los salarios docentes.

Según el relevamiento, “las deudas promedio que mantienen los padres con los colegios están entre los $25.000 y los $120.000”, aunque aclara que “hay familias con tres o cuatro hijos, cuyas deudas superan los $200.000”.

En tanto, Norberto Baloira, secretario ejecutivo de la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (Coordiep), dijo que las escuelas están llevando adelante “una especie de Ahora 12 para que los padres se pongan al día con las deudas”.

En ese marco, Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market dijo a este medio que la situación de pago de matrícula escolar para el año 2021 se da bajo una circunstancia excepcional porque en el caso de los colegios privados hay una morosidad previa muy grande.

“Las administraciones están negociando la matriculación de nuevos alumnos con planes de pagos de la deuda 2020 ya que de no ser así sería imposible proseguir con la inscripción para el nuevo ciclo”, aseguró.

“La complicación más grande está dada en los jardines maternales donde la deuda de corta plazo no siguió acrecentándose en el medio de la cuarentena estricta porque muchos padres cuidaban a sus hijos en sus hogares y no tenía sentido continuar pagando la cuota”, agregó.

Y concluyó: “En este inicio de año hay una triple dificultad: que mucha deuda no se cobró, que se perdieron ingresos para sostener el salario de los empleados y gastos de mantenimiento del jardín y probablemente caiga el nivel de inscriptos, por lo cual no hay una escala suficiente para cubrir los costos de este tipo de establecimientos privados”.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar