Caso Maradona: cuánto cobró la psiquiatra por el certificado trucho

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
Un nuevo capítulo se sumó a la escandalosa muerte de Diego Maradona. La psiquiatra Agustina Cosachov habría firmado un documento falso, pedido por el entorno del Diez.
SWFYPQNNQFFNLC4VATBXD2TKSQ

La muerte de Maradona sigue dando tela para cortar. En esta oportunidad, el foco está puesto en la psiquiatra Agustina Cosachov, que habría firmado un certificado trucha, por pedido del neurocirujano Leopoldo Luque, a raíz de una supuesta orden de Matías Morla.
Raúl Kollmann dio a conocer en Página 12 parte de una conversación que tuvieron el médico Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz el 26 de octubre del año pasado. Entre ellos debatían una “internación domiciliaria con ambulancia de alta complejidad, enfermero 24 horas, médico clínico, toxicólogo y neurólogo”.

En un fragmento del audio, Luque le dice a Casachov: “Matías (Moria) quiere un certificado de que Diego está orientado en tiempo y espacio”. A eso, la psiquiatra respondió: “¿Orientado? Jaja”. Y el primero replicó: “Bueno, vos poné que cuando lo viste, lo viste bien”.

La psiquiatra firmó un certificado con fecha falsa -20 de octubre- en el que indicó: “Maradona se encuentra perfectamente orientado en tiempo y espacio”. La causa, que es investigada por el equipo de fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Irribarren, cordinados por John Broyard, probó que la profesional nunca estuvo en Campos de Roca.

De acuerdo con lo publicado por Kollmann, Cosachov facturó, por la atención psiquiátrica prestada y por el certificado médico que firmó, un total de 95 mil pesos. Existen otras frases obtenidas por los fiscales de los chats protagonizados por los tres médicos. Una de ellas, espeluznante: “O perdemos la matrícula y vamos en cana, o seremos semidioses”.

Seis días antes de la muerte de Maradona, los médicos ya no veían un buen futuro: “No para de dormir. Tiene un ronquido preocupante, es una respiración con ruido extraño”. Ese mismo día, Cosachov envió: “Che, banquen un cacho. No está pidiendo alcohol. Que se levante a desayunar cuatro medialunas no lo va a mejorar”.

Te puede interesar