Venta de dólares en bancos, en el nivel más bajo en 4 años: ¿cómo se dolarizan hoy los argentinos?

ECONOMÍA Por Claudio Zlotnik*
Las entidades bancarias venden una cantidad ínfima de billetes estadounidenses en relación a la demanda que había hasta hace unos pocos meses. Las razones
509969.jpg?6.3

¿Argentina año verde o simples distorsiones del mercado cambiario? ¿Se apagó la dolarización? ¿O, más bien, se trata de una pausa hasta el próximo despegue? Los análisis abundan, dentro y fuera del Gobierno, pero lo cierto es que la realidad es una sola. Y marca que febrero está a punto de terminar con la menor cantidad de dólares vendidos por los bancos en, por lo menos, los últimos cuatro años.

Los datos concretos: este mes cerrará con no más de 250.000 a 300.000 compradores, de acuerdo con los relevamientos parciales de los bancos, cuando restan pocos días para que termine febrero.

Se trata de la tercera parte de diciembre pasado (último dato oficial disponible), cuando hubo 851.000 compradores del cupo mensual de u$s200.

En el último mes del año, las compras de particulares sumaron u$s157 millones, mientras que durante febrero los bancos habrían vendido menos de u$s60 millones. Fuentes del sector privado arriesgan que habrían sido incluso menos de u$s55 millones a lo largo del mes.

Como sea, se trata de una cantidad ínfima en relación a las ventas que existían hasta hace unos pocos meses. En el medio, claro, "pasaron cosas".

Adiós al dólar solidario: esto eligen hoy los ahorristas

En julio y agosto del año pasado se llegó al récord de cuatro millones de compradores mensuales. De hecho, sólo un millón de personas lo hacían en el primer día hábil del mes. Ese panorama obligó al Banco Central a extremar los controles cambiarios: se impusieron restricciones para achicar el universo de potenciales compradores y, además, se añadió un adelanto del 35% en el impuesto a las Ganancias en cada operación. Ese porcentaje se le sumó al 20% que ya existía del denominado "Impuesto PAIS".

A medida que pasaron los meses, la potencia del dólar "ahorro" perdió vigor. Hasta quedar limitado a menos de la cuarta parte de lo que supo ser, al calor de la disparada del dólar "blue" y de la brecha cambiaria.

Bancos privados adelantaron a iProfesional que las ventas de dólar "ahorro" ya cayeron 20% durante enero (respecto de diciembre, algo que deberá confirmar el informe oficial del Banco Central en los próximos días), pero que se trata de una cantidad ínfima en relación a las ventas que existían hasta hace unos pocos meses.

¿Por qué? Básicamente, porque el denominado "dólar ahorro" o "solidario" ya vale más que el "blue".

Según la cotización del martes, el "dólar ahorro" alcanzó los $155,50 contra "apenas" $147 del "paralelo". Y, acaso más relevante, la cotización del dólar MEP, que compite directamente con el "solidario" por tratarse de un mercado en "blanco", se redujo a $139.

Es decir, hoy en día un ahorrista con sus fondos en el banco puede comprar billetes verdes a $139, por debajo de los $155,50 del "solidario". Y sin ningún cupo, ya que se trata de un mercado entre operadores "privados", donde no se ponen en juego las reservas del Banco Central.

Por eso mismo, desde algunos bancos privados señalaron a iProfesional que la gran mayoría de los compradores de dólares "ahorro" lo hicieron durante las primeras jornadas del mes, donde no era tan profunda esta distancia en las cotizaciones. "Hay clientes que prefieren pagar unos pesos de más y hacer la compra directa por el home banking. No están familiarizados con el mercado MEP", comenta un directivo a iProfesional.

Lo cierto es que las compras de dólares en los bancos se ubicaron en el menor nivel en los últimos años.

No existía una cantidad de compradores tan baja desde el primer trimestre del año pasado -alrededor de medio millón mensuales- por la sencilla razón de que en los meses anteriores (época preelectoral) hubo compras récord. En aquel momento, el cepo permitía comprar un máximo de u$s10.000 mensuales, con lo cual gran cantidad de ahorristas se quedó sin resto para seguir dolarizándose.

En conclusión: desde que existe este segundo "cepo" -desde 2019- nunca hubo tan pocos compradores de billetes verdes.

Y de acuerdo a la estadística oficial habría que remontarse a los primeros meses del gobierno de Mauricio Macri para encontrar tan "pocos" interesados.

Un febrero muy especial

En cierta forma, este segundo mes del año terminó resultando mejor de lo esperado. Contra las expectativas de una posible suba del dólar "paralelo", que hasta hace algunas semanas circulaba en la City porteña, ante una caída en la demanda de pesos típica de febrero, lo cierto es que se dio al revés.

Lo primero que quedó en evidencia fue que el Banco Central, contra todo lo esperado, pudo comprar dólares. 

Hasta el miércoles de la semana pasada, el BCRA había adquirido u$s456 millones, de acuerdo a la información oficial.

Fuentes del mercado, no obstante, ubican el monto de las compras en por lo menos u$s550 millones.

Hay algo cierto: esas compras se dieron en un contexto financiero más tranquilo, con bajas en las cotizaciones de los dólares "libres", y una abundante liquidación de divisas por parte de las cerealeras, en un contexto de apuntalamiento en los precios de los commodities, en especial de la soja, cuya tonelada vale alrededor de u$s500.

La brecha cambiaria -que había superado el 100% en octubre-noviembre del año pasado- se sitúa ahora en el 55%. Algo más tolerable, incluso en vista a la negociación con el Fondo Monetario.

Existe un lado oscuro de este escenario. Y tiene que ver con que el BCRA no logra apropiarse de los dólares que compra en el mercado. Así como entran, salen. No se acumulan en las reservas.

Los números oficiales indican que, en lo que va del mes, las reservas caen en u$s117 millones. Una porción es producto de los pagos de deuda a organismos, por un total de u$s348 millones en el mes.

"Las reservas van a crecer", afirma un miembro del equipo económico a iProfesional. Asegura que la merma tuvo que ver casi exclusivamente con los pagos por vencimientos con organismos. Pero deja en claro que existe una clara regulación de las reservas: en función de los ingresos se van liberalizando dólares a los importadores, sobre todo para la compra de productos e insumos claves para alimentar la reactivación de la economía.

En el propio Banco Central admiten que los números en este inicio de año vienen mejor a lo esperado: "Después de un fin de año muy bueno pensamos que ajustaba en enero y también fue muy bueno. Febrero también viene mejor de lo que pensábamos. Hay buena liquidación de cereales y también del resto", concluye un funcionario de la autoridad monetaria a iProfesional.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar