“Con Messi la química no fue la deseada”: las revelaciones del ex ayudante de Quique Setién sobre la mala relación con los jugadores del Barcelona

“Con Messi la química no fue la deseada”: las revelaciones del ex ayudante de Quique Setién sobre la mala relación con los jugadores del Barcelona

Públicamente, el caso explotó en un empate 2-2 ante el Celta. En una detención para tomar agua, las cámaras captaron el momento en el que Lionel Messi y Eder Sarabia dejaban en claro el mal ambiente que había puertas adentro del vestuario del Barcelona. Las informaciones hablaban, para entonces, de una grieta entre algunos jugadores y el asistente técnico de Quique Setién.

A casi un año de esos conflictos, y tras la dolorosa salida del banco de suplentes tras el humillante 2-8 ante Bayern Múnich en la Champions League, Sarabia volvió a tocar el tema de su vínculo con la Pulga: “Ser Leo Messi es dificilísimo. Eres el mejor jugador de todos los tiempos. Eres conocidísimo. No puedes salir a la calle. Te cierras en tu grupo de amigos y familiares. No tienes otro tipo de relaciones, ni puedes contrastar opiniones con otros. Todo eso produce un cansancio y desgaste mental. Por eso se quiso ir”. 

Sarabia dio una entrevista en el marco de su nueva tarea como entrenador principal en el Andorra FC que milita en la Segunda División B de España. “Nosotros no fuimos capaces de tocar las teclas para sacar lo mejor de él. La química no fue la deseada. No encontramos al mejor Messi en el estado anímico. Él debe estar más limpio para desarrollar su fútbol. Al principio tuve buenísimas conversaciones futbolísticas con él. Es un ganador, solo hay que hablarle de fútbol, darle dos o tres mensajes para ganar. Lo demás lo tiene”, reconoció en una entrevista con el diario El País.

 "La química no fue la deseada. No encontramos al mejor Messi en el estado anímico", aseguró Sarabia (Foto: Reuters)

Sarabia tiene 40 años y ya había destacado en su función de asistente durante la estadía en el Betis junto con Setién. Sin embargo, sus métodos generaron fricciones en el Barcelona y rápidamente se convirtió en una especia de culpable principal del mal momento del equipo. A la distancia de lo ocurrido en Vigo contra el Celta que expuso el conflicto mediáticamente, Sarbia reconoció que “son circunstancias que pasan con los jugadores, hablas en caliente”. Además, fue contundente para definir lo ocurrido ante el Munich en Champions: ”No era un equipo preparado para afrontar retos importantes”.

Sin embargo, dejó en claro que está trabajando con un coach para intentar contener sus efusivos modos que, al fin y al cabo, fueron uno de los detonantes de su relación con una parte del plantel Blaugrana. “No es malo que se me vea como un apasionado del fútbol, pero no me gusta que se me demonice. Tengo que cambiar detalles”, aceptó. Y disparó contra la directiva de Josep Maria Bartomeu: “Cuando llegas y ves cosas a nivel de funcionamiento que no están bien, es normal que te decepciones. Por algo está pasando en el club todo lo que está pasando y los cambios que se preparan. No lo dije yo solo. Lo han dicho Piqué, Messi…”.

 No es la primera vez que el entrenador toca este tema. Días después de confirmarse su salida de la entidad Culé le brindó una nota al diario de Madrid Marca para explicar cómo habían quedado las cosas con los referentes: “Con Leo no he hablado, pero sí con algunos otros. Hace poco hablaba con uno de los utileros, por ejemplo. Y este pasado miércoles también me mandé mensajes con algún jugador porque hicieron un buen partido con el Ferencvaros. En el Barça estábamos con jugadores que lo han ganado todo y han sido los mejores del mundo. Y, desde un perfil más bajo y con humildad, quisimos aportar todo lo que sabíamos, nuestro trabajo y nuestros conocimientos”, aseguró por entonces.

Sin embargo, el tema de su mala relación con algunos líderes del vestuario lo persigue y volvió a ser eje central durante su presentación formal en el Andorra, equipo del que es propietario Gerard Piqué: “Que una persona como Gerard, que ha estado en ese vestuario, sea uno de los que me elige para dirigir esto acalla algunos rumores de cosas que se pudieron malinterpretar. Hay momentos en los partidos en los que hay tensión, no vamos a negar que en el vestuario se discute. En aquel famoso tiempo intermedio en Vigo pasó lo que pasó, pero son cosas que no van a ningún lado, que se entienden como parte de nuestro trabajo y de lo que pasa con la exigencia máxima”.

Lo ocurrido en Vigo y los rumores de mala relación que siempre rodearon al vestuario llegaron hasta las diferentes conferencias de prensa de Setién, quien tras lo ocurrido en Vigo entre Messi y Sarabia aclaró: “Siempre hay controversias, como en la vida, y es normal que haya diferencias. Yo tampoco era un jugador fácil. Lo que tenemos que tratar es de convencer a todos de la idea común”.

No es un detalle menor que antes del desplante de Messi a Eder se había conocido un video del banco de suplentes durante la derrota 2-0 en el clásico contra Real Madrid. Allí se podía ver a Sarabia criticando a distintos futbolistas por su mal rendimiento.

 Fuente: Infobae


Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar