Mauricio Macri dijo que el país "está sin conducción" y advirtió: "Si no hay cambios, vamos a terminar mal"

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
El ex Presidente brindó una entrevista donde habló de su paso por el Gobierno, del actual mandatario y de su vice. Además, sembró la duda su futuro
514161.jpg?7.0.0

El ex presidente Mauricio Macri reapareció en una entrevista por televisión -su primera visita a un canal desde 2019- a menos de una semana de haber presentado su libro Primer Tiempo.

Entre otras declaraciones, el ex Presidente fue muy duro con el Gobierno, al sostener que "está sin rumbo y sin conducción" y considerar de manera tajante: "Si no hay cambios, vamos a terminar mal todos los argentinos".

"El kirchnerismo ha vuelto con una autocracia que no es chiste. Estamos en una batalla muy dura de república versus populismo. Ella, (por Cristina Kirchner) está intentando ver cuál es el límite al que puede llegar. Cuando ella dijo un nuevo orden social en la presentación de su libro, hablaba de esto: alterar las libertades y las reglas del juego. La democracia está en peligro", sostuvo Macri.

El ex mandatario afirmó que "el Gobierno ya está en crisis", al analizar la situación sanitaria, la economía y el contexto político. Insistió en que "no hay rumbo ni conducción" y agregó que "la crisis siempre se va agravando".

"Lo único que puede suceder es que las cosas estén peor", estimó. Y luego lanzó una advertencia: "Si el Gobierno no encuentra el rumbo, vamos a terminar mal todos los argentinos".

"Argentina tiene severos problemas para enfrentar una transformación. Muchos tienen miedo de abrirse al mundo. Lo único que lograron es que sea una fábrica permanente de generar nuevos pobres. Éste es el último gobierno populista que va a tener la Argentina". apuntó, entrevistado en LN+.

"Argentina está sin rumbo y por eso no hay destino. Cada día estamos peor", reiteró.

Macri admitió como "un fracaso" su derrota electoral en 2019. "Le entregué el mando a un gobierno populista. Otra vuelta atrás es una frustración. Pero a veces pienso que hay que dar dos pasos para adelante y otro para atrás para volver a salir con fuerza", interpretó.

"La grieta son valores, no personas", dijo cuando lo compararon con Cristina Kirchner y apuntó a sus diferencias de criterio ante la liberación de presos. "¿Cómo soltamos delincuentes que matan a argentinos honestos? ¿Cómo se puede dialogar con alguien que piensa que hay que soltar delincuentes?", lanzó para rematar: "El Instituto Patria es la grieta".

"El kirchnerismo ha secuestrado al peronismo hace 20 años, que vinieron con la intención de romper el sistema", dijo el ex Presidente y luego aclaró una frase de su libro, donde escribió que la vicepresidenta "no está bien".

El ex mandatario explicó que lo que quiso describir con esas palabras era que Cristina es una persona que "no tiene contacto con la realidad" y agregó: "Ella genera su verdad y después la repite con fuerza y liderazgo que luego genera que mucha gente le crea y la siga. Tal como ocurre con el lawfare", explicó.

Macri señaló no temer que la avanzada judicial en su contra, que fomentan distintos referentes kirchnerismo, lo vaya a llevar a la cárcel. Para él, las causas "son inventos".

"Me inventaron más de 200 causas. No surgen de licitaciones tramposas, son todas denuncias por militancia de ellos", puntualizó. Sin embargo, sostuvo: "Tengo clarísimo que Cristina me quiere preso, pero estoy muy tranquilo".

En ese sentido, declaró: "La verdad que podemos hablar de los errores que cometimos en economía, pero este gobierno no tuvo problemas de transparencia. Por ejemplo, en las rutas había 15 ó 20 ofertas en las licitaciones, antes sólo la manejaba Lázaro Báez".

Sobre su derrota electoral, el expresidente también reflexionó: "¿Qué pude haber hecho para evitar que volvamos atrás? Me doy vuelta y trato de explicar que esto iba a suceder". Fue la primera respuesta que dio en su paso por el programa de Luis Majul.

"Una de las críticas que me hago es que no hice eje en la herencia que recibí, puse mi fuerza en otra cuestión", expresó Macri, que no hablaba en televisión desde que fuera candidato en 2019.

Cuando le preguntaron si será candidato en las elecciones legislativas del 2021 su respuesta fue concreta: "No". Pero prefirió eludir la respuesta sobre el escenario de cara a las presidenciales del 2023.

También se tomó unos segundos para elogiar a Miguel Ángel Pichetto, su ex compañero de fórmula. Lo destacó como un "patriota". Le consultaron además por el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, y le recordaron cuando lo abrazó y halagó: "¿Tanto? No lo recuerdo", respondió.

En otro pasaje de la entrevista, Macri catalogó a los Moyano como extorsionadores: "La extorsión es una práctica habitual de ellos, en especial de Pablo Moyano. Realmente es una de las causantes por la cual el país no puede salir adelante".

Sobre el actual Gobierno reiteró que "Cristina es quien manda", pero afirmó que "lo grave es que Argentina está sin rumbo ni conducción". Y ejemplificó: "No hay política exterior, tampoco política económica, ni un mensaje claro de lo que quiere el Gobierno".

Dijo además que el país está aislado del mundo: "Si nosotros estuviéramos, hoy tendríamos igual o más vacunas que Chile".

El zoom y el consejo de sus hijas

En las últimas horas una foto del ex mandatario en el marco de una nueva reunión virtual entre los referentes de su espacio político, se viralizó en las redes sociales y causó polémica interna.

La imagen del expresidente con cara de dormido y conectado desde su habitación, con Juliana Awada de fondo, trascendió de la reunión quincenal que mantuvieron los referentes de la oposición, entre los que estaban, además del ex mandatario, Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau, Mario Negri y Alfredo Cornejo, entre otros.

Macri explicó por qué se conectó desde su habitación. "Mis hijas me dijeron que haga multitasking. Entonces yo hace más de treinta años tomé la costumbre de hacer gimnasia temprano a la mañana. Cuando tengo el Zoom, vuelvo de gimnasia y mientras lo hago, me voy vistiendo y preparando para la segunda actividad". "Yo estaba en mi cuarto vistiéndome", describió.

Alberto Fernández aprovechó justamente esa situación para apuntar contra Macri durante el acto en el que asumió la presidencia del PJ: "Vacunamos a los argentinos mientras otros hacen Zoom en la cama".

El expresidente no dudó en responderle: "Lamentablemente no vacuna, porque si estuviésemos vacunando en la medida que vacuna Chile, estaríamos más tranquilos".

"Entramos en una cuarentena eterna equivocada, llenamos a la gente de miedo y ni siquiera nos adelantamos para comprar las vacunas suficientes. Nadie sabe por qué no compramos la Pfizer. Encima, hicimos algo terrible: utilizar las dosis para vacunar a sus amigos y otros poderosos del gobierno", arremetió.

De Pichetto a Sergio Massa

Por momentos, a Macri se lo vio interesado en analizar al peronismo y a recordar su relación con esa fuerza mientras fue presidente, a lo que le dedica extenso espacio en su libro.

En ese sentido, destacó a su ex compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, a quien catalogó como "un patriota", porque "realmente apostó a lo que pensaba que era lo mejor para el futuro de los argentinos", además de animarse "a enfrentar a esta facción kirchnerista que tiene secuestrado al peronismo".

Por otro lado, sostuvo que el "posible acuerdo" que planteó durante su Gobierno con el peronismo fue un "espejismo", porque un sector de esa fuerza, "con (Sergio) Massa a la cabeza", hizo creer que "podía existir un acuerdo, cuando era claro que no".

"Ellos seguían siendo dominados por la sección kirchnerista", dijo, pero hizo una salvedad: "Juan Schiaretti es el único que se mantuvo aparte de todos los demás, que en el discurso decían que querían acordar con políticas de integración, pero que cuando llegó el momento de la verdad, se alinearon con el kirchnerismo, avalando todas las leyes que van rumbo a debilitar el sistema institucional".

La familia Macri

"Las familias son complejas. Mi padre era tan capaz como complejo en las relaciones familiares", describió Mauricio a su padre, Franco, quien falleció el 2 de marzo de 2019 -fecha que requirió una errata en la edición del libro, subsanada en la segunda edición-.

A Macri le preguntaron si su padre había recibido coimas durante el kirchnerismo. "No puedo dar fe, porque yo no trabajaba con él y nunca me contó", respondió, algo incómodo.

Sin embargo, rápidamente se encargó de aclarar que el fallecido empresario formó parte de un "sistema coercitivo" que obligó al sector de la construcción a "aceptar las reglas del juego o a cerrar sus empresas".

"Deberían haberse reunido y denunciar el sistema, pero no se animaron. Soy crítico de que no hayan denunciado las irregularidades, pero hay que diferenciar entre la asociación ilícita, que la componen quienes impusieron las reglas, y entre quienes solo fueron parte de un cohecho por aceptar las reglas", destacó.

Además, se encargó de aclarar que su hermano Mariano "inició una causa contra el periodista (Santiago O'Donnell) que escribió el libro ("Hermano")", porque "no avala muchas de las cosas que están escritas".

La última semana, Mariano desmintió ante la Justicia las acusaciones que aparecieron como de su autoría en el libro que apunta contra sus hermanos, Mauricio y Gianfranco, por la causa judicial de los parques eólicos.

La "victimización" de Cristóbal López

La última semana, la jueza federal María Servini citó a indagatoria al ex asesor judicial de Mauricio Macri, Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, en la causa que investiga supuestas presiones del gobierno de Cambiemos sobre los accionistas del Grupo Indalo.

El caso se inició en 2019 con una denuncia de Fabián De Sousa, el socio de Cristóbal López en Indalo, quien acusó a la llamada "mesa judicial" del macrismo por presionarlos a modificar la línea editorial de sus medios periodísticos y luego para vender sus empresas.

En ese sentido, Macri aclaró que "jamás existió esa mesa judicial en los términos que ellos (sector del kirchnerismo) dicen" y agregó que "Pepín" ni siquiera participaba de esa mesa judicial, sino que fue citado por "la victimización de Cristóbal López".

"Ahora Cristóbal López es la víctima de que el Estado, a partir de la AFIP, un organismo que funcionaba de manera totalmente independiente, decidió que había un señor que se había robado mil millones de dólares de ese momento, unos 150 mil millones de pesos de hoy, en impuestos que tenía que recaudar por cuenta y orden del estado", expresó en tono irónico el ex presidente.

Y arremetió: "No había evadido sus impuestos, sino que se había quedado con los impuestos del combustible para jugar al monopolio y comprar C5N y la Salamandra".

 

 

Con información de www.iprofesional.com

Te puede interesar