Ulises Bueno contó el drama familiar que vivió cuando murió Rodrigo: “Pensamos en quitarnos la vida”

ESPECTÁCULO 29 de marzo de 2021 Por Julia VOSCO
Reveló la dura situación que afrontó cuando era adolescente y cómo ese dolor fue el desencadenante de sus adicciones.
f500x333-51530_75333_8

Cuando murió Rodrigo en un accidente automovilístico en la autopista que va de La Plata a Buenos Aires, la noticia copó los medios de comunicación y decenas de programas se centraron en cada detalle de la vida del artista. Hoy, a más de 21 años del hecho, su hermano Ulises Bueno reconoce que esa exposición a la que fue sometida su familia estuvo cerca de desencadenar otra tragedia.

“Nos encerramos todos en la habitación del hotel donde estábamos porque la prensa había invadido nuestras vidas de una forma terrible que no sabíamos cómo seguir adelante y nos propusimos quitarnos la vida”, contó como invitado a Almorzando con Mirtha Legrand (eltrece).

Pese a tener apenas 15 años en aquel entonces, la opinión de Ulises terminó siendo fundamental para que su entorno apostara a la vida. “Mi mamá fue la que propone ‘¿qué hacemos?, ¿cómo seguimos?’ Para ninguna madre es fácil perder un hijo, menos cuando es una figura pública. Yo, por miedo, no me quería morir y dije ‘pongamos el pecho’”, aseguró en diálogo con Juana Viale.

Y añadió: “Para nosotros no era Rodrigo el artista, era mi hermano, era el hijo de mi mamá, era su magia en la casa; no era el Potro, el que llenaba estadios”

Para intentar tapar ese dolor por la partida de un ser querido, el cantante reconoce que empezó a consumir drogas: “Comencé con el problema de adicciones a los 19 años. Yo estaba muy mimado y cuidado por mi hermano Rodrigo y su entorno. Pero en el ambiente de la noche ves cosas raras y veía a mucha gente desenfocada de su lugar. No me atraía, hasta que una noche mi mamá me dijo unas cosas que no me cayeron bien, me fui de mi casa y me emborraché”.

“Una persona me dijo ‘no podés volver así a tu casa’. Y bueno... así empezó. Estuve mucho tiempo consumiendo y eso me hacía sentir poderoso, me refugiaba en eso para sacar coraje ante la vida. Después se volvió una enfermedad muy peligrosa e incontrolable porque ya consumía todos los días y sin eso no me levantaba de la cama. Me desgastaba físicamente tanto que pasaba entre tres y cuatro días sin comer y pesaba 66 kilos”, agregó.

En ese sentido, el músico reconoce que todavía se encuentra luchando para que las adicciones no se involucren con su vida: “Fui padre y no tuve el coraje. Estaba muy involucrado con el consumo, no me sentía como padre. Vengo luchando con el tratamiento desde el inicio de mi adicción. Me empiezo a rehabilitar para poder disfrutar de mi hija”.

Ulises reconoció algunas de las secuelas que le quedaron de sus adicciones: “Yo sabía los síntomas y me hice estudios de curioso. Quería saber cómo estaba mi cerebro y salieron algunas manchas que eran peligrosas para mi corta edad. La droga me consumió partes óseas del cráneo y ya estaba corriendo un riesgo importante de vida”.

Te puede interesar