Andrea Ojeda, la goleadora que desafía los números de Boca y sueña con la Libertadores

DEPORTES Por Omar EDEN
La emblemática delantera de las Gladiadoras conquistó 23 títulos y lleva más de 450 goles en el Xeneize.
WBHK6M5X7ZG3TMYKLK26YSMQJM

Andrea Ojeda era muy pequeña cuando conoció su gran pasión. Tenía apenas cinco años cuando empezó a jugar al fútbol junto a sus amiguitos de Glew, en un terreno ubicado junto a su casa. Por aquel entonces no era habitual ver a una chica patear una pelota, y se lo hacían sentir. Sin embargo, esas voces no lograron apagar el amor que sentía (y siente) por este deporte. Entonces, sin dudarlo, decidió seguir sus convicciones para hacer historia, su historia, nada menos que en Boca: con más de 450 goles, es la máxima artillera de todos los tiempos del club, muy por encima incluso de Martín Palermo (236).

“En mis años era raro que una chica jugara al fútbol, pero a mí me gustaba. Más allá de que a veces me decían cosas, yo optaba por jugar. Tenía a mi hermano y a mis amiguitos que me acompañaban. Ellos me decían: ‘no los escuches y jugá’”, recuerda casi 30 años después la emblemática jugadora de las Gladiadoras, el equipo femenino de fútbol de Boca. En una entrevista con Toda Pasión, Ojeda detalla: “Hacía caso a lo que sentía y no a lo que me decían los que pasaban por ahí. En ese momento, mis amigos ‘miraban mal’ a los que me decían cosas y entonces se iban”.

Su familia siempre la apoyó. Fue su padre quien la llevó a probarse al conjunto de la Ribera cuando tenía 12 años. “Fui, pero era muy joven. El entrenador (Raúl Rodríguez Seoane) pidió que volviera en dos años. Ahí me fui a jugar a Temperley, pero tenía que hacerlo con el documento de otra chica porque recién se podía competir a partir de los 14″, cuenta entre risas Ojeda. “El día que jugué contra Boca, el DT me vio y se dio cuenta de que era yo. A los 14 me invitó a formar parte del equipo”, admite.

A partir de ese momento su carrera en el fútbol tuvo un despegue. Una explosión. “Se fueron dando situaciones que jamás imaginé que en algún momento iba a vivir, como jugar profesionalmente en Boca o en la Selección argentina”, asegura Andrea, que a lo largo del tiempo fue cambiando de posición. “A veces se desarmaba el equipo y yo pasaba a jugar de doble 5 o por izquierda. Pero la posición en la que me siento más cómoda es de 9″, explica.

Estadísticamente, incluso, es una jugadora extraordinaria. En la historia de Boca nadie hizo tantos goles como ella, aunque por el momento no se sabe de manera exacta cuántos fueron: son más de 450 y menos de 500 tantos, según la información recolectada por los historiadores Sebastián Martincic, Sergio Lodise y Guillermo Schoua, que aclaran que aún hay datos por compulsar o conseguir y creen que, en algún momento, tendrán la cifra definitiva.

A sus 36 años, también cuenta con 23 títulos ganados. El más reciente fue en enero de este año, cuando Boca se quedó con el primer título profesional en la historia del fútbol femenino en la Argentina, luego de golear por 7 a 0 en la final a River. En ese duelo Andrea Ojeda aportó dos goles.

Te puede interesar