Muestra permanente de la unidad: hoy, Todos somos Soria

OPINIÓN 30 de marzo de 2021 Por Gabriela Pepe*
El Gobierno volvió a esmerarse por mostrarse unido. Las tres patas del FdT dieron el presente en la asunción del rionegrino. El mensaje de Fernández a Losardo.
20210329052959797a8baf4f2a815c76df65943a590e6c

Dos días después de que la Cámara de Diputados le aceptara la renuncia a su banca y a más de veinte de que corrieran los primeros indicios de la salida de su antecesora, Martín Soria asumió finalmente como ministro de Justicia. Lo hizo en un acto que, con presencias destacadas, buscó desmarcar al flamante funcionario del mote de ultrakirchnerista que le endilgó la oposición desde que se conoció su designación y, sobre todo, dar una clara señal de que el rionegrino cuenta con el respaldo de “los tres pilares” del Frente de Todos: el albertismo, el cristinismo y Sergio Massa.

Al mismo tiempo, fue una muestra más de la coalición gobernante por mostrarse unida, toda vez que se trata de una de las fortalezas que depositó al peronismo en la Casa Rosada. En este caso, luego de los idas y vueltas que durante los últimos días se generaron alrededor de la renegociación de la deuda externa, cuando la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que la Argentina no está en condiciones de pagarla, mientras el ministro de Economía Martín Guzmán se encontraba en EEUU reunido con el FMI. “No podemos pagar la deuda, no tenemos la plata”, dijo la expresidenta durante la apertura de un Espacio de la Memoria el 24 de marzo, lo que obligó al presidente Alberto Fernández a desmentir contradicciones con su vice y reconocer apenas que "a lo sumo hay un modo diferente de decir las cosas". 

En ese marco, la jura de Soria se celebró este lunes en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, donde el flamante ministro ingresó acompañado por el mandatario y sus colaboradores más estrechos, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la vicejefa, Cecilia Todesca, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. En el Salón ya estaban ubicados referentes de todos los sectores de la coalición de Gobierno. La presencia de dirigentes cercanos a CFK fue nutrida y parte de una decisión política que tuvo como objetivo mostrar un claro respaldo al ministro, que juró en reemplazo de la renunciante Marcela Losardo.

Justamente, la ex socia de Fernández había sido una de las apuntadas por la vicepresidenta en su carta que apostrofó a los "funcionarios que no funcionan", mensaje que retomó en diciembre en el Estadio Único de La Plata. Como contó Letra P, Losardo le había hecho saber al Presidente en aquellos días que quería dar un paso al costado, incómoda con el tono más confrontativo que le exigían en las cuestiones judiciales, y sobre el final del año en Balcarce 50 ya habían empezado a buscar posibles nombres para el reemplazo.

En un intento por dar volumen a esa muestra de unidad y respaldo, entre los asistentes a la jura de Soria estuvieron también los senadores Oscar Parrilli, Mariano Recalde y Martín Doñate; el secretario de Justicia, Juan Martín Mena, y el secretario de Energía, Darío Martínez. Parrilli es presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado mientras que Doñate encabeza la Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal. Recalde es miembro del Consejo de la Magistratura. Martínez y Soria son amigos. Con Doñate arrastran viejas cuitas partidarias en el peronismo rionegrino.

En tanto, también hubo presencia de los ministros más cercanos al Presidente, como Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Nicolás Trotta (Educación) y Claudio Moroni (Trabajo), del neutral Agustín Rossi (Defensa) y también marcó su asistencia el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Consultados por Letra P, fuentes del Ministerio de Justicia aclararon que, más allá de la formalidad, las presencias de Doñate y Parrilli también tienen relación con cuestiones territoriales. Doñate es el referente de La Cámpora en Río Negro, mientras que Parrilli, oriundo de Neuquén, es el “histórico armador" de la Patagonia norte. “No obstante esas presencias, Soria tiene el respaldo de los tres pilares de la coalición. Se lo dejaron bien claro”, apuntaron en el entorno del rionegrino.

“Bienvenido, Martín. Es una alegría que estés con nosotros. Quiero agradecerle a Marcela, que ha hecho un trabajo que exactamente tuvo que ver con lo que yo le pedí”, dijo el Presidente al tomarle juramento al flamante ministro, en un gesto hacia Losardo, amiga personal de Fernández cuya salida además había generado ruido en la Casa Rosada, por la forma en la que fue anunciada, en una entrevista televisiva.

Soria y Losardo hablaron por teléfono hace varios días, cuando el Presidente anunció que el rionegrino asumiría en Justicia. Desde entonces, el equipo del flamante ministro empezó a llevar adelante la transición con su antecesora. Por ahora, se descartan grandes cambios en la estructura del Ministerio.

Según pudo saber este portal, Soria buscará “dinamizar” el Ministerio, dotarlo de volumen de trabajo, ordenarlo políticamente y trabajar en los proyectos de ley que hay pendientes en el Congreso, como la reforma judicial y la ley de Ministerio Público, aprobadas por el Senado pero trabadas en Diputados.

Con 45 años, Soria fue intendente de la ciudad rionegrina de General Roca entre 2011 y 2019, y candidato a gobernador de su provincia en 2019. Desde diciembre de ese año, como diputado nacional integraba las comisiones de Justicia, Legislación Penal y Juicio Político y Justicia y además, formaba parte de la Bicameral de Implementación del Código Procesal Penal Federal. 

Abogado recibido en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 2004, comenzó a trabajar en la Justicia Nacional en lo Criminal y Correccional Federal en 1996 y en 2004 fue designado como Relator en la Cámara Federal de Apelaciones de Rio Negro.

 

 

* Para www.letrap.com.ar

Te puede interesar