Conmoción en el motociclismo nacional: murió arrollado Alberto “Wey” Zapata, el campeón argentino de enduro

DEPORTES Por Omar EDEN
El piloto sanjuanino, de 23 años, cayó de su moto y fue embestido por otros dos competidores. En noviembre había sufrido un accidente de tránsito en el que perdió un brazo.
2Y55R7LUOFD3VISGP3FBAPLJ3M

Conmoción en el motociclismo argentino por la muerte de Alberto “Wey” Zapata, tan sólo cuatro meses después de sufrir un fuerte accidente de tránsito que casi le cuesta la vida, en el que había perdido un brazo. El piloto argentino falleció el domingo durante una competencia de enduro que se disputó en San Agustín, Córdoba.

Zapata cayó de su moto durante la segunda fecha del MX de Córdoba y fue embestido por otros dos competidores que no lograron esquivarlo. Fue trasladado a un hospital, herido de gravedad, donde no pudieron salvarle la vida.

El trágico accidente quedó registrado en un video. El piloto argentino había sufrido un accidente de auto, en noviembre, por el que debieron amputarle el brazo izquierdo, pero con mucha fortaleza logró salir adelante y volver a hacer eso que tanto amaba: volver a subirse a una moto.

El 15 de marzo, cuatro meses después del choque, se presentó en la primera fecha del Campeonato MX Patagónico Sur en Rada Tally, Chubut, y se quedó con la victoria.

La semana pasada estuvo junto a Daniel Scioli, en un encuentro que le sirvió para compartir experiencias y también como ayuda para entender que podría salir adelante tras el grave accidente que había sufrido.

El “Wey” había recibido la feliz noticia de que iba a ser apadrinado en sus carreras por el club Atlético Boca Juniors.

El Wey Zapata volcó en la ruta 40 con su Chevrolet Corsa Classic y estuvo internado una semana. Durante el primer tramo de la internación no sabía que le habían amputado el brazo, pero, según contó en una entrevista con Canal 13 de San Juan, enfermeros y familiares se lo daban a entender. Fue su madre quien le comunicó qué había pasado.

“Sinceramente no me lo decían pero me lo daban a entender. Cuando estaba en el hospital yo lo sentía la brazo entonces yo decía ‘¿Tendré el brazo?’, hasta que fue mi mamá la que me dijo: ‘no, no lo tenés al brazo, desde un primer momento te lo amputaron’”, rememoró el protagonista de esta historia de superación.

Te puede interesar