La Corte Suprema inició el tratamiento del amparo por las clases presenciales y pretende resolver antes del fin de semana

POLÍTICA 19 de abril de 2021 Por Román Lejtman*
El presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, decidió correr traslado al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, para que responda a la presentación del gobierno porteño contra la decisión de Alberto Fernández de suspender por 15 días el ingreso a las aulas en el AMBA
IDO4UA2CZNFPTBG73HRA2U3RVI

Tras una intensa negociación entre cuatro miembros de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz correrá traslado hoy al Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, para que fije la posición del Estado Nacional en relación a la acción declarativa de inconstitucionalidad y la medida cautelar presentada por la Ciudad de Buenos Aires para evitar que se suspendan las clases presenciales por 15 días frente al avance de la segunda ola del COVID-19.

El máximo tribunal es escenario de una batalla silenciosa que encuentra en un alianza táctica a Rozenkrantz con Ricardo Lorenzetti, mientras que al otro lado del cuarto piso del Palacio de Tribunales se alinean Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, que llegó apoyado por Elisa Carrió y ahora busca el aval político de Alberto Fernández para ocupar la presidencia de la Corte.

Esta interna palaciega había dejado inerte la cautelar presentada por la Ciudad de Buenos Aires, que el fin de semana logró que la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo falle a favor de la continuidad de las clases presenciales a pesar del DNU firmado por Alberto Fernández y los 21 ministros del Gabinete Nacional.

Rosatti y Maqueda pretendían conceder al Procurador cinco días corridos para explicitar la postura del Poder Ejecutivo, en tanto que Rozenkrantz y Lorenzetti proponían atenerse a las 48 horas que establece el protocolo de hecho en estos casos. No era un tema menor: más tiempo juega a favor de la Casa Rosada que considera la suspensión de las clases un método sanitario efectivo para atenuar la pandemia.

Finalmente, cuando a las firmas de Rozenkrantz y Lorenzetti se sumen el apoyo formal de Rosatti y Maqueda, podrá correrse traslado a Zannini para que en 72 horas -una salida cortesana- explicite la perspectiva jurídica de Balcarce 50.

La crisis institucional que enfrenta en la justicia federal a Alberto Fernández con Horacio Rodríguez Larreta tuvo una derivación política inesperada: Zannini ahora exhibe su poder real a plena luz del día, recordando su influencia pasada cuando era la firma legal que protegió a Néstor y Cristina Fernández de Kirchner durante sus años en la Casa Rosada.

La respuesta que escribirá el Procurador ante el traslado formal de la Corte no es un secreto de Estado. Alberto Fernández y Zannini consideran que el alto tribunal no es competencia original para la Ciudad de Buenos Aires y que Rodríguez Larreta debió presentar su cautelar en la primera instancia del fuero Contencioso Administrativo Federal para después llegar a través de las distintas apelaciones o el Per Saltum hasta la Corte.

El Presidente y su procurador del Tesoro conocen los argumentos jurídicos presentados por Lorenzetti, Maqueda, Rosatti y la disidencia de Rosenkrantz para sostener que Rodríguez Larreta puede ir en competencia original a la Corte -Gobierno de la Ciudad c/ Córdoba-, pero optaron por elogiar la posición doctrinaria de Elena Highton de Nolasco que se ajusta a su estrategia procesal.

Alberto Fernández y Zannini conversaron sobre esta jurisprudencia clave para la preservación del DNU y su ataque legal ejecutado desde la Ciudad, y acordaron dar la batalla a sabiendas que perderán cuatro a uno al momento de resolver la competencia original del máximo tribunal. No les importa: el jefe de Estado y su consiglieri necesitan tiempo para que el DNU no caiga en la Corte y la suspensión de las clases tenga posibilidades de continuar vigente hasta fin de mes.

Zannini cumple la hoja de ruta diseñada ayer junto a Alberto Fernández y hoy se presentó ante el fuero Contencioso Administrativo Federal para pedir una inhibitoria que anule la decisión de la Cámara porteña que ordenó a la Ciudad garantizar las clases presenciales en la Capital. Ese movimiento desconoce la competencia originaria de la Corte y avanza contra el triunfo político-jurídico de Rodriguez Larreta.

La causa fue sorteada y quedó en manos del juez Esteban Furnari, que ahora se encuentra en un laberinto procesal: Si acepta el escrito de Zannini, dejará descolocada a la Corte Suprema que está dando traslado a la Procuración del Tesoro. Y si rechaza y no concede la inhibitoria, obliga que Zannini concurra en apelación a la Cámara Federal.

En este lógica procesal, la Ciudad lleva la mejor parte. Las clases presenciales continúan vigentes y no habría razones para que los gremios docentes continúen en paro. Los sindicatos cercanos a la Casa Rosada no pueden alegar que están violando las disposiciones del Código Penal -hay un fallo vigente- ni presentar razones sanitarias frente a los datos formales que presentó el Gobierno porteño.

Rozenkrantz y Lorenzetti sostienen que la Corte puede sesionar el viernes próximo para resolver un caso que puso en crisis la educación porteña y aceleró las diferencias entre Alberto Fernández y Rodríguez Larreta. Maqueda y Rosatti, en cambio, consideran que aún es prematuro establecer un cónclave para decidir la viabilidad del amparo presentado por la Ciudad.

Es probable que mañana haya una reunión de Acuerdos -vía zoom- para ajustar la agenda de funcionamiento en este expediente, a la espera de la respuesta de Zannini como Procurador del Tesoro. Si el juez Furnari no decide en la presentación del Poder Ejecutivo, y las partes finalmente aguardan la decisión del alto tribunal, las clases presenciales continuarán a pesar de los cuestionamientos públicos y reservados de Alberto Fernández.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar