Con la inflación mensual cerca del 5%, cuáles son las opciones para obtener una renta con el saldo del sueldo

ECONOMÍA 24 de abril de 2021 Por Matías BARBERÍA
Cada peso inactivo en una cuenta sueldo sufre una fuerte pérdida de poder adquisitivo. Las entidades ofrecen alternativas para minimizar ese deterioro
GY4M5GU4DVEORADWM2NRF4ZLSU

El dato de inflación de marzo sorprendió hasta a las previsiones más pesimistas con un 4,8% de avance del Índice de Precios al Consumidor en sólo un mes, la mayor tasa de avance de los precios en 18 meses. Semejante ritmo de pérdida de valor del peso hace que hasta los plazos más cortos resulten costosos para los ahorristas que se mantengan en pesos. Con la mayoría de las cajas de ahorro del sistema financiero local a rendimiento cero, los especialistas recomiendan usar distintos instrumentos para al menos lograr reducir el costo mensual que esto genera.

Existen distintas estrategias para obtener al menos algún rendimiento por los saldos a la vista que se dejan cada día depositados en las cajas de ahorro. A grandes rasgos, los especialistas calculan que cada mes las empresas y ahorristas argentinos se pierden de percibir en total $30.256 millones. Llegan esa cifra aplicando la tasa de mercado de algunas de las colocaciones a un día que se pueden utilizar al saldo promedio de depósitos en caja de ahorro del sector privado en el sistema, que en marzo promediaron $1,35 billones.


A esa cifra se llega aplicando una tasa anual de algo más del 27%, que es lo que está remunerando el mercado por colocaciones a un día. Se trata de un 2,27% directo en 30 días que está lejos de compensar el 4,8% que marcó la inflación en marzo -o el 3,6% de febrero y el 4% de enero- pero que al menos hace que los ingresos no sufran en forma plena el deterioro del poder de compra con el ritmo de avance de los precios.


Se trata de fondos que las personas y empresas perciben y gastan, en su mayoría, en plazos menores a un mes. Por eso no terminan depositados en plazos fijos de 30 días, en dólares o en inversiones de riesgo, más rentables pero poco recomendables para ingresos que cubren gastos obligados del día a día.

Sin embargo, el hecho de que el dinero se tenga que usar en pocos días o semanas no implica que no se le pueda sacar un rendimiento. Ni que sea cada vez más recomendable.


“Analizar y aplicar estas estrategias dejó de ser una opción para pasar a ser una necesidad de todos aquellos argentinos que reciben ingresos en pesos y sufren los efectos inflacionarios de ver que semana a semana pueden comprar menos bienes y servicios con su dinero”, dijo la economista y especialista en mercado de capitales Lucía Pignani.

Fondos comunes de inversión de capitalización diaria, cajas de ahorro remuneradas, “plazos fijos” en la Bolsa a menos de un mes y otras alternativas son las que recomiendan los especialistas para al menos no perder tanto.

 

Fondos comunes de mercado de dinero

La primera opción que se suele mencionar para tratar de reducir el impacto de la inflación sobre la liquidez de corto plazo, dinero que no se puede inmovilizar por 30 días, son los fondos comunes de inversión “money market” (de mercado de dinero) o también llamados fondos de plazo fijo o “T+0″.


Se trata de fondos comunes de inversión tradicionales: los ahorristas simplemente suscriben cuotapartes, una administradora coloca esos fondos en plazos fijos, cuentas remuneradas y títulos de muy corto plazo y, en base a la tasa devengada, hacen crecer lentamente la inversión inicial.


Entre los distintos nombres que le asigna la jerga financiera, el de fondo “T+0″ es quizás el más descriptivo. El término, algo oscuro, se refiere al plazo en el que se puede suscribir y rescatar, es decir, invertir y retirar el dinero. Son fondos que tardan cero días en devolver lo colocado. Así, en este nivel funcionan parecido a una caja de ahorro, en el sentido de que ante una necesidad de hacer un pago o retirar efectivo de un cajero, se puede disponer del dinero de inmediato (siempre y cuando sean horas de mercado, en general de 9 a 16 horas en días hábiles).

La mayor parte de los home banking de entidades oficiales y privadas los ofrecen, lo que hace muy sencillo depositar, por ejemplo, todo un sueldo al momento en que se lo percibe e ir retirando de a partes a medida que se hace necesario afrontar gastos.

“Permiten estrategias como tarjetear todos los gastos posibles como servicios, consumos, pagos en el supermercado pateando un mes el pago. Y, al momento del vencimiento de la tarjeta, retirar el dinero del fondo para pagarla”, dijo Giselle Colasurdo, especialista en mercado de capitales y creadora del canal de Youtube “Arpendé a Invertir”.

El uso de estos fondos comunes arroja una tasa de entre 27% y 32% nominal anual. Y requieren alguna disciplina: si se vacía la caja de ahorro para poner todo el ingreso a rendir, ante un pago inesperado en fines de semana o fuera del horario del mercado, no va a ser posible disponer del dinero. Es importante planificar y, en lo posible, dejar algún saldo en la caja de ahorro para usar ante imprevistos.


“Por ejemplo, la canasta básica total que incluye alimentos, vestimenta y otros para un hogar de 4 integrantes está en $60,874. Si ese dinero en lugar de ir gastándolo día a día, lo cargo a la tarjeta en un pago y mientras tanto mantengo el dinero en un fondo money market, al mes, te da unos $1.700 cada mes”, dijo Colasurdo.

 

Billeteras virtuales

Como resultado del avance de la revolución fintech, ya no es necesario estar bancarizado para poner a trabajar los saldos diarios y morigerar así el impacto de la inflación sobre los ingresos. Las billeteras digitales, en base a estrategias basadas en fondos comunes de inversión, también ofrecen colocaciones a un día y con rescate inmediato que permiten sacar algún rendimiento por los pesos que no se van a usar de inmediato.

Permiten invertir desde $1 dentro de sus apps. Con sólo aceptar colocar parte del dinero guardado en la billetera digital, se empieza a percibir intereses en forma diaria. Y en caso de necesitar ese dinero para hacer algún pago, se puede retirar en el instante.

Los dos sistemas se basan en la industria de los fondos comunes de inversión. Aunque los usuarios sólo perciben que separan todo o parte del saldo de su billetera para ponerlo a trabajar, las empresas colocan los fondos que le ceden sus usuarios en fondos similares a los de mercado de dinero. El dinero se invierte en plazos fijos bancarios, cauciones bursátiles y otros activos.

En el último mes, esas colocaciones rindieron 29,6% nominal anual. Eso no quiere decir que ese va a ser el rendimiento en el próximo mes, pero es una orientación bastante razonable.

 

Cauciones bursátiles

Más orientado a pyme que acumulan efectivo a la espera del pago de sueldos u otros gastos, es decir que los mantienen por períodos menores a un mes, está la opción de recurrir a la Bolsa. La operación es conocida como caución bursátil aunque, con ánimos de simplificación, muchas veces se los explica como “plazos fijos en la Bolsa”.


Se trata, en realidad, de colocaciones de pesos que se operan más que nada en plazos de 1 a 7 días. En los hechos, una empresa o persona le ordena a su sociedad de Bolsa colocar saldos en pesos que no se van a gastar de inmediato en cauciones bursátiles. Durante el período del contrato, otro inversor toma esa caución como préstamo para invertir en otro activo -por ejemplo un bono o una acción- y al final del acuerdo devuelve el dinero con un interés.

Para hacer segura la operatoria, los que toman esos préstamos dejan a modo de garantía bonos, Letras del BCRA y otros activos que se venden en caso de impago para devolver al inversor que prestó el dinero.
“La caución bursátil que permite realizar colocaciones de corto plazo para obtener rentabilidades que hoy rondan el 33/34% anual”, dijo Pignani, aunque aclaró que se pagan comisiones por la operación.

 

Cajas de ahorro remuneradas

Por último, algunos bancos ofrecen la posibilidad de obtener un rendimiento por los saldos de la caja de ahorro. Es algo que el Banco Central autorizó durante el Gobierno anterior pero que no todas las entidades ofrecen porque la costumbre de los ahorristas argentinos de mantener saldos en caja de ahorro durante todo el mes les resulta en fondeo gratuito y muy lucrativo (de ahí que ofrezcan premios a quienes cambian de banco sus cuentas sueldo).

Uno de los que lo ofrece, el Banco Bica explica que se trata una caja de ahorro remunerada que genera intereses sobre el saldo promedio depositado, el cual en su caso se acredita el segundo día hábil de cada mes. El rendimiento es menor al de un fondo común de manejo de dinero o una caución bursátil, un 23% nominal anual, algo que en las entidades que lo ofrece tratan de compensar con mayor simplicidad: el dinero está disponible las 24 horas, no es necesario suscribir como un fondo y el rendimiento se acredita en forma automática.

Te puede interesar