Santa Fe se hunde, y el capitán del barco se llama Omar Ángel Perotti

CORONAVIRUS 01 de mayo de 2021 Por Carlos ZIMERMAN
omar-perotti-en-julio-pasado___R9V_HPdIG_340x340__1

carlos miniatura Por Carlos ZIMERMAN

Desde hace mucho tiempo, casi desde el comienzo mismo de la pandemia, desde nuestro medio venimos reclamando una política sanitaria acorde y coherente con los tiempos que nos toca enfrentar. Lamentablemente Omar Perotti nunca lo comprendió y dejó algo tan importante como la vida de los ciudadanos en manos de amigos de la política, algunos de ellos absolutamente inexpertos y otros que directamente dan vergüenza ajena por la incapacidad.

El Ministerio de Salud está repleto de advenedizos que nada saben del manejo de una pandemía y hay quienes solo están para hacer negocios y abultar sus bolsillos. Esto en algún momento tenía que explotar y la prueba es el colapso en los hospitales, la pésima organización en los centros asistenciales privados y en la imposibilidad de controlar la implementación de las medidas que ahora se intentan tomar para menguar la crisis que se vive.

Santa Fe es un verdadero polvorín y en cualquier momento todo puede volar por los aires, y eso significa muertes, muertes que bien se podrían haber evitado si durante todo este los responsables hubiesen sido responsable y se hubiera implementado una verdadera y autentica política en materia sanitaria .

Seguramente el discurso del Gobernador en la inauguración del Periodo de Sesiones Ordinarias estará plagado de logros de fantasía o virtuales, engañando con palabras huecas y sin sustento alguno, pero lo concreto es que la gente se muere por falta de recursos humanos y materiales, y se muere luego de un año en donde el Gobernador y sus colaboradores eligieron la foto de inauguraciones banales e innecesarias en lugar de poner todo, absolutamente todo, en procurar la mayor cantidad de camas críticas y la contratación de personal capacitado e idóneo

Santa Fe arde, santa fe está en zona de riesgo, el Covid mata en forma indiscriminada y los tiempos por venir no son para nada halagüeños. De no hacer algo, de no comenzar a actuar con responsabilidad verdadera y dejar de lado los contubernios y negocios políticos, Santa Fe se va a hundir, y como en todo naufragio, el único responsable es el capitán del barco. 

Este barco que se llama Santa Fe tiene un capitán, se llama OMAR ÁNGEL PEROTTI  

Te puede interesar