El Gobierno hará un "careo" entre CGT y empresarios formadores de precios para frenar la inflación

POLÍTICA 08 de mayo de 2021 Por Mariano Martín*
santiago-cafiero

El Gobierno organizará un encuentro entre la CGT y los empresarios considerados formadores de precios en los rubros sensibles de la canasta básica, en particular de los alimentos, para debatir los elementos que presionan sobre la inflación que más afecta a trabajadores y sectores vulnerables. La propuesta, lanzada durante el almuerzo que compartió el jefe de Estado con la “mesa chica” de la central, tuvo buena acogida y los funcionarios del Gabinete se comprometieron a instrumentarla en los próximos días.

Como adelantó ayer Ámbito, los gremialistas acudieron este jueves a la quinta de Olivos con la inquietud por el avance de los precios como principal ítem de su agenda junto con la problemática de las obras sociales. Durante la comida hubo coincidencia entre la delegación sindical y los funcionarios que participaron en que la inflación del primer cuatrimestre del año no se corresponde con el resultado macroeconómico ni encuentra justificación en las cadenas de valor.

Como ejemplo se mencionó que la inflación interanual alcanza el 40%, pero que si se eliminaran los precios cuidados y otros programas vigentes que mantienen algunos valores congelados, el alza sería de 44 por ciento. El dato, para los comensales, desmiente la queja de los empresarios acerca de un excesivo intervencionismo estatal en los eslabones que van de la producción a la góndola. A partir de alzas en apariencia injustificadas la CGT fundó su pedido de “careo” con los empresarios.

El almuerzo estaba pautado desde hacía varias semanas pero se había postergado, e incluso esta semana la muerte sorpresiva de Eugenio Zanarini, superintendente de Salud, trastocó la agenda de modo severo en torno de uno de los temas más sensibles para el sindicalismo tradicional como el financiamiento de sus obras sociales. Fueron a Olivos los dos cosecretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, junto a Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), Gerardo Martínez (albañiles, Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (metalúrgicos, UOM), Sergio Romero (docentes, UDA), Jorge Sola (personal del seguro) y Roberto Fernández (colectiveros, UTA).

Por el Gobierno estuvieron Santiago Cafiero, los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y Salud, Carla Vizzotti, y los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y general de la Presidencia, Julio Vitobello, la asesora presidencial Cecilia Nicolini y la subsecretaria de Políticas de Inclusión de la cartera laboral, Pamela Ares. Esta última funcionaria es la encargada, como contó este diario semanas atrás, de incorporar la dimensión de género en las paritarias.

Más allá de promocionar el encuentro tripartito con los formadores de precios, cuyo armado quedará a cargo de Cafiero, el Gobierno dejó en claro durante el encuentro que sostendrá una política expansiva en las próximas semanas en términos de la demanda. Sobre todo, apuntado a la tarjeta Alimentar que el Ministerio de Desarrollo Social distribuye entre los sectores más vulnerables. El criterio, en este punto, será que los empresarios podrán mejorar sus cuentas con mayor consumo sin necesidad de aumentar los precios sin mayores justificaciones. En la charla la CGT ratificó su intención de sostener el acuerdo de precios y salarios que había abrazado a principios de año, cuando todavía había expectativas de que pudiese cumplirse la pauta inflacionaria de 29% plasmada en el Presupuesto 2021. Alberto tomó la palabra en ese punto para afirmar que su administración hará esfuerzos por proteger el poder adquisitivo de los trabajadores. Al respecto se refirió a las tarifas de los servicios públicos y aprovechó para desmentir que se hubiese producido una crisis interna entre, Martín Guzmán, y el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, protegido por Cristina de Kirchner.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar