De las comparaciones con la Generación Dorada a lo más alto: la nueva camada del básquet argentino escribe su propia historia en la NBA

DEPORTES 10 de mayo de 2021 Por Omar EDEN
579204724_184301308_1024x576

24 de abril de 2018, California. Emanuel Ginóbili levanta la cabeza, observa el cronómetro y empieza a picar la pelota cabeza gacha: la serie ante Golden State ya no se puede revertir y el tiempo se termina, se agota. Su carrera en la NBA, también.

La última imagen lo dice todo: Manu lanza la pelota al cielo del Chase Center y las sensaciones son múltiples. Adiós al más grande basquetbolista de la historia argentina. La liga más importante del básquetbol mundial se queda sin argentinos después de 16 años. ¿Y ahora?

La incertidumbre era grande y las preguntas entre los fanáticos comenzaron a llegar: ¿Volverá Argentina a tener un representante en la NBA? ¿Podrá la nueva camada de jugadores alcanzar el máximo nivel? La respuesta, años más tarde, los sorprendería.

Lo cierto es que pocos hubieran imaginado que en el ciclo olímpico entre Rio 2016 y Tokio 2020 la base de la Selección pasaría por la NBA. Nicolás Laprovíttola y Nicolás Brussino, con un día de diferencia, hicieron su debut en San Antonio Spurs y Dallas Mavericks, respectivamente. Lapro se ganó un lugar en la plantilla tras pasar la pretemporada con el equipo texano y cumplió el poco tiempo que le tocó jugar. Brussi, en tanto, saltó directo desde la Liga Nacional y tuvo un buen primer año con los Mavericks para luego despedirse de la liga tras 4 partidos en Atlanta Hawks. A ellos se sumaría pocos meses después, en 2017, Patricio Garino, de paso fugaz por Orlando Magic.

Mientras tanto, la Selección buscaba forjar su identidad post retiros de Ginóbili y el Chapu Nocioni. Subcampeones de la AmeriCup 2017 (en una dolorosa final perdida ante un equipo universitario de USA) y clasificación sólida rumbo a China 2019 (superando un traspié que generó dudas ante Uruguay en el comienzo). Campazzo comenzaba a liderar definitivamente el equipo, mientras tomaba envión en UCAM Murcia antes de regresar a Real Madrid y convertirse en uno de los mejores bases de Europa.

Tortu, a su vez, dejaba una LNB que le quedaba chica tras ganar todo con San Lorenzo para ser compañero de Campazzo y empezaba a llamar la atención de algunas franquicias de la NBA. El propio Manu reconoció -en una entrevista con “Todo Pasa”, por FM 104.3, que los Spurs lo tenían en una lista de seguimiento.

Claro que el Mundial marcó un antes y un después en la vida de varios de los integrantes de la selección. Bajo el ala de Luis Scola, el equipo dejó atrás las presiones y la mochila de la Generación Dorada y todo fluyó de manera fantástica. De los que todavía no habían pasado por la NBA, Campazzo le mostró al mundo que tenía nivel para jugar en la mejor liga del mundo y Deck dejó boquiabiertos a todos, incluyendo al eterno Kobe Bryant, enamorado de su juego, quien también destacó a un Luca Vildoza aprovechó cada minutos para mostrar todo su nivel. Y no estaba mal rumbeado...

Sin embargo, antes del anuncio de la llegada de Campazzo a Denver Nuggets, fue el joven Leandro Bolmaro -en Barcelona haciendo sus primeros pasos- quien irrumpió en el draft de la NBA, siendo elegido por New York Nicks, equipo que lo traspasó a Minnesota Timberwolves. El cordobés, de Las Varillas, ya había mostrado potencial en las selecciones juveniles y pedía pista en España, en donde decidía continuar su carrera para seguir formándose antes de dar el salto. Tras dos años sin argentinos, dos cordobeses le daban otro sentido a la liga estadounidense.

Con la temporada regular ya por terminar, se confirmó la salida de Gabriel Deck del Real Madrid a Oklahoma City Thunder. Tortu se ganó su chance tras tres intensos años en el Merengue. ¡Y vaya si lo está demostrando! El santiagueño se acompló rápidamente al equipo y juega como si tuviera años de experiencia en la NBA.

Y sobre la chicharra, como esa bandeja con la que le dio el título de la ACB al Baskonia, Vildoza no quiso ser menos y cerró un acuerdo con los Knicks. El base -para muchos quien más cualidades NBA tenía de todos- desplegará su talento nada menos que en el mítico Madison Square Garden.

Laprovíttola, Brussino, Garino, Campazzo, Deck y Vildoza. La base del Mundial de China ya puede sacar pecho de escribir su propia historia en la NBA. Bolmaro, aguarda su momento. En este contexto, el equipo afrontará el desafío de los Juegos Olímpicos buscando revancha del subcampeonato mundial en 2019. Luego de años siendo comparados con la vieja y gloriosa camada, estos jugadores empiezan a dejar su huella en el basquetbol nacional y mundial. La nueva generación podrá ganar o perder; tendrá mejores o peores resultados, pero, rumbo a Tokio 2020, tiene una certeza: ya no debe demostrarle nada a nadie.

Te puede interesar