El reclamo social de Gonzalo Bergessio y el pedido del árbitro para que no hable

DEPORTES 13 de mayo de 2021 Por Omar EDEN
images?q=tbn:ANd9GcT8Hdsm_w5ZNByFXkmCHlLxKTVKLu2BstFH8_U3RfS2M0pCELcIMAm-1iv9dStE7tkBxmk&usqp=CAU

Nacional de Uruguay debió visitar a Atlético Nacional en Medellín por la Copa Libertadores y vivenció la tensión y la angustia permanente desde que pisó suelo extranjero frente a las protestas sociales que se viven desde hace varias semanas en ese país en reclamo a las políticas del presidente Iván Duque

En ese contexto varios manifestantes, bajo el lema “sin justicia no hay fútbol”, se hicieron presentes en el hotel donde se alojaba el Tricolor y el partido por Copa Libertadores estuvo cerca de suspenderse porque incluso al llegar al estadio la delegación visitante también tuvo inconvenientes.

Con este panorama en la previa, los jugadores de Nacional se presentaron al partido y Gonzalo Bergessio, capitán de Nacional, hizo público el sentimiento propio y de sus compañeros en el momento del sorteo previo a iniciar el juego, lo que el árbitro intentó evitar.

Diego Haro, la autoridad del partido, fue el primero en hablar: “Que sea un buen juego, lo primero, y lo primordial, que sea un gran partido de fútbol”, dijo y agregó: “Dejemos de lado lo que haya sucedido”.

Mientras hablaba, el capitán de Nacional lo interrumpió: “Necesitamos más empatía de ellos”, dijo Lavandina, señalando al jugador del Verdolaga Sebastián Gómez, y le que pidió el árbitro lo dejara hablar. “Somos todos compañeros, todos jugadores de fútbol”, cerró el capitán tricolor en reclamo a la falta de consideración de Atlético Nacional, que cuando trascendió que Nacional evaluaba no presentarse a jugar, ellos advirtieron que saldrían al campo de todos modos.

El partido
Atlético Nacional y Nacional de Montevideo igualaron 0-0 el miércoles en la cuarta jornada del Grupo F de la Copa Libertadores e hipotecaron sus opciones de clasificación a los octavos de final debido a que Argentinos Juniors y Universidad Católica aumentaron sus diferencias.

El partido jugado en la ciudad colombiana de Pereira debió retrasare una hora por el clima de tensión que se vive en el país en medio de violentas protestas sociales que llevaron al conjunto visitante a argumentar falta de garantías.

Ambos apelaron al juego fuerte pero el daño se lo hicieron al quedar en el fondo de la clasificación.

El conjunto colombiano perdió el segundo puesto de la zona al acumular 5 puntos, uno menos que la Universidad Católica que hoy derrotó 0-1 al líder Argentinos Juniors, que se estancó en nueve unidades, mientras que los uruguayos son últimos con dos enteros.

El encuentro se retrasó una hora luego de que los uruguayos tuvieran dificultades para desplazarse al estadio Hernán Ramírez Villegas por la protesta que protagonizaron frente a su hotel ciudadanos colombianos para evitar que se jugara hoy por la crisis social que vive la nación andina.

Incluso hubo un enfrentamiento entre miembros de ambos clubes en el túnel de salida a la cancha que no paso a mayores.

De entrada, el equipo de Montevideo tuvo que sortear con dificultades y perdió al volante Felipe Carballo, quien salió por lesión al minuto siete y fue reemplazado por Facundo Píriz.

Los dirigidos por Alejandro Cappuccio trataron de atacar bajo el liderazgo del joven Brian Ocampo, que encabezó las incursiones que no encontraron ni en Bergessio ni a Leandro Fernández, incómodos ante la férrea línea de tres planteada por el técnico costarricense Alexandre Guimaraes.

Justamente los primeros acercamientos del Bolso llegaron con dos tiros libres cobrados por Fernánez que atajó sin mayores dificultades el colombiano Aldair Quintana.

Las respuestas de los Verdolagas llegaron primero con un remate del lateral Danovis Banguero y luego con un tiro de Jarlan Barrera desde la mitad de la cancha que casi coge mal posicionado al guardameta Sergio Rochet.

En la etapa complementaria, el partido se mantuvo en terreno rocoso y la tensión creció entre dos equipos que mostraron mucho juego fuerte y poca creatividad.

Los colombianos, sin mucha profundidad, trataron de asentarse en terreno contrario liderados por Andrés Felipe El Rifle Andrade, que tirado por el costado izquierdo hizo mucho daño con su velocidad y habilidad para encarar.

En medio del ritmo soso y la falta de oportunidades, el partido se rompió al minuto 60 cuando Camilo Candido, lateral del conjunto uruguayo, fue expulsado por agredir a Barrera, lo que desembocó en una trifulca en la que fueron amonestados además dos jugadores del equipo uruguayo y uno del elenco anfitrión.

Sin embargo, el partido no cambió y, por el contrario, los colombianos perdieron el impulso con el que arrancaron la etapa complementaria.

En las últimas jugadas, volcado totalmente al ataque, el equipo de Guimaraes tuvo tres oportunidades claves que consolidaron como figura a Rochet y al fin cedieron, de nuevo, puntos como local, lo que los deja en una posición difícil si quieren clasificar a los octavos de final.

En la próxima jornada, el Bolso recibirá a la Universidad Católica, mientras que el Atlético Nacional visitará a Argentinos Juniors.

Te puede interesar