El duro relato de Mariano Bareiro, futbolista que juega en Israel: “Te volvés paranoico por los ruidos”

DEPORTES 14 de mayo de 2021 Por Omar EDEN
IPKOLESRCBHGNKUFRMN62AJWG4

Mariano Bareiro es uno de los tantos futbolistas argentinos que juega en el exterior. Pero por estos días vive una situación muy preocupante. El ex Racing está a préstamo en el Hapoel Beer Sheva de Israel, en medio de la feroz escalada de violencia. Son horas muy difíciles.

Bareiro habló en el programa TN Central y contó con detalles lo que se vive en Israel. “Estamos como se puede, es una situación atípica para la vida que nosotros tenemos en Argentina. Esto, incluso, quebró la línea de la normalidad para la gente que es de acá. Se está tornando muy pesado”, afirmó.

Hace nueve meses que Bareiro juega en Israel. Su día a día estaba bajo control. Había comenzado a acostumbrarse al país y disfrutaba de la liga. De hecho, ya empezaba a organizar sus vacaciones, ya que el campeonato terminaba en dos semanas.

Pero sus planes cambiaron. Solo en la ciudad de Beerseba -a menos de 40 kilómetros de Gaza-, con su hermano en Tel Aviv y sus padres en la Argentina, todo es preocupación.

“Acá estoy solo, mi hermano llegó hace dos semanas y está viviendo en Tel Aviv. Estoy angustiado. Estamos en comunicación constante con mis papás, que están preocupados”, contó. Y ante la pregunta sobre cómo lleva su vida diaria, aseguró: “La noche se hace tensa, te volvés paranoico por los ruidos, explosiones. Estoy cerca de Gaza. Se escucha y se ve todo”, afirmó.

“Hace días que la situación no cede. Hoy volvimos al entrenamiento, pero sonaron las alarmas y tuvimos que suspenderlo. Después sonaron otras tres veces más. Aunque te acostumbrás un poco a las alarmas, te das cuenta de que no es algo normal”, continuó.

Por otra parte, se refirió a cómo fue el primer día en el que se profundizó su preocupación. “El lunes pasado teníamos un partido por la tarde. A las seis. A esa hora justamente desde Gaza habían alertado que si Israel no retiraba a la Policía, iban a arrancar con los ataques. Cuando llegamos al estadio nos dijeron que íbamos a jugar sin público y que si llegaba a sonar la alarma, teníamos 15 segundos para llegar hasta el cuarto de emergencia”.

Su realidad cambió en cuestión de horas. “Desde que llegué a Israel nunca había tenido problemas, nunca había sentido miedo. Tenía una vida normal y bastante buena. Pero esta situación cambió un poco. Se escuchan ruidos todo el tiempo, aviones, helicópteros dando vuelta. Se escuchan todas las explosiones”, cerró.

Te puede interesar