Alberto Fernández hará una nueva reunión con gobernadores y Horacio Rodríguez Larreta antes de definir la nueva etapa de restricciones por el coronavirus

POLÍTICA 20 de mayo de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
2LPPUKDR3RABNHRDBJJJBUSFXM

El presidente Alberto Fernández encabezará hoy una nueva videoconferencia con gobernadores para analizar las nuevas medidas que comenzarán a regir el próximo sábado para mitigar el avance de la segunda ola de coronavirus, ante el vencimiento del decreto de necesidad y urgencia (DNU) vigente que estableció restricciones para las últimas tres semanas.

La reunión virtual está prevista para las 11 y será la continuidad del encuentro por videoconferencia que Fernández mantuvo ayer con doce gobernadores, en la previa del anuncio a las nuevas definiciones sanitarias con el objetivo de reducir la cantidad de contagios y hospitalizaciones por COVID-19.

Al encuentro se sumarán los gobernadores que no estuvieron en la última reunión virtual. Las figuras más destacadas serán el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes encarnan las posiciones más distantes sobre la manera de cómo encarar el ascenso de la curva de casos.

También estarán los gobernadores Mariano Arcioni (Chubut); Sergio Ziliotto (La Pampa); Rodolfo Suárez (Mendoza); Omar Gutiérrez (Neuquén); Arabela Carreras (Río Negro); Sergio Uñac (San Juan); Alberto Rodriguez Saá (San Luis); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Gustavo Melella (Tierra Del Fuego); y el vicegobernador de Córdoba, Manuel Calvo.

Anteriormente, el jefe de Estado había conversado por videoconferencia con los gobernadores Raúl Jalil (Catamarca); Jorge Capitanich (Chaco); Gustavo Valdés (Corrientes); Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Gildo Insfrán (Formosa).

Completaron esa lista de asistentes Gerardo Morales (Jujuy); Ricardo Quintela (La Rioja); Oscar Herrera Ahuad (Misiones); Gustavo Sáenz (Salta); Omar Perotti (Santa Fe); Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Juan Manzur (Tucumán).

La expectativa social crece sobre el alcance de las restricciones que se implementarán a partir del sábado, ante el vencimiento del DNU 287 publicado el 30 de abril pasado en el Boletín Oficial.

El desgaste y la ausencia de consenso entre el Gobierno y los jefes provinciales en torno a la contención de la pandemia aparece en los detalles. El Presidente está molesto con la carga de datos oficiales en las provincias. Según pudo averiguar Infobae, cree que la mayoría de los distritos optan por retacear la información de contagios y muertos y que los gobernadores privilegian las conclusiones de las encuestas de opinión pública en lugar de limitar la circulación como estrategia sanitaria destinada a evitar que la segunda ola del COVID-19 multiplique la tragedia en la Argentina.

Alberto Fernández y su gabinete firmarán un DNU que establecerá que la Razón y la incidencia serán indicadores que actuarán por separado al momento de establecer si determinada jurisdicción está en “alto riesgo epidemiológico sanitario”. Si antes se necesitaban dos factores para limitar la circulación, a partir del nuevo DNU, con un solo factor las provincias estarían obligadas a declarar que determinada jurisdicción tiene “un alto riesgo epidemiológico”.

“Es la única manera de terminar con el disparate de mantener la circulación para evitar las malas encuestas. Los gobernadores no tendrán otra alternativa que cerrar, porque ya no podrán alegar que la Razón o la Incidencia están por debajo de los parámetros. Con una de las dos, ya cumplen en el alto riesgo. Y se tienen que hacer cargo”, aseguró el Presidente desde Olivos.

Mientras tanto, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, evalúa implementar un “cierre total” de actividades y circulación los fines de semana ante la suba de casos de coronavirus en el Área Metropolitana.

La hipótesis del Gobierno de la Ciudad es que la mayor parte de los contagios se producen durante el receso semanal, a partir de las reuniones sociales, si bien no se descarta que haya restricciones para comercios y gastronomía de lunes a viernes.

Sin embargo, en lo educativo no habría grandes novedades. Tras el conflicto que escaló hacia la Corte Suprema de Justicia, el nivel inicial y la primaria continuarán con clases presenciales, mientras que en el secundario regirá la bimodalidad.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar