Junio, ¿mes bisagra para el dólar?: qué anticipan para las reservas del BCRA y el mercado cambiario

ECONOMÍA 02 de junio de 2021 Por Pilar Wolffelt*
507823

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas del a Universidad Nacional de Avellaneda refleja que el Banco Central (BCRA) continuó acumulando reservas internacionales durante mayo y consolidó, así, la tendencia iniciada en diciembre del año pasado.

"Desde diciembre, las reservas internacionales mostraron una tendencia sostenida al alza, presentando una dinámica positiva en gran parte de los días hábiles", afirma el trabajo.

Mencionan que, entre agosto y noviembre de 2020, se dio una gran caída, con un saldo negativo de u$s3.468 millones, mientras que para el periodo diciembre-abril 2021, repuntaron u$s1.157 millones, aunque advierten que aún "queda mucho por recuperar desde la caída abrupta que se dio desde julio de 2020".

En este sentido, el informe anticipa que "el Ministerio de Desarrollo Productivo proyecta un crecimiento de las ventas al exterior por u$s70.000 millones, lo que seguramente marcará la evolución de las reservas".

En diálogo con iProfesional, el economista y director de la consultora EcoGo, Martín Vauthier, coincide con el diagnóstico y describe que "se dio la combinación de fuerte crecimiento en el nivel de precios de las materias primas, de la forma que tuvo la curva de los futuros de soja (con precios más alto en los tramos más cercanos y bajando hacia adelante) y con un mercado que empezó a aceptar la expectativa de que la apreciación del dólar iba a avanzar detrás de la inflación y de la tasa de interés".

¿Qué pasará con los dólares de la soja?

Vauthier explica que todo eso le permitió al Central recomponer reservas y anticipa que esa tendencia se va a mantener durante junio. Pero advierte que, "esto es posible en un contexto de restricciones a las importaciones que permite apropiarse de esa parte del superávit comercial". 

Sin embargo, lo cierto es que esa situación le da al BCRA la posibilidad de intervenir, eventualmente, en la brecha cambiaria para moderar movimientos disruptivos.

Y observa de cara al futuro que "estamos ante una dinámica que se puede sostener a corto plazo y que se mantiene también gracias a la vigencia del cepo cambiario", pero señala que eso, a la vez, le genera costos a la economía, que se filtran a la inflación y al nivel de actividad, poniéndole un techo a la recuperación.

En este contexto, el economista Jorge Neyro prevé que en los próximos meses la trayectoria de reservas del BCRA va a estar fuertemente influida por lo que haga el sector agroexportador, "que va a empezar a disminuir su liquidación por una cuestión estacional, pero recién a partir de julio".

"Mayo o junio pueden mostrar los mejores resultados, pero desde julio las liquidaciones van a empezar a decaer", dice el analista. Y menciona como otro elemento condicionante las importaciones de gas y fueloil que está haciendo el gobierno para abastecer la demanda de combustible. "Esa factura va a impactar en la disponibilidad de dólares durante el invierno", prevé.

Sin embargo, considera que el balance va a seguir siendo positivo y adelanta que el BCRA seguirá manteniendo su poder de fuego sobre el dólar, lo que le permitirá usar los tipos de cambio financieros para controlar una eventual aceleración del tipo de cambio, que –según Neyro- puede llegar a darse  de cara al proceso electoral.

El frente de la deuda externa: una variable central

Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, apunta que "lo que suceda con el Club de Paris va a tener mucha incidencia en el devenir de las reservas". En este momento, se está negociando la posibilidad de dilatar el pago que Argentina debía hacerle al organismo por u$s2.400 millones y, si no se logra reestructurar en los próximos 60 días, el Gobierno deberá desembolsar el dinero. "Eso sería negativo para las reservas, aunque sería un paso hacia el rumbo de desendeudamiento", dice.

Asimismo, al igual que sus colegas de profesión, avizora que, por el lado comercial, junio seguirá siendo un buen mes porque seguirá saliendo soja al exterior y prevé que el dólar continuará en la misma tónica de los últimos meses, por debajo de la inflación. "Habrá que ver si se parece al 1,2% de mayo o al casi 2% de abril, pero no veo que vaya a haber grandes cambios respecto del mes que se fue", afirma Rajnerman.

Por otro lado, Neyro menciona otro elemento vinculado a la deuda externa. Dice que, un poco más hacia adelante, se presentarán los vencimientos de la primera y segunda cuota de capital del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se dan a mediados de septiembre y a mitad de diciembre.

"Si no se llega a algún tipo de acuerdo al respecto para esas fechas el Gobierno podría tener que pagar con dólares frescos ambos vencimientos y eso impactaría en las reservas, aunque para agosto van a llegar los Derechos Especiales de Giro (DEGs) del FMI y eso hará que no sean una cuestión de mucho estrés para las reservas porque serían compensados por ese lado", describe Neyro.  

Las elecciones: riesgo latente

En ese sentido opina que el mayor riesgo latente es que la presión electoral sobre el tipo de cambio se exacerbe y el Gobierno tenga que destinar muchos dólares para controlar los tipos de cambio financieros.

"Va a haber tensiones, pero pueden ser controladas con herramientas de política monetaria", anticipa.

Ante este contexto, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda sostiene que se logró una estabilización de las reservas como resultado del "ordenamiento en las variables macroeconómicas, que permitieron moderar las expectativas devaluatorias, como así también la relativa estabilización en las brechas entre el tipo de cambio oficial y paralelo (blue)".

Vauthier señala que en junio va a continuar el flujo de divisas hacia el BCRA de no mediar ningún evento disruptivo a gran escala que lo frene. Sin embargo,  advierte que es importante que se ataquen las causas de fondo que generan tensión en el mercado cambiario y hacen que la brecha se ensanche.

Para ello, considera que hace falta un programa explícito fiscal, monetario y financiero en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y el Club de Paris, que permitan despejar las incertidumbres, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un año electoral en Argentina. Todo esto, en pleno tiempo de descuento. 

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar