Darle plata a Perotti es como tirarle margaritas a los chanchos

POLÍTICA 08 de junio de 2021 Por Rafael SOTOMAYOR- Santa Fe
Perotti-Fernandez

Santa Fe figura como una de las más beneficiadas en materia de coparticipación, sin embargo las falencias de la provincia a todo nivel son alarmantes y al problema de la salud, hay que sumarle que en materia de seguridad se hizo poco y nada. Sin lugar a dudas Omar Perotti muestra desde hace casi dos años una total y absoluta impericia en el ejercicio del gobierno.

El rafaelino creyó que gobernar la provincia era lo mismo que su Rafaela natal, en donde a fuerza de voluntades compradas y amigos poderosos y con dinero logro consolidar un esquema cuestionable desde lo moral y lo ético, pero redituable desde lo electoral.

Sin lugar a dudas Santa Fe no es Rafaela y Perotti demostró no estar a la altura de las circunstancias. Hoy la pandemia tapa un montón de falencias que de otra manera harían insostenible un gobierno como el que Perotti hoy gestiona.

Darle plata a Perotti es tirarle margaritas a los chanchos, por la simple razón que es un ineficiente en el ejercicio de la función pública.

Según un relevamiento del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), en el mes de mayo las transferencias del Gobierno nacional a las provincias en concepto de coparticipación más leyes especiales ascendieron a $275.220 millones, es decir que crecieron un 60,1% respecto a igual mes del 2020.

En Santa Fe, las transferencias crecieron en un 6,3% en mayo en comparación con el mismo mes del año pasado, según informó el Centro de Economía Política Argentina (Cepa). En tanto, de acuerdo al IARAF, los giros automáticos por ese concepto y por leyes especiales subieron 7,4% real el mes anterior y 13,9% en lo que va del año. Entre enero y mayo, Santa Fe fue la que más aumentó la recepción de estos recursos: un 18,9% interanual.

En ambos estudios se advierte que el aumento de las transferencias en mayo aminoró el ritmo de los meses anteriores. La suba de marzo fue del 21% y la de abril 36,8%. Esta curva está influenciada por la base de comparación y por un “aplanamiento de la recuperación económica por la segunda ola de Covid”, de acuerdo al Cepa. De todos modos, los guarismos son positivos en términos reales. De hecho, fue el décimo mes consecutivo en que los ingresos le ganan a la inflación.
En tanto, el conjunto las provincias evidenciaron un crecimiento real de 10,8% en el mes de mayo, sin considerar en este grupo a CABA, jurisdicción en la que la coparticipación cayó un 54,9% real como consecuencia del cambio en su coeficiente primario que paso de 3,5% a 1,4% a partir de enero del 2021.

Entre las provincias, la menor tasa de crecimiento la registró Buenos Aires con un 9,8%, mientras que en el otro extremo Santa Cruz vio crecer los envíos automáticos un 12,3% en moneda constante.

Tomando en cuenta el influjo que significaron los elevados incrementos de marzo y abril, en los cinco meses transcurridos de 2021 las transferencias automáticas a provincias acumularon un crecimiento real del 13,9% respecto a igual período de 2020.

A excepción de CABA (caída real del -53,1% en el primer quinquemestre) todas las jurisdicciones exhibieron tasas reales positivas que estuvieron en torno al 16,1% y 18,9%. El acumulado en lo que va del año para el grupo de provincias sin CABA es del 17,6% real.

Te puede interesar