El partido de Messi: con la Ospina clavada

DEPORTES 09 de junio de 2021 Por Omar EDEN
DAoJE-5Mf_1256x620__1

Se debe morder la lengua, los labios, algún insulto al aire que se le escapa cada vez que repasa las chances perdidas, que fueron varias. Lionel Messi no tuvo el protagonismo de otros partidos, pero así y todo pudo ser decisivo, si hasta sin tocarla mucho hizo figura a Ospina en el 2-2 de la Selección ante Colombia en Barranquilla.

Fue un Messi menos explosivo, quizá por una combinación del clima (28 grados y 95% de humedad, parecía Buenos Aires en enero) y el cansancio de una temporada agotadora para Leo, que convengamos que no es un pibe. Fue un primer tiempo de un Messi en modo jugador de rol, con participaciones secundarias, apagado por su escaso contacto con la pelota. Dejó, sí, que el protagonismo fuera de otros, de Romero, de Paredes, de Lo Celso. Como líder que es, sacó la cara cuando el partido más se complicó: después del descuento de penal de Colombia. Ahí, Leo pegó un par de gritos, pidió la pelota, se hizo presente en la oficina, su oficina, que es la cancha.

Cuti Romero: primer gol en Selección
Sin tener que bajar tanto, evitó el desgaste innecesario de arrancar desde el medio y con una defensa escalonada esperándolo. Más cerca del área, aprovechó un hueco para meter un pase genial para Lautaro Martínez sobre la izquierda, pero el delantero del Inter no pudo darle bien y Ospina tapó. Casi enseguida, tuvo otra jugada en la que intentó habilitar a Lautaro, hubo un mal rechazo de un defensor en el medio y otra vez le quedó al 22, que otra vez definió mal.

Cansado, con lo que le quedaba, metió un pique pero perdió con Sánchez y le metió un puntinazo para que no saliera rápido. Pero no hay caso: Ospina le arruinó la cena. En el primer tiempo, le sacó un tiro libre que se metía arriba, pero era el palo que estaba bien cubierto por el gran arquero colombiano. Pero en el complemento, el mismo Ospina le sacó con un manotazo un tiro libre que se metía en el ángulo izquierdo, y un puntinazo al primer palo, bien definido por Messi, que se colaba en el rincón. A media máquina y todo, pudo meter un par de goles. Le faltó lo que a la Selección: una ayudita del destino,.

Fuente: ole.com.ar

Te puede interesar