La vacunación de Perotti: lo que nadie investigó, lo que nunca sabremos

OPINIÓN 10 de junio de 2021 Por Coni CHEREP
PRTV

La Fiscal de DELITOS COMPLEJOS, Dra. Mariela Jiménez, dió por cerrada la «auto denuncia» impulsada por el gobernador de la Provincia, Omar Perotti, en la que se investigaba su presunta inoculación contra el Covid 19, antes de que comenzara el proceso general en el territorio. El gobernador, a finales de febrero de este año, se presentó ante la fiscal y pidió que se procediera a corroborar si «él y algunos miembros de su familia, se habían vacunado».

Jiménez dice que «no se encontraron elementos» para considerar que la vacunación hubiera ocurrido, y lo fundamenta en entrevistas realizadas a la responsable del programa de vacunación de Rafaela y al Director del Samco de esa ciudad- ambos de reconocida militancia justicialista- y un examen de sangre que se habría realizado el gobernador y sus familiares, donde no se encontraron «rastros de haberse vacunado» de acuerdo a un informe que se le pidió a ¡ el propio Samco de Rafaela y al mismo director !

 

«No surgen elementos de consideración suficientes que ameriten el inicio de una investigación penal; toda vez que el hecho que las motivó no posee apariencia delictual» asegura la fiscal. Queda claro, las pruebas que se juntaron provinieron en su totalidad, de organismos y personas directamente dependientes del «investigado». Todo muy claro

La causa queda archivada, y «el honor del gobernador a salvo».

Lo que no dice la fiscal, ni lo denunció el propio gobernador, es que toda la historia nace de una denuncia que efectuáramos  en el que mencionamos el testimonio reservado de una enfermera de esa ciudad que aseguró que habían desviado vacunas desde el Ministerio de Salud a un centro privado de Rafaela, no desde el SAMCO, y que entre las presuntas beneficiarias se encontraban la madre – fallecida- y la esposa o ex esposa del mandatario. NUNCA SE AFIRMÓ que PEROTTI se hubiera vacunado, ni él ni sus hijos.

El enojo del gobernador desató una ola interminable de desmentidas en medios que nunca se habían tomado el trabajo de publicar lo que estaban desmintiendo. Perotti acusó el «daño moral» que la presunta invención periodistica le produjo a él y a su familia, pero nunca – al menos hasta hoy- promovió una acción para que se corroboraran esos hechos. La justicia rafaelina nunca abrió una causa de oficio para verificar su hubo trafico de vacunas, si los sanatorios privados recibieron cajas de vacunas antes que el nosocomio público, ni tampoco se tomaron ninguna de las medidas preventivas que le corresponden a los fiscales para asegurar las pruebas que garanticen la prueba de un delito.

Nunca se allanaron los sanatorios, nunca llamaron a declarar a ninguna enfermera y nunca, jamás, me citaron a declarar por las afirmaciones.

Perotti creyó resolver el asunto a través de los medios, incluyéndose en la nomina de mencionados. Una cosa que nunca ocurrió. O sea, mandó a investigar lo que nunca nadie había afirmado, salvo una persona: su propio Ministro de Seguridad, Marcelo Saín, que en una charla con una radio porteña aseguró que el gobernador se «había vacunado la semana pasada». Saín nunca desmintió aquella afirmación, limitándose a decir que «creía que ya se había terminado el proceso de vacunación de todo el personal de salud», y que ese era su error en la información.

Voy a saltar el caso de la madre de PEROTTI, que falleció como consecuencia de un accidente hogareño, y no como afirmaron cobardemente algunos trolls en las redes sociales, por «la angustia» que había generado la «falsa información». Nunca se escuchó una palabra de desmentida de la cónyuge del gobernador, que se llamó a silencio, sin hacer manifestación alguna sobre el tema.

El tiempo pasó, las posibles pruebas de la posible acción delictiva fueron borradas. Nunca, hasta que lo hizo el gobierno nacional, se contestaron los pedidos de informes sobre la cantidad de vacunas que entonces había recibido la provincia y cuantas de ellas se habían usado. El dato era muy sencillo: había que contar las vacunas registradas, contar las que aparecian en el registro único de vacunación y ver si existía alguna diferencia: EL MINISTERIO DE SALUD NUNCA LO PUBLICÓ. Con un agravante: en esos días renunció la directora provincial de vacunación, afectada por el «descontrol» que se estaba produciendo en el área.

En Santa Fe NUNCA SUPIMOS CUANTAS VACUNAS HABÍA el 20 de febrero de 2021, la fecha en la que hicimos pública nuestra nota. NUNA SUPIMOS TAMPOCO, si llegaron vacunas por «izquierda » a los nosocomios privados de Rafaela ni lo podremos saber.

LO QUE SI SABEMOS es que el día que el gobernador Perotti anunció con bombos y platillos, que se vacunaba en el CEMAFE, ese mismo día- el 3 de mayo de 2021- en el mismo lugar y apenas unas horas después, CINCO PSICOLOGOS fueron vacunados por error con el segundo componente de la vacuna Sputnik V en lugar del primero. Los profesionales debían recibir una dosis de primer componente., tal como lo publica el Diario El Litoral. Ese día, la prensa esperó en la puerta y todas las imágenes que se conocieron fueron efectuadas por Información Pública.

Ocurrió en el CEMAFE, el mismo día y fue público… ¿ A la fiscal Jimenez no se le ocurrió preguntar qué hacían las ( aún inhallables ) segundas dosis de la SPUTNIK, descongeladas, cuando NO HABÍA ESE DÍA NINGUNA PERSONA QUE HUBIERA NECESITADO RECIBIRLA?

Hoy, a 5 meses de aquella publicación, y a pesar de la «prolija y contundente» conclusión de la fiscalía de delitos complejos, los santafesinos NO SABEMOS QUÉ PASÓ EN RAFAELA EN FEBRERO, NO SABEMOS SI LA ESPOSA O EX ESPOSA DEL MANDATARIO RECIBIÓ SU VACUNA ENTONCES, NO FUIMOS CITADOS POR NINGÚN FISCAL QUIENES LO DENUNCIAMOS, NI TAMPOCO ENTENDEMOS CÓMO Y DE QUE MANERA CASUAL, EL DÍA QUE EL GOBERNADOR SE VACUNÓ EN EL CEMAFE, APARECIERON CASUALMENTE CINCO DÓSIS DE LA SEGUNDA SPUTNIK V.

CASUALIDADES, no pensemos mal.

Fuente: conicherep.com

Te puede interesar