El dólar blue se mueve en cámara lenta: ¿se podrá mantener la tendencia hasta las elecciones?

ECONOMÍA 13 de junio de 2021 Por Pilar Wolffelt*
496748

En mayo, el mercado ilegal del dólar registró una suba de $4 por billete en tan solo tres días. Había comenzado el mes en $153, tuvo bajas de dos pesos, a $151, y, tras el fin de semana largo del 25, el blue pasó de $153 a $157. Allí se frenó hasta fin de mes y, luego, a comienzos de junio, descendió $2 mientras que en los siguientes siete días del mes ha osiclado entre $156 y $157. Recién este viernes se movió $1, para cerrar la semana en $158.

El economista especializado en inversiones Christian Buteler evalúa que "el primer semestre del año fue positivo en cuanto al tipo de cambio para el Gobierno".

Comenta que, hace unas semanas, se vio algún intento de avance del blue, que fue abortado. "Se detuvo el ímpetu aunque un poco más arriba, porque se acomodó por encima de los $150", recuerda.

Con este comportamiento, se podría decir que viene "planchado". Y todo esto se da mientras el CCL recuperaba terreno. Tal es así que ese dólar financiero llegó a superar al solidario, que avanza a ritmo lento y en sitonía con el oficial, durante varias jornadas seguidas. Recién este viernes, cuando cotizó $164,84, se posicionó unos centavos por debajo del oficial más impuestos, que alcanzó los $165.  

Cabe recordar que en mayo tuvo un crawling peg (rango de escalada) de apenas el 1,3% mientras se estima que la inflación rondó el 3,7%, según mediciones privadas.

Dólar blue: qué lo mantiene calmo

¿Cómo se explica este comportamiento? Varios analistas dan a entender que la estabilidad actual del blue no es una tendencia "natural", sino que tiene su explicación en algunos hechos concretos que permiten entender el comportamiento y proyectar cómo evolucionará en los próximos meses. Estas son las razones principales que los analistas mencionan en diálogo con iProfesional:

1. Estabilidad general del mercado cambiario

Según el economista principal de Analytica, Claudio Caprarulo, la situación descripta es lo que precisamente llevó la situación estancada del blue. "Todas las cotizaciones del dólar están estables en el mercado formal porque el Gobierno mantiene como ancla el tipo de cambio. En lo que va de junio mantiene la tendencia iniciada en mayo y es previsible que así continúe", asegura.

El analista indica que, como el BCRA sigue acumulando reservas internacionales, lo mercados ven en el corto plazo que esa dinámica se puede sostener y que eso le quita presión al dólar Contado Con Liquidación (CCL). Y menciona que "el blue arbitra con el CCL, por lo que también sigue esa lógica".

2. Poder de fuego del Central

En igual sentido, Yoel Lupieri, economista de Epyca Consultores, opina que "el blue está planchado tanto porque tienen una correlación directa con la cotización de los dólares bursátiles".

Y Lorenzo Sigaut Gravina, director de Análisis Macroeconómico de la consultora Equilibra, coincide con esta mirada: para él también "el blue está muy influido por lo que sucede con los dólares financieros".

En este sentido, dice que el Gobierno tiene mucha capacidad de intervención porque "ha hecho un buen acopio de reservas en la temporada alta de liquidación y eso le da poder para controlar la brecha". 

Así, cuando eventualmente, el CCL se dispare un poco, puede vender bonos contra reservas y bajar un poco el precio para mantener la brecha acotada.

3. Caída en la actividad y efecto inflación

Pero Lupieri también menciona que incide, en gran parte, el comportamiento de la demanda del ahorrista de a pie, que no se está pudiendo movilizar libremente por las restricciones que se establecieron ante la segunda ola del Covid-19.

En palabras de Caprarulo, esto significa que el nivel de actividad se está estancando desde antes de las restricciones de mayo y que esto hace que haya menos posibilidad de ahorro en el sector informal, que buscan dolarizarse en el mercado blue.

Y Jorge Neyro, economista, abona esa misma mirada ya que opina que "el dólar blue está planchado porque la caída de la actividad comercial y la inflación han diezmado la capacidad de los pequeños comerciantes y familias para adquirir dólares en el blue".  

Explica que eso hace que no se vea una gran fiebre de dolarización, aunque no descarta que, ahora que se va a pagar el aguinaldo, pueda llegar a crecer un poco acentuada.

4. Quienes necesitan pesos venden en el blue

Además, para Buteler, no se puede descartar entre las razones enumeradas también el hecho de que "el blue es el mercado que concentra la mayor parte de la venta de dólares de quienes se dolarizaron en los últimos años y ahora necesitan pesos para hacer frente a ciertos gastos".

Esto es un reflejo del pico que tuvo el blue el año pasado y de lo fuerte que subió en los tres años previos a la calma actual. Hubo un proceso de dolariación muy fuerte que se revierte parcialmente ahora cuando los tenedores requieren liquidez.

Lo que traerá el segundo semestre

Neyro afirma que hasta que no arranque la demanda preelectoral, como reflejo de protección ante el temor a una mayor volatilidad, no habrá un gran dinamismo en el blue, aunque tampoco espera que supere el valor del CCL, a menos en el corto plazo.

Sigaut Gravina también prevé que, "hasta las elecciones, el Gobierno debería llegar con una brecha cambiaria similar a la actual", que es del 45% entre el blue y el oficial y superior al 70% con el CCL.

"El oficial se va a deslizar poco y es esperable que con el blue, el CCL y el resto de los tipos de cambio pase lo mismo", anticipa. Y ese es el verdadero motivo por el que cree que Argentina llegará al proceso electoral con una brecha estabilizada.

Además, Buteler anticipa que el segundo semestre suele ser distinto al primero en Argentina por varios factores:

* Termina la liquidación de dólares (hacia mediados de julio se estima el fin),

* Se da la negociación de paritarias, que generan mayor gasto para el sector público, y

* Por ser un año electoral, el déficit fiscal va a subir de la mano del gasto para campaña.  

Así, Neyro dice que "es factible que la tensión cambiaria vaya escalando de cara a las elecciones y que el mercado paralelo se vea repercutido con este calentamiento", aunque descarta que se dé de manera abrupta. 

"El sector informal necesita más liquidez para que el blue se despierte, que puede llegar de la mano de más emisión y gasto, aunque no creo que sea a gran escala. Aparte, cabe mencionar que, dado lo pequeño del mercado, se puede controlar fácilmente con manos amiga", asegura.

Así, considera que la cotización del dólar ilegal seguirá muy arbitrada por el CCL, pero sin grandes movimientos, porque el BCRA podrá seguir con su estrategia intervencionista.

Sucede que, aunque, tal como apunta Sigaut Gravina, el mercado blue es el más difícil de dominar, reconoce que el Gobierno tiene herramientas, para que, si se da el caso de una suba, salir a calmar el mercado.

Así, los expertos anticipan que será importante para los próximos meses lo que suceda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo que vaya pasando con la pandemia.

Si se logra llegar a un acuerdo para el pago de la deuda que dilate los vencimientos y se mejoran las condiciones de cancelación y, por otro lado, la economía empieza a cobrar dinamismo a medida que se vaya pasando la segunda ola, el escenario será mucho más positivo. 

Si bien Buteler prevé que "vamos a ver un tipo de cambio al alza con incremento en las brechas por el atraso el oficial", dice que no será nada para preocuparse, aunque asegura que "va a haber que seguir muy de cerca el escenario".

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar