Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, a solas: de qué hablaron durante casi dos horas, sus diferencias y coincidencias

POLÍTICA 27 de junio de 2021 Por Ricardo Carpena*
IC2OA7CNNJDZLPVVVSFXL75V2Q

María Eugenia Vidal le confirmó a Mauricio Macri su decisión de no presentarse como candidata en la provincia de Buenos Aires y le habló de la competencia en el distrito porteño, donde la ex gobernadora condiciona su postulación a que se acuerde una lista de unidad con Patricia Bullrich y le pidió ayuda al ex presidente para disuadirla de bajarse de la pelea.

Ambos se reunieron este sábado durante casi dos horas en la quinta Los Abrojos, en la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas, que pertenece al ex presidente, en medio de una gran expectativa porque el reencuentro se produjo mientras crecen las tensiones en la oposición para definir las listas de candidatos y aumentó el temor a peleas que perjudiquen al espacio.

Cerca de Vidal afirmaron a Infobae que “fue una buena reunión, honesta, en la que hablaron de su decisión de no ir a Provincia y en la que no hubo definiciones sobre la Ciudad”. La misma fuente aclaró que la ex gobernadora no le confirmó su postulación porteña: “Es lógico. Más allá de que ella es quien lo definirá, primero hay que ordenar la Capital”, sostuvo.

En el entorno de Macri brindaron una versión similar, aunque destacaron que el ex presidente la escuchó atentamente e insistió en brindarle argumentos acerca de la necesidad de que sea la candidata bonaerense de Juntos por el Cambio para obtener más votos en el distrito y así evitar un triunfo del kirchnerismo. Respecto de la pelea en la Ciudad, los dos coincidieron en que las tratativas para evitar un enfrentamiento de dos listas del PRO en las PASO están en manos de Horacio Rodríguez Larreta. Macri le aseguró que “no maneja” a Bullrich, aunque se comprometió a hablar con ella para tratar de que acepte alguna negociación.

Macri viajará este lunes a Madrid, España, para presentar su libro y luego irá a Zurich, Suiza, para cumplir con actividades en su rol de presidente ejecutivo de la FIFA. Estará en el exterior durante dos semanas, por lo que llegará a mediados de julio, una semana antes de que el día 24 finalice el plazo legal para la presentación de las listas de precandidatos para las PASO.

El ex presidente no comparte la estrategia del jefe de Gobierno, que apuesta a la candidatura de Diego Santilli, vicejefe porteño, en la Provincia de Buenos Aires y a la de Vidal en Capital, donde busca instalar una figura de su confianza y bloquear la posibilidad de que Bullrich gane posiciones en el distrito que maneja y pueda disputarle el poder desde allí.

De todas formas, el ex jefe del Estado cree que Rodríguez Larreta tiene que hacerse cargo de buscar consensos en la Ciudad y en Provincia para evitar un enfrentamiento que deje secuelas en la interna de JxC y exponga al espacio a una derrota electoral.

Macri y Rodríguez Larreta hablaron a solas sobre este tema en la reunión cumbre que mantuvieron este viernes, donde en un buen clima, sin tensiones, acordaron mantener la unidad del PRO y extremar los esfuerzos para alcanzar listas consensuadas en la Ciudad y en Provincia, mientras se juramentaron en garantizar un “juego limpio” si las diferencias se dirimen en las PASO.

Para coronar la tregua que alcanzaron en la casa de Macri en Acassuso, incluso, el ex presidente y el jefe de Gobierno acordaron evitar gestos de provocación e incluso no hablar sobre la interna opositora en off the record con los periodistas para evitar que se publiquen trascendidos que provoquen cortocircuitos en su relación.

Por eso ahora será clave seguir de cerca las negociaciones entre Rodríguez Larreta y Bullrich. Para que se baje de su idea de ser la primera candidata porteña a diputado, ya le ofrecieron el tercer lugar en la lista, pero la ex ministra de Seguridad rechazó la oferta y ratificó que quiere liderar la nómina. Tiene encuestas que le dan buenos números en la pelea con Vidal y, aunque vaya a las PASO y pierda, sus colaboradores destacan que se quedará con una parte importante de poder en la Ciudad, desde donde aspira a convertir en candidata presidencial en 2023, lo mismo que proyectan el jefe de Gobierno y la ex gobernadora.

Luego de la cumbre Macri-Larreta, Bullrich decidió mantener su candidatura y ratificó la decisión de competir en las PASO con la ex gobernadora, aunque, como presidenta del PRO y con la idea de presionar a Rodríguez Larreta, llamará a una reunión distrital del partido en Capital y Provincia de Buenos Aires para determinar si hay voluntad de acuerdos.

Hoy, al menos, la pelea interna parece complicarse más en el territorio bonaerense, donde el intendente de Vicente López, Jorge Macri, también confirmó que no acepta la candidatura de Santilli en Provincia y que está dispuesto a enfrentarse con él en las PASO, para lo cual buscará un acuerdo con la UCR bonaerense, que impulsa a Facundo Manes para liderar la lista.

Tanto en el entorno de Mauricio Macri como en el de su primo Jorge ya se habla sin disimulo de “la traición” de la mayoría de los intendentes del PRO, que desde el Grupo Dorrego mantenían hasta ahora el fuerte rechazo al desembarco electoral de un porteño como Santilli y terminaron la semana pasada abrazados a Rodríguez Larreta y su vicejefe, movidos por la decisión de Vidal de no competir en Provincia (una candidatura que hubiera encolumnado sin fisuras a todo el partido y sus aliados) y por el virtual lanzamiento de Manes que, como temen, podría sacarles muchos votos.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar