Luchar contra los “medios hegemónicos”, cuidarse en las redes, y militar la salud pública: el adoctrinamiento del Instituto Patria a sus militantes

POLÍTICA 30 de junio de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
TFUB7E4KJBC5RF65G67Y75AL2I

A pocas semanas de las PASO, el Instituto Patria decidió relanzar un curso de “formación” para militantes kirchneristas. Son más de 25 horas de clases on line, repartidas en ocho semanas de cursada. Aquellos que pagan la inscripción, una suma simbólica de $900, también acceden a materiales audiovisuales, bibliografía sobre los temas dictados en el curso, y a un foro virtual donde pueden debatir las ideas. Luchar contra los “medios hegemónicos”, cuidarse con los comentarios en las redes sociales, y militar la salud pública en medio de la pandemia, son algunos de los conceptos del manual, no escrito, para la militancia K.

La introducción al curso está a cargo de Oscar Parrilli, presidente del Instituto Patria. En un extenso video, el senador les propone a los militantes retomar el debate que lanzó la vicepresidenta Cristina Kirchner en diciembre de 2020 con aquella frase de “los funcionarios que no funcionan”. “Cuando se está en la gestión pública no hay amigos sino responsabilidades. Uno no puede hacer un gobierno de amigos, sino de funcionarios que respondan. No hay que tener miedo de plantear que hay funcionarios que no funcionan. No se trata de ir a los medios de comunicación, a TN, a Clarín, o a La Nación, pero internamente no tenemos que tener miedo a debatir”, lanza en un claro mensaje a la batalla interna del Frente de Todos.

Parrilli también plantea como eje de campaña una posible reforma al sistema de salud, tal como lanzó hace pocos días la vicepresidenta: “No hay una coordinación de los sub sistemas de salud, lo cual genera iniquidades e injusticias. No hay que tener miedo a discutirlo”. En el final, casi como un aviso parroquial, el presidente del Patria anuncia la conformación de una nueva comisión directiva y la aprobación de los balances. “Nos buscaron por todos lados que un narco o un terrorista pusiera plata”, dice con una sonrisa cómplice.

Según el balance presentado ante la Inspección General de Justicia (IGJ), durante 2020 el Instituto Patria recaudó más de $2 millones en cursos de capacitación y unos $5 millones en cuotas sociales.

El “curso autogestionado de la militancia” arranca con un módulo base de cuatro clases grabadas. “El objetivo es darle elementos a los compañeros para capacitarse y enfrentar la campaña electoral”, resume una de los coordinadoras en las charlas introductorias. ¿Con qué tácticas acumulo poder?, ¿cómo convenzo?, ¿cómo hago para que se sumen voluntades?, ¿cómo hacemos para ganar?, son algunas de las preguntas que se intentan responder.

La referencia a las elecciones legislativas vuelve una y otra vez. El objetivo del oficialismo es conseguir mayorías en las Cámaras, tanto en el Congreso como en las Legislaturas provinciales. Para eso hay varias recomendaciones puntuales.

- Pensar tácticas y estrategias para ganar

“La planificación de una campaña electoral es lo más parecido a lo que pasa con la pandemia, es una planificación, porque tenemos un solo objetivo: ganar. Necesitamos doce bancas para tener mayoría (en Diputados) y poder avanzar con la leyes que necesita Alberto Fernández”, dice la diputada Claudia Bernazza, que además es coordinadora de los cursos y vocal de la comisión directiva del Instituto.

- No pelearse con el enemigo ni intentar cambiarlo

“No tenemos que pensar cómo cambiamos a (Mauricio) Macri, Macri es eso que dice. No nos tenemos que desanimar porque nuestros adversarios expresen estos pensamientos. Les propongo un cambio de lógica, Macri es un dato. Si un adversario dice que no sabe qué aportó Estela de Carlotto es un dato, tengan una estrategia frente a este dato”, propone Barraza en la primer clase, donde se abordan aspectos generales de las elecciones.

En otra de las clases vuelve sobre la misma idea: “Nuestra energía no tiene que estar puesta en ir contra el discurso del enemigo sino llegar a las expectativas de los indiferentes, al mismo tiempo que generamos acuerdos con aliados y adversarios. No vamos a poder convencer a nuestros enemigos. Ellos tienen claros sus proyectos”.

En cada segmento del curso, hay recomendaciones bibliográficas para los militantes. En esa primera etapa aparece “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo, y “Adiós, señor Presidente”, de Carlos Matus, un autor chileno que fue ministro de Economía de Salvador Allende.

- Ser cuidadosos con los comentarios en las redes sociales

El curso de formación le presta especial interés a la comunicación política durante la campaña, especialmente en cuanto al manejo de las redes sociales. La comunicación aparece como una de las deficiencias del Frente de Todos. Lo reconocen los propios militantes en un debate interno, al final de la primera clase.

“En las redes se ven muchos compañeros desanimados por los problemas de nuestro Gobierno. Los ministros son hombres y mujeres con virtudes y limitaciones. Se pueden cambiar. Se preguntaron si sirve comentar en una red dónde está el adversario, redes que maneja el enemigo, quizás sea mejor pensar qué hacemos con esas debilidades y generar propuestas”, propone Bernazza.

Frente al desánimo de algunos, Parrilli desborda optimismo. “Estoy convencido que vamos a tener resultados positivos (en las elecciones), vamos a aumentar la cantidad de diputados, hay 20 o 30 proyectos aprobados en el Senado que no se pueden aprobar en Diputados. SI no llegamos a la mayoría propia vamos a estar muy cerca. Está muy presente el gobierno de Macri. Van a tener el repudio de la inmensa mayoría”, anticipa en una de sus intervenciones.

En la segunda clase, la coordinadora de los cursos del Patria propone analizar en profundidad “la jugada maestra de Cristina”, cuando decidió elegir a Alberto Fernández como el candidato a presidente del Frente de Todos. “Aquella jugada cambió dramáticamente el tablero, nosotros lo celebramos, eso nos permitió no solo tener razón sino poder”, dice.

En el rubro de la comunicación política, se plantean objetivos concretos para la campaña como la instalación de una agenda propia y la creatividad a la hora de comunicar. Todo el tiempo aparece la referencia a los medios hegemónicos. “Los medios hegemónicos habitan en nuestra cabeza. No pensamos, somos pensados, no podemos vivir por fuera de la situación, somos seres situados”, lanza Bernazza a raíz del comentario de un militante.

Yendo al plano de la comunicación digital, otra de las profesoras, Giselle Rodriguez, pide hacer hincapié en una estrategia de pauta publicitaria: “Está muy subestimada dentro de los proceso populares. Una pauta es importante para saltar ‘la cámara de eco’ y llegar a los segmentos que queremos llegar”.

Otro de los expositores, Javier “Profe” Romero, conocido por sus intervenciones en los programas militantes como 6-7-8 o Duro de Domar, plantea no esquivar el debate público sobre la presencialidad en las escuelas. “Nosotros estamos por la vida, el compromiso de la educación que pregonan es falso”, dice. Y arenga a los militantes: “La campaña electoral es todos los días, es ahora, es estar atentos todo el tiempo, sobre todo cuando el enemigo se equivoca”.

En cada charla se recomiendan lecturas y biografía de consulta. Arturo Jauretche, John William Cooke, Carlos Matus, Aurora Venturini, son algunos de los autores mencionados. Más cerca en el tiempo, las reflexiones de Carta Abierta y los discursos de Néstor y Cristina Kirchner.

Hay una frase de la ex presidenta que se repite a lo largo de la cursada: “Tenemos que prepararnos, tenemos que saber, porque al que no estudia, al que no sabe, lo que le pasa y cómo se fueron produciendo los acontecimientos lo llevan de la nariz”.

La bibliografía del curso no se negocia. Ante las recomendaciones “oficiales”, un militante sugiere un texto de Flacso. La coordinadora lo esquiva con una sonrisa: “Sí, pero tiene un tinte social demócrata. Prefiero a Matus, es más peronista, es marxista humanista”.

- Cómo planificar una campaña en medio de la pandemia

El curso del Instituto Patria plantea una serie de recomendaciones para enfrentar una campaña diferente por las condiciones sanitarias de la pandemia. “Todos los que somos militantes nos tenemos que erigir en promotores de la salud y promotores de la gestión pública. Frente a las quejas de los cierres, estamos los que entendemos que esto es una cuestión de política pública. En esta tensión, vamos a trabajar nuestra campaña”, dice Bernazza.

- Militar el territorial real pero también el simbólico

En términos teóricos, el territorio real es el lugar donde habitamos. En cambio, el territorio simbólico incluye a los compañeros de trabajo, del gremio o del ámbito universitario. La consigna para los militantes de dar la batalla en ambos lugares.

La diputada Bernazza propone una “creación heróica” para comunicar de manera creativa ante las limitaciones que impone la pandemia. “El gobierno se encuentra ante un dilema que lo lleva ante una planificación, desterrar la epidemia, evitar contagios, hay que matar al bicho. Ese tipo de planificaciones son sencillas en términos de objetivos, pero son muy complejas en términos de tácticas y estrategias de viabilidad. Todos opinan cruzado. Ante el anuncio de las restricciones, los intendentes mostraron sus calles vacías, esa es una táctica creativa”, ejemplifica.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar