Pésimos resultados de Sinopharm: Bahrein refuerza con dosis de Pfizer a la población vacunada

CORONAVIRUS 02 de julio de 2021 Por Yaroslav TROFIMOV | Summer SAID
HFU2SCGYU5ERDLUEDKYSXVF5RA

Bahrein, que a pesar de los altos niveles de inoculación con la vacuna de origen chino enfrenta un brusco resurgimiento de coronavirus, ha comenzado a administrar inyecciones de refuerzo a ciudadanos vulnerables utilizando la vacuna de Pfizer/BioNTech.

Los residentes que tienen más de 50 años, son obesos o padecen enfermedades crónicas ahora deben recibir otra inyección seis meses después de su vacunación completa con Sinopharm, de la vacuna Pfizer. El gobierno comenzó a ofrecer los refuerzos a fines de mayo, aseguró.

Bahrein, que ha puesto las dosis de Pfizer a disposición de los residentes no vacunados durante meses, seguirá ofreciendo la opción de Sinopharm a quienes prefieran la vacuna china, explicó el doctor al Manea.
La aplicación BeAware del gobierno permite a los usuarios reservar una inyección de refuerzo de la china, pero advierte que la Pfizer se recomienda para grupos más vulnerables.

Sinopharm y otras vacunas chinas se han convertido en herramientas clave de la diplomacia internacional de Pekín, especialmente en países en desarrollo que no pueden asegurar dosis suficientes de inyecciones fabricadas en Estados Unidos y Europa. Sinopharm y otra inyección, fabricada por Sinovac Biotech Ltd., ya recibieron la aprobación de emergencia de la Organización Mundial de la Salud.


Los datos clínicos publicados sobre la eficiencia de Sinopharm entre los grupos más vulnerables a enfermedades graves son escasos. El principal ensayo clínico involucró a 40.382 participantes en Medio Oriente, la mayoría de ellos en Emiratos Árabes Unidos.

Los resultados, publicados el 26 de mayo por Journal of the American Medical Association, arrojaron un 78% de eficacia contra la enfermedad sintomática para una de las dos versiones de la vacuna Sinopharm.
Sin embargo, la muestra estaba compuesta principalmente por hombres jóvenes sanos (la edad media de los participantes era de 36 años) y el estudio informó sólo dos casos de enfermedad grave, una cantidad estadísticamente insuficiente, en el grupo de placebo.

“No se pueden llegar a conclusiones sobre la prevención de casos graves”, dijo la investigación, y agregó que “no podría abordar la cuestión de si las vacunas inactivadas previenen contra la infección asintomática”. Dado que ningún participante mayor de 60 años desarrolló una infección, el estudio tampoco tenía datos sobre si la vacuna de Sinopharm funciona en ese grupo etario.


Otro estudio independiente de Sinopharm en Serbia encontró que el 29% de 150 participantes tenían cero anticuerpos contra el virus tres meses después de recibir la primera inyección de la vacuna. La edad promedio de las personas que participaron fue superior a los 65 años.

“La vacuna Sinopharm no es lo suficientemente inmunogénica y parece que su impacto es especialmente bajo en los receptores de edad avanzada”, dijo Olgica Djurkovic-Djakovic, la doctora que dirigió el estudio en la Universidad de Belgrado y compartió los hallazgos con The Wall Street Journal. Diez personas de las 150 que recibieron Sinopharm y participaron en el estudio contrajeron Covid-19, dijo.


Sinopharm dijo en marzo que estaba analizando si recomendar una tercera inyección de refuerzo, sin compartir más detalles. La compañía no ha abordado públicamente preguntas sobre la eficacia de su vacuna desde entonces.

En Bahréin, las muertes diarias por Covid-19 han aumentado a 12 por millón de personas en las últimas semanas, un brote casi cinco veces más letal que el de India, lo que llevó al gobierno de la isla a cerrar centros comerciales y restaurantes en un esfuerzo por limitar la propagación.


El especialista al Manea atribuyó este aumento a las celebraciones navideñas durante y al final del mes sagrado musulmán de Ramadán. “Las infecciones provinieron principalmente de reuniones familiares, tuvimos el Ramadán, que es un evento muy social en Bahréin”, confirmó.

Bahréin, uno de los líderes mundiales en vacunación, ha vacunado completamente al 47% de su población, superando al 41% de la tasa de vacunación en los Estados Unidos o del 38% en el Reino Unido.
En Dubái, el más poblado de los siete miembros de los Emiratos Árabes Unidos, las autoridades sanitarias del emirato también han comenzado silenciosamente a revacunar con Pfizer/BioNTech a los residentes que habían sido completamente inoculados con Sinopharm, según docenas de destinatarios.

“Varias personas que conozco están descubriendo que no han desarrollado anticuerpos después de Sinopharm y se apresuran a reservar para obtener Pfizer”, dijo Brindha Satheshwaran, de 42 años, que fue vacunada con las dosis chinas junto con su esposo y dijo que, tras someterse a una prueba de anticuerpos, él no tenía inmunidad contra el coronavirus.

Fuente: La Nación

Te puede interesar