El Gobierno evalúa extender en el tiempo el límite de ingreso de pasajeros al país

POLÍTICA 05 de julio de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
627RBCLLF5DT5GRETYBQBMFOAU

El Gobierno evalúa extender la medida que limitó el ingreso de pasajeros internacionales a 600 por día. A pesar de la fuerte polémica que generó la decisión y las quejas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), en la Casa Rosada consideran que no hubo ningún cambio significativo en materia sanitaria para levantar las restricciones.

A lo sumo, se ampliará un poco el número de pasajeros que podrán viajar a la Argentina. Así lo aseguraron fuentes de todos los ministerios y organismos involucrados en la determinación.

Además de la cuestión sanitaria, en Balcarce 50 también hacen cuentas electorales. El Gobierno considera a julio un mes fundamental para encarar el tramo final de la campaña. Una nueva ola de contagios sería un golpe de gracia para los objetivos, que son mostrar una economía en recuperación y una vida lo más parecida posible a la prepandemia.

Cuando restan cuatro días para que finalice la decisión administrativa 643/2021 que firmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, desde el gobierno nacional explicaron que el objetivo es ralentizar todo el tiempo que sea posible la llegada de la variante Delta de coronavirus. Dentro de la discusión interna, es la ministra de Salud, Carla Vizzotti, la que mantiene una postura más dura sobre la necesidad de sostener las restricciones.

Desde otras áreas, según pudo saber LA NACION, consideran que están dadas las condiciones para volver a la etapa anterior; es decir, a 2000 ingresos diarios. La clave será el grado de compromiso de los gobernadores para el control estrictico de la cuarentena. Los números de contagios de los próximos tres días serán determinantes.

El Gobierno analiza la situación en medio de una fuerte presión de las líneas aéreas. “Es imprescindible que se establezcan con el Gobierno los requisitos de forma coordinada y previsible que permitan a la industria operar de forma estable, mientras que siga la pandemia. Así se podrá traer de vuelta a los miles de pasajeros afectados por las restricciones impuestas el 25 de junio”, sostuvo IATA en un comunicado.

Y agregó: “Esta normativa establece una reducción del 70% de la capacidad diaria anterior de 2000 pasajeros que pueden ingresar al país y cada día que pasa, está dejando literalmente tiradas a unas 1400 personas en diversos lugares del planeta. Si esta medida sigue en pie puede que se demoren semanas, incluso meses, en poder subirse a un avión por las reprogramaciones”.

Desde el gobierno nacional se mostraron sorprendidos por la actitud de las autoridades de IATA, quienes la semana pasada faltaron a una reunión con el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, y funcionarios de Migraciones y del Ministerio de Salud. La argumentación para suspender el encuentro fue que Cafiero, “principal responsable de la toma de decisiones y signatario de la decisión administrativa 643/2021″, no asistiría.

“¿Por qué los va a recibir? Primero tienen que mantener una reunión técnica, para eso se los citó. Después, en todo caso, se da la reunión política. Nos llama la atención que IATA se queje tanto de lo que pasa en la Argentina, pero hace silencia sobre lo que ocurre en Australia [también impuso restricciones a los ingresos de pasajeros]”, dijeron fuentes oficiales.

Según la asociación la incertidumbre es máxima, ya que, a 10 días de haberse decretado esta medida, el Gobierno argentino no ha autorizado todavía ninguna operación aérea posterior al 12 de julio e incluso se desconoce si extenderá las limitaciones actuales de los vuelos a partir del 9 de julio.

“Lo único que tenemos claro hasta ahora es que los vuelos autorizados no alcanzan para poder traer de vuelta a los miles de pasajeros varados”, explicó Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Según la industria, son unos 17.000 los argentinos varados en el exterior por la restricción oficial. En el Gobierno amplían a 45.000 personas esa cifra, aunque no los considerados varados.

Estos números son puestos en duda desde la Casa Rosada. El problema, según aseguraron fuentes oficiales, es Miami donde, según las cuentas que hacen en el Gobierno, hay hoy unas 3000 personas con problemas para volver al país. Con el resto de los destinos, una vez normalizada la situación, en una semana no quedaría gente con vuelos reprogramados.

Fuente: La Nación

Te puede interesar