Traferri, el juego clandestino y la interna del peronismo

OPINIÓN 26 de julio de 2021 Por GERMÁN DE LOS SANTOS**
1600087280097

El turno de las internas son el momento ideal en ese círculo rojo de la política, cada vez más con apariencia de elite, para pequeñas venganzas y la exhibición de reproches que dejan en evidencia antiguas tensiones. La aparición de los senadores, con Armando Traferri a la cabeza, como coprotagonistas de las negociaciones en Buenos Aires, el lugar donde se abren y cierran los caminos en materia política, dejó traslucir que es un momento para pasarle factura al gobierno de Omar Perotti.

Durante el jueves a la tarde la aparición del nombre de la vicegobernadora Alejandra Rodenas sorprendió como integrante de la fórmula junto a Agustín Rossi, tanto a propios como a extraños. Hasta ese momento no había muchos indicios de que la exjueza participara como candidata a senadora. Tampoco estaba en los planes de nadie que el peronismo vaya a internas, y que Perotti lograra acordar una lista con Cristina Fernández de Kirchner para competir con Marcelo Lewandovsky y María de los Ángeles Sacnun al binomio Rossi-Rodenas.

En La Corriente, el sector que encabeza el ministro de Defensa, señalaron que fue la actual senadora nacional la que llevó a Traferri para participar de las reuniones. Sin embargo, esa versión se contrapone con el esquema final que quedó firme.

 Estos movimientos internos dejaron en claro que al peronismo, como a todos los frentes políticos –entre ellos a Juntos por el Cambio y al Frente Amplio Progresista-, le fue imposible conservar la unidad que se tejió en 2019 y le dio a victoria a Perotti, más allá de las tensiones que nadie puede ocultar y que desde un principio de esta gestión provincial se hicieron visibles entre los senadores peronistas y el gobernador.

Qué deja al descubierto el armado de las listas
Por fuera del presente inmediato, con el armado de las listas, este capítulo del cierre de listas marca en el peronismo santafesino que nadie tiene el as de espadas. Se terminaron las etapas en que el gobernador era el jefe político indiscutible en la provincia, como en tiempos de Carlos Reutemann, y también aquellos en que solo con una bendición de la Casa Rosada bastaba para que tal candidato traccionara votos. Los liderazgos son cada vez más difusos y acotados en un contexto de crisis que es previo a las consecuencias económicas que dejó la pandemia. Quedó más que claro con la jugada de la Casa Rosada al impulsar a Rossi, que nunca digirió el gobernador santafesino.

 El submundo de la política vive una realidad paralela. Se ponen y sacan nombres mientras la población está enfocada en problemas terrenales, concretos, en un país que parece haberse acostumbrado a enfrentar una crisis crónica.

 Más allá de los devaneos electorales, la gestión de Perotti se verá afectada por estos movimientos. El escenario más desfavorable para el gobernador sería que se ponga en juego no solo la interna del peronismo sino la gobernabilidad, en momentos en que la gestión del rafaelino empieza a salir del problema más agudo de la pandemia, con un plan de vacunación que funciona de manera aceitada, y con una economía que en Santa Fe comienza a moverse tibiamente, con un plus a partir del fomento en el consumo que aportó la Billetera Santa Fe.

Traferri, el senador sospechado
También se abren interrogantes en el futuro cercano entre los rivales de Perotti. Porque Traferri, uno de los que participó de las negociaciones para que la lista del PJ esté encabezada por Rossi y Rodenas, deberá pasar por los tribunales en poco más de 15 días, donde está previsto que los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery expongan en una audiencia imputativa las evidencias contra el legislador de San Lorenzo, a quien acusan de formar parte de una asociación ilícita encabezada por Leonardo Peiti, el capitalista de juego clandestino.

 Este nuevo capítulo judicial se abrió luego de que el juez José Luis Mascali avaló a principio de julio el pedido de los fiscales, que plantearon la inconstitucionalidad del artículo 27 del Código Procesal Penal que era una barrera para poder citar al senador. Esa presentación había sido rechazada por la magistrada Eleonora Verón pero luego Mascali le dio la razón al argumento que expusieron los fiscales.

 Traferri siempre planteó que detrás de la maniobra judicial para involucrarlo en el entramado de juego clandestino estuvo la mano del exministro de Seguridad Marcelo Sain, quien por su lado enfrenta una serie de problemas tras retornar al Organismo de Investigaciones, su antiguo puesto al que llegó por concurso y donde pidió licencia para asumir al frente de la cartera de Seguridad.

 La foto de Traferri en el Ministerio de Defensa rodeado de la dirigencia del PJ junto al ministro de Defensa es otra imagen más que suma al álbum que demuestra que nadie logró sacarlo del ruedo político a pesar de los problemas con la justicia.

Ocurrió algo similar a fines de mayo pasado cuando el legislador sanlorencino subió una foto de alto impacto político al mostrarse junto al intendente de Roldán, José María Pedretti, el presidente de la Corte Suprema de Santa Fe, Roberto Falistocco, la jefa de los fiscales de Rosario, María Eugenia Iribarren y el fiscal General, Jorge Baclini, inaugurando una sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

 En la audiencia que van a solicitar los fiscales del caso de juego clandestino se verá qué consecuencias provoca para Traferri, quien aún no adelantó cuál va a ser su estrategia. Su abogado José Luis Vázquez había sugerido tras conocer el fallo de Mascali que Traferri no debería presentarse, pero como las internas del PJ estos dilemas también se cocinan a último momento.

*Para Aire de Santa Fe

Te puede interesar